Considerar el glaucoma como enfermedad neurodegenerativa

0
420
glaucom

Solo incluyendo el glaucoma en la lista de enfermedades neurodegenerativas se podrá acceder a un mayor número de recursos. Y se podrá incentivar la investigación en la regeneración del nervio óptico.

 

La Asociación de Glaucoma para Afectados y Familiares, AGAF, asegura que para conseguir más recursos para investigar sobre la regeneración del nervio óptico y poder recuperar la visión, es necesario que el glaucoma forme parte de las enfermedades neurodegenerativas.

Se trata de una enfermedad que sufren hoy más de un millón de españoles, aunque el 40 % de ellos aún no lo sabe. Este «ladrón silencioso de la vista», es un conjunto de patologías oculares se caracteriza por el daño al nervio óptico de los pacientes sin provocar dolor. Poco a poco va reduciendo su visión periférica hasta parecer que miran a través de un túnel o un tubo.

Solo incluyendo el glaucoma en la lista de enfermedades neurodegenerativas se podría encauzar la investigación en la búsqueda de su origen. Esto facilitaría encontrar una posible cura para recuperar la visión perdida.

La Organización Mundial de la Salud reconoce que también hay que tener en cuenta otros factores que están relacionados directamente con la enfermeda. Factores como la edad, el género, la raza y la condición socioeconómica. De ellos, la edad es el factor de riesgo más importante, ya que a partir de los 60 años las personas desarrollan glaucoma con mucha mayor frecuencia (afectando alrededor del 8% en la población mayor de 65 años, y al 10-12% de los mayores de 75 años).

pérdida de visión

 

Mayor incidencia a mayor edad

La edad es un factor de riesgo claro para sufrir glaucoma, ya que su incidencia se incrementa con la edad. Es la segunda causa de ceguera en el mundo aunque los expertos aseguran que esa ceguera podría evitarse diagnosticando a tiempo y tratando la enfermedad de forma adecuada.

Actualmente los pacientes cuentan con varios tratamientos para tratar de frenar la enfermedad, colirios, medicamentos e, incluso, técnicas más avanzadas como la cirugía. Algunas investigaciones han demostrado que seguir correctamente las pautas que establecen los oftalmólogos es muy efectivo a la hora de controlar la progresión de esta patología ocular.

Sin embargo, se han identificado distintos factores que influyen a la hora de que los pacientes desarrollen una adherencia terapéutica satisfactoria, como el hecho de no recuperar la visión aunque sí pueda mejorar la calidad de vida (la tasa de adherencia se sitúa entre un 42 y un 56 %).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí