La alimentación consciente clave a la hora de hacer dieta

0
672
dietas

La alimentación consciente, o mindful eating, ayuda a conseguir el éxito a la hora de hacer dieta, junto a entrenar el cerebro. Así lo constata el estudio Prefronto-cerebellar neuromodulation affects appetite in obesity, realizado por investigadores de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) y las universidades de Harvard y Nueva York, que evidenció que la red del cerebro que está implicada en lo que los neurocientíficos llaman control cognitivo juega un papel fundamental.

Como explica Diego Redolar-Ripoll, subdirector de investigación de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación de la UOC y uno de los autores del estudio, diferentes regiones cerebrales se activan cuando algo nos gusta porque supone un estímulo que nos gratifica y activa el sustrato nervioso del refuerzo. “Muchos alimentos generan la activación de ese sustrato. El que más, la glucosa. Es el equivalente a la activación que provoca la cocaína. Entre otras sustancias se liberan dopamina y serotonina”, señala.

 

Entrena tu cerebro

Para controlar el peso es importante comprender y manejar los pensamientos y los comportamientos. ¿Cómo entrenar el cerebro? Sigamos estos consejos:

  • Practicar la alimentación consciente. Muchos estudios confirman que quien tiene problemas con la alimentación no presta atención a lo que come. Así hay que aumentar la conciencia durante la comida.
  • Identificar emociones.
  • Romper asociaciones con la comida.
  • Dejar alimentos poco saludables fuera de la vista. Y por contra, dejar a la vista alimentos saludables, fruta y verduras.

mindful

Lo difícil de hacer dieta 

Un 44% de los españoles aumentaron de peso durante el confinamiento, según un estudio de la Sociedad Española de Obesidad (SEEDO). Y desprenderse de esos kilos de más no es sencillo: la encuesta realizada por la misma sociedad concluyó que 8 de cada 10 personas fracasan en su intento de bajar de peso. En ello influyen múltiples factores pero, en contra de la creencia generalizada, la fuerza de voluntad no es la clave. Según los expertos, diferentes sistemas cerebrales pueden determinar el éxito o el fracaso a la hora de cumplir el objetivo de seguir una alimentación saludable o alcanzar el peso ideal a través de una dieta.

Es esencial la parte emocional, ya que hay una relación muy directa entre emociones e ingesta. Como explica Marta Calderero, profesora colaboradora de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación de la UOC, las investigaciones muestran que la adicción a los alimentos altamente apetecibles se ve muy afectada por la impulsividad y el estado de ánimo. “El estrés crónico puede afectar negativamente al funcionamiento del eje hipotálamo-hipófisis-suprarrenal, influyendo así en el comportamiento alimentario y aumentando el deseo de consumir alimentos muy apetecibles”, indica.

Cuando se consume este tipo de alimentos poco saludables intentamos regular nuestro malestar emocional. La experta asegura que la ira y la tristeza, junto con las emociones negativas relacionadas con experiencias interpersonales como la decepción, sentirse herido o la soledad, parecen ser un antecedente de los atracones especialmente cuando se sufre ansiedad.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí