Comunícate con tus guías

0
276
guías

Una pluma que casi roza tu rostro, una serie numérica que se repite, una y otra vez, una mariposa blanca que revolotea insistentemente a tu alrededor, como si quisiera llamar tu atención. Son todas señales de tus guías y maestros espirituales, ya que tú, de forma consciente o inconsciente, has formulado una pregunta que ellos desean ayudarte a responder. ¿Me acompañas a conocer cómo comunicarte con ellos?

 

Deseo compartir contigo una habilidad que he descubierto que tengo; tiene que ver con la toma de decisiones para seguir por el camino que me lleva a mi Ikigai o propósito de vida.

Consiste en observar las señales que, cada día, aparecen ante mí. Cuando alguna de ellas se repite, representa la respuesta que mi guía o maestro espiritual me está ofreciendo en ese momento.

Su mensaje se corresponde con preguntas que, consciente o inconscientemente, me formulo a propósito de decisiones que he de tomar. También cuando mi intuición parece decirme que vaya por un lado, mientras mi ego, que me preserva para sobrevivir, me indica lo contrario.

“Lo que recibes de tus guías te hará sentir bien, te dará paz y certeza”, dice Ángeles Gómez Belmonte, terapeuta experta en Canalización ; “si te hace sentir incómodo, es posible que se haya colado la mente en el proceso; por eso es tan importante aprender a canalizar el mundo espiritual”.

“Los guías, maestros o ángeles son seres de luz que nos marcan el camino; te indican si lo que pides está en tu misión y, si no, cómo lo puedes hacer”, dice Gómez Belmonte que, no obstante, aclara que la decisión hemos de tomarla nosotros.

“Si lo que te hace crecer es la propia toma de decisión, tus guías no te dirán qué hacer; en cambio, si el camino es lo relevante, te mostrarán cuál es el mejor”, dice esta canalizadora.

brujula

Un acuerdo previo

Dice esta experta que durante los dos últimos años estamos experimentando un despertar espiritual masivo; no obstante, no todos venimos a este plano a ser espirituales, “algunos vienen a experimentar lo terrenal, para aprender a vivir desde el escepticismo, quizá porque en otra vida ya fueron espirituales”, dice Gómez Belmonte.

Es precisamente en el plano espiritual donde establecemos un acuerdo previo con esos seres de luz, eligiéndonos mutuamente, de forma que cuando llegamos a este plano, lo hacemos con unos guías asignados, por así decirlo.

“Los maestros te dan lo que necesitas, no lo que quieres”, dice Gómez Belmonte; “por eso habrá veces que, cuando canalices, no veas a nadie, ya que en ese momento sólo precisarás de relajación y descanso”.

Esos mensajes te ayudan a avanzar, a seguir; “es importante conocer por qué y para qué pasan las cosas en tu vida”, dice Ángeles Gómez Belmonte; “pues al saberlo, de la mano de tus guías, puedes evolucionar y darte cuenta de cuál es tu hoja de ruta espiritual y de vida”.

Por otra parte, al canalizar, todo encaja como en un rompecabezas, haciéndonos ver que, en ocasiones, donde está nuestra mayor dificultad es donde reside nuestro mejor talento.

espirituales

Aprende su lenguaje

Un mensaje en la radio, la letra de una canción (que se te antoja que va dirigida a ti), un anuncio, el diálogo de un personaje de tu serie favorita o un amigo que te dice algo sin que ni siquiera conozca lo que estás buscando. Todas ellas son señales que puedes interpretar, para que te ayuden y acompañen al tomar una decisión concreta.

“Es una forma de establecer una conexión con tus guías”, dice Gómez Belmonte; “quiere decir que estás en un despertar espiritual”.

“Los números espejo tienen un claro significado”, dice esta experta; “te indican que vas bien si sigues por ahí; una pluma es un signo del ángel de la Guarda, para referirse a que estás acompañado y protegido para seguir por ese camino”; “las mariposas suelen ser enviadas por nuestros seres queridos trascendidos, para decirnos que están bien”.

Para comunicarte con tus seres de luz es interesante que aprendas a conectar con ellos; “se trata de establecer un acuerdo, diciéndoles, por ejemplo, a partir de ahora, si veo plumas significa que mis ángeles me apoyan y que voy bien si sigo por ahí”, dice Gómez Belmonte, quien comparte las claves para establecer un canal de comunicación con los seres de luz:

  • Lo primero es lograr un estado relajado de la mente. En principio, conviene que accedas a través de una meditación, por ejemplo, un ejercicio de mindfulness. Posteriormente, cuando estés entrenado, el estado meditativo no será necesario.
  • Aceptación. Acércate a esta peculiar conversación sin expectativas, evitando cualquier juicio o rechazo. “Ábrete a la experiencia y recibe lo que te llegue con alegría, amor e ilusión”, dice Gómez Belmonte, que propone el siguiente mantra: “No dudo, acepto y me llega, todo es perfecto”.
  • Entender cuál es el lenguaje de tus guías requiere de tiempo y perseverancia. Te propongo que lo entrenes, cada día.
  • Al formular tu pregunta, al enunciar tu mensaje dirigido a los guías espirituales, hazlo de manera firme, sin dudar, expresando lo que precisas de ellos.

Si has llegado hasta aquí, te cuento más sobre mi diálogo con mi ángel. Llevaba varios días encontrándome un imperdible en lugares extraños de mi casa, de forma que, tan pronto lo veía en el suelo del vestíbulo, como en mi bolsillo, como en la estantería de mi dormitorio.

La semana pasada, fui consciente de que no se trataba de una casualidad, mientras verbalizaba “vaya, otro imperdible”; así que me concentré y formulé una pregunta a mis maestros, tomando el objeto que se me aparecía a cada momento como señal.

Debía tomar una decisión relacionada con una de mis personas favoritas, así que, desde el amor incondicional, acordé con ellos un código; les dije: “si en el transcurso del día de hoy encuentro el imperdible en mi despacho, significará que he de seguir adelante con la opción A; si no aparece, significará que he de escoger otro camino”.

¿Sabes qué ha ocurrido? ¿Crees que encontré el imperdible o no? Pues sí, al entrar en mi estudio, en medio de la habitación, ahí estaba, en el suelo.

Agradecí a mis maestros espirituales por su respuesta, sintiéndome feliz, en paz y relajada. Ahora ya sé qué camino tomar.

Por cierto, sigo dándole alguna vuelta al simbolismo del objeto, un imperdible. Es cierto que se trata de una decisión que tiene que ver con alguien a quien quiero mucho, por lo que ese amor es im-perdible, esto es, incondicional.

Y tú, ¿tienes alguna decisión pendiente?

¡Feliz Diálogo con tus Maestros Espirituales! ¡Feliz Coaching!

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí