Una alimentación saludable salvaría 44.000 vidas al año

0
60

Siguiendo una alimentación equilibrada y saludable se podrían salvar en España 44.000 vidas año. Esta afirmación se constata en un estudio publicado en European Journal of Epidemiology y toma especial relevancia durante la Semana del Corazón que celebramos estos días. Por su parte, la Sociedad Americana de Nutrición, refiere 1.800.000 muertes anuales por patologías cardiovasculares en el mundo, muertes que se atribuyen directamente a un consumo bajo de alimentos como las frutas, los vegetales y las hortalizas.

La Fundación Española del Corazón (FEC) mantiene su compromiso con la promoción de una alimentación saludable como pilar fundamental para prevenir la aparición de enfermedades cardiovasculares, junto con la práctica de ejercicio físico moderado de forma regular y el abandono del hábito tabáquico. Por eso, durante la Semana del Corazón organiza dos jornadas a concienciar y educar a la población sobre este importante factor de riesgo cardiovascular que está detrás de millones de muertes en todo el mundo. Como recuerda Javier Aranceta, presidente del Comité Científico de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) y miembro del Comité de Nutrición de la FEC, las  claves para mantener una alimentación saludable “es importante considerar el conjunto de la alimentación: los alimentos, los ingredientes, la forma de preparación y el estilo de consumo. También los espacios de actividad física diaria y otras actividades gratificantes, además de la convivialidad y el sentido vital positivo.

El momento de la compra es también clave para lograr mantener una alimentación saludable. Y en este sentido, resulta especialmente importante saber leer adecuadamente el etiquetado de los productos, interpretando correctamente lo que significa esa información. Aranceta defiende que “es necesario disponer de un etiquetado claro, completo y veraz. De esta forma, añade, “el consumidor está bien informado para decidir con conocimiento y responsabilidad la compra de alimentos y productos alimentarios”.

Por su parte, la doctora Marisa Calle, profesora de Medicina Preventiva y Salud Pública en la Universidad Complutense de Madrid e integrante del Comité de Nutrición de la FEC, recomienda prestar especial atención a las etiquetas de los alimentos, buscando dos informaciones importantes: «La composición del producto y la composición nutricional, esto es, la  cantidad de calorías, grasas, hidratos de carbono, proteína, fibra y sal que contiene». 

Los expertos señalan que a la hora de elegir, cuanto menos azúcar, menos grasa saturada y más grasa monoinsaturada o poliinsaturada tenga el alimento, más saludable se considera, pero también hay que fijarse en que tenga poca sal y que contenga fibra. Por eso es importante tener en cuenta:

  1. Ingredientes por orden decreciente.

  2. Poca grasa saturada (ideal menos de 0,5 gramos por cada 100 gramos de producto o menos del 10% de las calorías totales).

  3. Poco azúcar (ideal menos de 5 gramos por cada 100 gramos de producto).

  4. Poca sal o sodio (ideal menos de 0,3 gramos de sal o 0,12 de sodio por cada 100 gramos de producto).

  5. Bastante fibra (ideal más de 3 gramos por cada 100 gramos de producto).

 

PASEC: Programa de Alimentación y Salud de la FEC

Para orientar a la población sana a elegir aquellos productos alimenticios con mejor perfil nutricional para disminuir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, la FEC cuenta con su propio Programa de Alimentación y Salud (PASFEC). Calle aclara que, como hoy es casi imposible evitar el consumo de productos procesados, este programa ayuda a informar «a los consumidores para que pueden elegir los productos que tienen mejor composición, y cuyo análisis nutricional es el más adecuado».

Además, el programa indica al consumidor la conveniencia de seguir una dieta variada y equilibrada y advierte a los pacientes con problemas de salud sobre la necesidad de consultar con su médico o el profesional de la salud experto en nutrición si ese alimento o bebida en concreto es recomendable para él.

¿Cuál es la dieta más adecuada? Los expertos de la SENC y de la FEC coinciden en señalar a la Dieta Mediterránea, que es la única que ha demostrado beneficios a nivel cardiovascular. Está basada en el consumo de vegetales, frutas y hortalizas frescas, junto con la utilización del aceite de oliva virgen como grasa principal y el consumo de pequeñas cantidades de frutos secos y cereales de grano entero o integrales. Calle recuerda que desde la publicación de los primeros resultados del estudio PREDIMED, 2sabemos que una dieta de este tipo es capaz de disminuir el riesgo de enfermedad cardiovascular además de haberse mostrado también útil para prevenir otras enfermedades como la diabetes tipo II e incluso algunos tipos de cáncer”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here