Los jóvenes también se sienten solos

0
404
joven

¿Sabías que siete de cada 10 jóvenes españoles han sufrido, en algún momento, la soledad no deseada? A una conocida cadena internacional de decoración se le ha ocurrido diseñar algunas soluciones que reduzcan esa sensación de aislamiento que padecen las nuevas generaciones, sobre todo en el hogar. Lo ha hecho de la mano de estudiantes de diseño de toda España, en el marco de Madrid Design Festival.

 

“Nos relacionamos superficialmente, a través de lo que yo llamo relaciones de plastilina”, dice uno de los jóvenes que ofrecen su testimonio en un vídeo en Ikea Inspiring Talents, dentro de Madrid Design Festival, celebrado entre el 14 y el 25 de febrero; “tengo colegas para tomar unas cervezas, aunque, a la hora de la verdad, no encuentro a quien contarle cómo me siento”.

“Cuando no se tiene un grupo de apoyo, alguien con quien compartir, te asaltan pensamientos negativos”, dice esta vez una chica, que destaca que, a pesar de contar con múltiples interacciones, “las redes sociales nos hacen sentir tristes e inseguros”; “al final vamos a lo fácil y establecemos relaciones superfluas”.

Esta misma estudiante revela uno de los miedos que sienten: “el hecho de no llegar a los objetivos que te propones, supone que no alcances lo que la gente espera de ti”, si bien propone una solución: “con el móvil no te enteras de que estás con la familia, por lo que hemos de hacer el esfuerzo activo de dejarlo, de poner un límite al uso del teléfono”.

soledad

Me siento más solo en mi casa

Mediante el estudio Juventud y Soledad, elaborado por Adhara Research para la citada cadena minorista, se analiza cómo se sienten los jóvenes y en qué espacios se produce en mayor medida esa soledad no deseada.

“En los informes recientes sobre la juventud y la soledad se concluye que el 25% de los jóvenes españoles afirman sentirse solos”, dice Almudena Cano, directora creativa de Diseño e Interiorismo de Ikea en España; “según un informe que hemos llevado a cabo, el hogar es el espacio en el que más solos se sienten los jóvenes”.

El estudio al que se refiere Cano se basa en una muestra de 2.500 jóvenes con edades comprendidas entre los 18 y los 34 años. El objetivo es el de establecer si existe relación entre el sentimiento de soledad y el hogar.

Como principales conclusiones se extraen las relativas a que los espacios en los que se detecta una mayor sensación de soledad son tanto el hogar propio (42%) como el hogar familiar (29%). Entre uno y otro, el lugar de trabajo (33%) también puede ser un espacio que produce soledad no deseada.

El testimonio de algunos de los encuestados apuesta por una renovación de los espacios culturales y de ocio como forma de mejorar esa sensación de soledad. De hecho, el 57% tiene especial interés en adaptar los espacios culturales, el 40% considera que ha de implementarse en los parques y jardines y para el 40% en los centros educativos.

“Estas investigaciones y nuestra visión de crear un mejor día a día para la mayoría de las personas, nos han impulsado a buscar nuevas fórmulas que contribuyan a mejorar esta realidad tan compleja, con la ayuda de estudiantes de diseño y profesionales”, dice Cano; “¿se pueden diseñar espacios en los hogares que ayuden a paliar este sentimiento? es lo que queremos investigar”.

Según el Informe de la percepción Social de la soledad no deseada, del Observatorio de la Fundación ONCE, en el que se analizan las causas de esta situación en la población juvenil española, son las generaciones Z y Millennial las que más han sentido la soledad no deseada; concretamente, el 16,5% la ha experimentado de manera frecuente o muy frecuente.

¿Cómo se manifiesta? Las principales conclusiones del citado estudio aportan un perfil del joven que se encuentra solo:

  • Más frecuente en las mujeres y entre los más jóvenes. Es del 31,1% entre las mujeres, frente al 20,2% entre los jóvenes de la misma edad. Alcanza los valores máximos entre las personas de edades comprendidas entre los 21 y los 26 años.
  • La noche y los fines de semana son los momentos críticos. Mientras otras personas disfrutan de amigos y familiares en esas situaciones, quien siente la soledad nota la ausencia de tal compañía.
  • La amistad en volumen y valor. Más del 50% de las personas jóvenes que se sienten solas creen que sus amistades son escasas en número. Con respecto a la calidad de esas relaciones, el grado de insatisfacción es mayor entre quienes se sienten solos, especialmente en el entorno familiar. Le sigue el espacio de trabajo o estudio y el social.
  • Saber comunicar. Para casi el 90% de los jóvenes que se sienten solos, la habilidad al expresar sus sentimientos o deseos a otras personas tiene un impacto alto en su percepción. No obstante, su nivel de confianza en los otros es escaso. De hecho, tan sólo uno de cada tres jóvenes dice sentirse cómodo al pedir ayuda en momentos de soledad.
  • Impacto del acoso. Cerca del 40% de los encuestados que afirman sentirse solos han sufrido acoso escolar o laboral en algún momento de su vida.
  • Relaciones digitales. Uno de cada tres jóvenes encuestados usa las redes sociales más de tres horas diarias. Este tipo de conexiones virtuales o el hecho de estar pendientes de las redes aumentan la sensación de soledad.
  • Soledad y pobreza. Los jóvenes de hogares con dificultades económicas muestran una prevalencia mayor de padecer soledad que la de aquellos que tienen una situación económica favorable.
  • Salud y soledad. Entre la juventud que padece soledad, el 52,4% valora su estado de salud como muy malo, malo o regular, frente al 21,9% que no sufre soledad.

charlar

Qué podemos hacer

“Hasta los problemas más profundos requieren de las soluciones más visibles”, reza uno de los lemas de la exposición “Design Thinking”, en la que se ha invitado a los jóvenes a reflexionar sobre las posibles soluciones de la soledad no deseada.

Quererse más para sentirse menos solo (cinco de cada 10 chicos y chicas creen que un mayor grado de autoestima les ayudará a atenuar dicha emoción en el futuro) o reducir la sobreexposición en las redes sociales son algunos de los hábitos que pueden romper su soledad, según describen ellos mismos.

Desde el ámbito de la Fundación ONCE, se proponen las siguientes soluciones:

  • Favorecer la educación emocional y la inclusividad en todos los tramos educativos, abordándolo de manera integral desde la perspectiva de la soledad y atendiendo a perfiles tradicionalmente discriminados.
  • Proteger la salud mental en la adolescencia y la juventud, fortalecer los sistemas de protección y de alerta temprana vinculados a la salud mental.
  • Establecer protocolos en los centros escolares, a fin de detectar desajustes emocionales y problemas de salud mental, además de la prevención de la conducta suicida. En caso de ser necesario, derivar a los profesionales de la psicología.
  • Fomentar las relaciones sociales mediante el ocio saludable, en espacios en los que los jóvenes puedan interactuar a través de actividades deportivas y culturales.
  • Crear servicios de apoyo y atención juvenil especializados en la soledad. Formar e informar a las personas que se sienten solas a través de facilitadores y de servicios de acompañamiento.
  • Fomentar la participación juvenil en el diseño de las posibles soluciones y simplificar su acceso a los recursos desde el punto de vista administrativo.
  • Reforzar las políticas educativas, de empleo y de inclusión social, dado que su impacto es significativo en la soledad no deseada.

Si has llegado hasta aquí, te dejo con las palabras de Silvia Congost, psicóloga experta en autoestima y autora de A solas: “Un día tuve que soltarme y agarrarme muy fuerte de mí misma”.

¡Feliz Comprensión de la Soledad! ¡Feliz Coaching!

 

 

 

 

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí