La obesidad como enfermedad crónica y multifactorial

0
912
obesidad

La obesidad debe ser reconocida como una enfermedad crónica y multifactorial.

 

Como reclama el Grupo de Diabetes, Obesidad y Nutrición de laSociedad Española de Medicina Interna, SEMI, la obesidad debería ser considerada como una enfermedad crónica y multifactorial para evitar «el estigma social» que se le asocia. Una enfermedad que lleva asociada numerosas comorbilidades debido al exceso y a la localidad de la adiposidad.

La obesidad es un problema de salud en todas las franjas de edad, aunque cuando nos referimos a personas mayores tiene una relación directa con la sarcopenia y la fragilidad. De hecho, como asegura la presidenta de la SEMI, Juana Carretero, es necesario «identificar la obesidad sarcopénica en nuestros pacientes porque asocia menor masa muscular, peor calidad de la misma y mayores comorbilidades».

Los profesionales de la Sociedad han elaborado un Decálogo de las comorbilidades asociadas a la obesidad en Medicina Interna. En él se recogen las claves sobre adiposidad, fenotipos de pacientes, evaluación de la obesidad, y consideraciones sobre los beneficios cardiovasculares de la pérdida de peso.

 

adiposidad

Decálogo de la comorbilidadas asociadas a la obesidad

  • Adiposidad: las comorbilidades son consecuencia del exceso y de la localización de la adiposidad.
  • Perfil de paciente: paciente con muy alto riesgo cardiovascular. Los pacientes mayores presentan sarcopenia, fragilidad y comorbilidades.
  • Evaluación: debe incluir valoración antropométrica, detectar las causas subyacentes y las complicaciones de la enfermedad.
  • Alteraciones farmacocinéticas y farmacodinámicas.
  • Beneficios cardiovasculares de pérdida de peso: pérdidas superiores al 10 % consiguen cambios radicales en el estado de salud. También mejora el manejo de las comorbilidades.
  • Estilo de vida: recomendar un estilo de vida saludable además de la pérdida de peso para mejorar los factores de riesgo.
  • Fármacos: una buena estrategia de salud pública pasaría por permitir su utilización en estadios precoces de la enfermedad.
  • Cirugía: la cirugía bariátrica puede considerarse en personas con un IMC mayor o igual a 40 kg/m2 o con un IMC mayor o igual a 35, con al menos una enfermedad relacionada con la adiposidad.
  • Sarcopenia: es fundamental evaluar el estado funcional, la sarcopenia y el estado cognitivo.
  • Fragilidad: en pacientes identificados con fragilidad, sarcopenia o deterioro cognitivo hay que priorizar las intervenciones no farmacológica. Hay que evitar las dietas restrictivas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí