Dieta saludable y ejercicio para cuidar tu cerebro

1
818
estilo de vida saludable

Una dieta saludable, junto a la realización de ejercicio de forma regular, y una vida social activa, son claves para cuidar el cerebro. Así lo recuerdan los expertos de la Fundación Pasqual Maragall en la celebración del Día Mundial del Cerebro (22 de julio), insistiendo en que estas pautas ayudan a prevenir las enfermedades neurodegenerativas a lo largo de la vida.

La edad es uno de los principales factores de riesgo de las enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer, responsable del 75% de las demencias y alteraciones crónicas de la salud.

Aunque la edad y algunos aspectos genéticos no se pueden modificar, existen una serie de
factores de riesgo sobre los que sí pueden incidir. Según los expertos, mantenerse activos tanto física como mentalmente en todas las etapas de la vida es primordial para prevenir la enfermedad, así como velar por el bienestar emocional y seguir una dieta mediterránea.

Diversos estudios relacionan la salud del corazón con la del cerebro, por ello, controlar los factores de riesgo cardiovascular siguiendo unos hábitos de vida saludables es primordial para prevenir el Alzheimer.

Practicar ejercicio de manera regular, a cualquier edad, incrementa los años de vida con salud y autonomía, y puede contribuir a prevenir la aparición de enfermedades como el Alzheimer. En este sentido, la recomendación de los especialistas es hacer un mínimo de 150 minutos semanales de actividad física moderada, siempre adaptándolos a nuestra condición física y a nuestros gustos, con el fin de no abandonar estos hábitos.

vida social activa

Dieta mediterránea y vida social activa

Seguir una dieta mediterránea que incluya alimentos como el aceite de oliva virgen extra, fruta, verdura o pescado, y dejar fuera de nuestra dieta los alimentos procesados y los azúcares también resulta muy beneficioso para el cerebro. Vigilar la alimentación ayuda a controlar la obesidad, el colesterol, la diabetes y la hipertensión.

Además, dejar el tabaco también ayudará a mantener sano el cerebro, además de evitar otras enfermedades relacionadas.

En segundo lugar, en cuanto al bienestar emocional, es recomendable tener una vida tranquila y equilibrada y no descuidar las relaciones sociales, elementos clave para tener un cerebro más joven.

Finalmente, se recomienda tener una actividad intelectual plena, que permita estimular el cerebro. Algunas de las actividades más recomendadas son la lectura, juegos de mesa como el ajedrez u otros que tengan que ver con el cálculo y la memoria. Todo aquello que implique aprender y adquirir nuevos conocimientos también favorecerá la mejora de la actividad cognitiva, ya sea dando clases de cocina, aprendiendo un idioma o un instrumento musical.

1 COMENTARIO

  1. Gracias por la información tan importante y con un lenguaje adaptado a todas las personas.
    Una sugerencia, por favor escriban algunos artículos sobre los problemas de columna o en general del esqueleto, que a todos los mayores algo nos duele.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí