Helena Bianco: «Sigo creyendo en el futuro, la creatividad, los amigos, los compañeros y en la música»

0
26

 

53 años de profesión, años regalando su música y su voz, una de las responsables de la “movida” que vivió la música en nuestro país en la década de los 60. Helena Bianco forma parte de nuestra historia musical y de nuestro presente porque a sus 70 años continúa disfrutando subiéndose a los escenarios bien para recordar los temas más significativos de su trayectoria, bien para rendir homenaje a otros grandes artistas como a Mari Trini, espectáculo con el que está recorriendo España. Es, además, la flamante ganadora de la primera edición del concurso televisivo La Voz Snior (Antena 3).

 

Helena, más de 50 años sobre los escenarios ya.  

Sí, desde el primer éxito que llegó en el año 1965, por lo tanto 53 años. Aunque yo ya estaba encima de los escenarios con ocho años.

 

Sí, porque el mundo de la música forma parte de tu vida desde que naciste. ¿Qué papel ha jugado tu padre en esta pasión?

Mi padre ha sido creo la voz más bonita que yo he escuchado, la forma de cantar más bella y sobre todo, con una sensibilidad fuera de todo. La pena es que en aquella época ni siquiera se me ocurrió grabarle para que quedara constancia de todo esto. Además murió joven. Pero yo creo que he heredado de mi padre el sentimiento y la manía, creo que buena, positiva, de expresar cada palabra que canto, cada frase, haciendo sentir al que escucha lo que corresponde. Nunca canto una estrofa o un estribillo por cantar y me fijo solamente en si afino o si la voz está bien. No. Es decir lo que la letra significa.

 

Tal vez esa forma especial de sentir tu profesión te ha mantenido tantos años disfrutándola y haciendo que disfrutemos con ella, comprobando que la música regala felicidad.

La música es el lenguaje universal, lo supera todo. Y es además la gran compañera. No hay ni un ser humano que no tenga un momento de su vida relacionado con un momento musical.

 

 

 

Aunque muchos te reconocerán por el sonido de  Los Mismos, en los años 80 descubrimos a una Helena Bianco diferente, guerrera, con gran fuerza en la voz y en los gestos, reivindicativa (recordamos temas como Quién dijo miedo). ¿Qué tiene que ver ese perfil contigo?

Esa era la Helena revoltosa. En esa canción por ejemplo, Quién dijo miedo, que era de Bianco, sale la mujer reivindicativa. Todas las letras de entonces me definen perfectamente.

 

Porque la mujer en los grupos del inicio del pop no tenía un papel protagonista, ¿no?

Es cierto. En los grupos primeros eran casi todos chicos. Aquí se considera un grupo musical al bajo, la guitarra y la batería, y teclado, y todos chicos. Casi todos los grupos en los que había una mujer éramos tríos, pero porque no había capacidad de pensar en nosotras con otro tipo de música. Aunque, curiosamente, en los grupos en los que había una mujer, la voz femenina ha sido la más notable. Luego vendrían las solistas. Pero era una época en la que ir en solitario no tenía muchas garantías. Hacer un grupo de mujeres del 65 al 76 aproximadamente era muy complicado.

 

¿La pasión por tu trabajo hace que la edad quede en un segundo plano?

Bueno, yo ya tengo 70 años y, no lo puedo negar, como todos me canso. El tiempo te va pidiendo que tengas cabeza y que descanses. Mi madre (que tiene 97 años) me dice muchas veces: “Hija, para que llegues a mi edad tienes que saber dosificar”.  (Risas). Soy creativa, siempre lo fui.

 

Y tienes un brillo en los ojos que desprende optimismo. ¿Esto ayuda a vivir poniéndole pasión a todo?

Mira, yo no he parado. Dejo Los Mismos en 1980 porque me limita el cantar siempre lo mismo. Después grabo un disco contemporáneo dedicado a Rafael Alberti, formamos el grupo Bianco, grabo una producción con Augusto Algueró llamado Jara… he hecho muchas cosas. Hasta un espectáculo de boleros que fue el primer espectáculo de boleros que se hizo en este país. Pero a pesar de no pasar, de seguir creando y haciendo cosas diferentes cada dos años, no he tenido nunca un apoyo de los medios como para que mi carrera trascienda más de lo que ha trascendido.

 

Llevas ya un tiempo de gira por España con un espectáculo homenaje a una de las voces femeninas más importantes aquí, Mari Trini. ¿Qué te llevó a embarcarte en esta aventura?

Mari Trini es única. Yo la admiraba, desde siempre, porque como mujer ha sido una luchadora defendiendo los derechos humanos y, sobre todo, los derechos de la mujer, una feminista tremenda. Pero además, como poeta ha sido grande. Si conoces y revisas su obra pueden sorprenderte muchísimo sus letras. Sus canciones tienen un significado y un sentido muy importante.  Y, no hablemos de Mari Trini musicalmente. Este homenaje es lo que ella se merece porque murió, prácticamente retirada en Murcia, enferma y casi olvidada. Y eso me da mucha pena porque no se le ha rendido el homenaje fuerte que realmente ella se merecía.

 

¿Esta obra sigue girando este invierno?

Sí, seguirnos en teatros. Y quería dejarlo ya pero es que el año que viene es el décimo aniversario de su muerte y creo que debemos mantenerlo. Y sí que me gustaría que con este motivo Murcia tuviera la sensibilidad suficiente para que el Teatro Romea programase este homenaje, porque ella murió poco antes de poder hacer su gran despedida de todos en ese teatro.

 

Helena, ¿qué queda de esa niña que llegó a Madrid desde Valladolid siendo aun una niña?

Queda esa ilusión. Creo que no he cambiado. Sigo teniendo la misma inocencia para algunas gestiones en las que me la pueden pegar tranquilamente, sigo queriendo a mi gente, me sigue dando mucha vida subir a un escenario, la sonrisa de una persona que tengo frente a mí, tenga la edad que tenga, me motiva para crecerme y cantarle mejor cada día, sigo creyendo en el futuro, en la creatividad, en los amigos, en los compañeros, en la música, en la política menos, pero en el resto mantengo la ilusión.

 

Llegaste muy joven y creo que tuviste incluso que “jugar” en las entradas a las salas en las que actuabas.

Bueno, hay algo que ya sí se puede decir. Yo estuve como dos años con el carnet falsificado para poder actuar en Madrid. Pero todo eso pasó. Venirte a Madrid en aquella época, sin una sola peseta, con lo mínimo, mínimo y meterte en una pensión de mala muerte para empezar a buscar trabajo… pero nos movíamos como podíamos.

 

A pesar de ese papel minoritario de la mujer en los grupos de los 60 del que hablábamos, ahora tú eres la presidenta de la Asociación Pioneros Madrileños del Pop (PMP). ¿Menuda responsabilidad?

Sí (sonríe). Las mujeres nos dejamos comer el terreno porque son casi todos chicos. En PMP eguimos trabajando. Por ejemplo, ya hemos creado los Premios PMP, que se entregaron el 7 de enero en el Teatro Calderón de Valladolid. Y como son muchos los compañeros los que lo merecen, el 8 de noviembre hacemos la segunda entrega de los Premios en Valencia. Y queremos ampliar PMP, queremos Pioneros en toda España porque queremos conseguir muchas cosas a través de la asociación y, para conseguirlo, necesitamos unirnos, estar todos a una, para dejar un futuro a los que nos siguen merecedores de respeto y de éxito.

 

www.helenabiancoylosmismos.es

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here