«Hay mucha soledad tras los portales de citas»

0
414
Imagen de Joan Massanés, de Georgina Arroyo Villar.

El periodista y profesor universitario Joan Massanés ha publicado Internet, citas y soledad, con Stonberg Editorial. Una obra, con dos partes claramente diferenciadas, que es el reflejo de su experiencia sentimental en los últimos años vinculada, en gran parte, a los portales de citas en Internet. Y es en ese mundo donde ha descubierto «mucha soledad», como nos explica él mismo. Reconoce que llega a los portales de citas porque “quería ampliar mi círculo social” tras vivir dos relaciones que le aislaron de familia y amigos. Todo lo que se cuenta es “ficción pero basado en hechos reales”. ¿Cuántas mentiras se encuentran en estas citas entre los mayores de 50 años? ¿Qué se busca realmente en estos portales? Esta conversación distendida con el autor, nos da las respuestas a estas y otras muchas preguntas.

 

 

¿Qué te lleva a centrar este libro en los portales de citas de Internet?
Para mí es muy respetable el mundo del portal de Internet, pero yo nunca me hubiese imaginado en uno. Además de periodista soy profesor universitario de Inteligencia Emocional, y eso de que un profe de esta materia necesite un portal de Internet para encontrar pareja… (sonríe) puede parecer una paradoja. Pero las circunstancias, al final, marcan. El hecho de haber tenido dos relaciones que me monopolizaron totalmente, me aislaron totalmente del mundo, que lo que quería era ampliar mi círculo social. No buscaba tanto una pareja, porque salía de una relación un poco nociva, y buscaba conocer gente. Tengo muy buenas amistades pero todos tenían la vida muy montada y quería conocer gente.

 

En la segunda parte del libro, en la que cuentas cómo llegas a las citas por Internet, llama la atención el análisis que haces de cada persona a la que conoces. ¿En qué ayuda?
En ningún momento juzgo a la otra persona sino que, más bien, lo que analizo son mis sentimientos con motivo de la cita. Aunque como te decía quería conocer gente, no una pareja, a pesar de eso no puedo evitar ciertas expectativas cada vez que vas a quedar con alguien, esperando como mínimo que sea una persona interesante que incorporar a tu vida. Con cada persona que conoces, con cada cita pasa algo porque la gente sí busca pareja, incluso las que te dicen que no es así, cuando llevas cuatro o cinco citas ya empiezan a plantearlo. Las que buscan pareja “a piñón fijo” ya en la primera cita se dan cuenta de que mi físico es muy normalito, yo no asusto a nadie pero evidentemente mi físico no seduce (ríe). Yo creo que el 95 % se plantea una relación de pareja. Y debo confesarte que me he encontrado mucha soledad, como aparece en el título del libro, en estas citas.

 

Tras el fallo de tus tres primeras relaciones, antes de tus citas por Internet, haces una autocrítica muy interesante. Te planteas en qué estás fallando tú para que tus ex te “sustituyan” en muy poco tiempo. ¿Adolecemos de falta de crítica en las relaciones?
Pongamos un ejemplo. Si van 50 personas y yo por el bosque, y no consigo encontrarme con ellas, ¿se han perdido? No, igual me he perdido yo. Creo que no es nada fácil a los cincuenta y pico años rehacer tu vida. Pero cuando uno llega al final del libro también descubre que ha habido relaciones muy positivas, todo no es malo, y han quedado buenas amistades de esa etapa, no todo fue un desastre. En el libro yo cuento mi experiencia, porque de hecho tengo amistades a las que sí les ha funcionado muy bien y encontraron pareja. Hay que ser muy selectivo con el portal que eliges, en función de lo que buscas. Me encanta el sexo pero no buscaba rollos, buscaba complicidades. El portal que yo elegí me lo recomendaron dos amigos que encontraron pareja en él y que siguen manteniendo esas parejas en la actualidad.

Fotografía de Georgina Arroyo Villar.

“Es una gran paradoja que en el siglo de las redes sociales haya más soledad que nunca”

 

¿Cómo se prepara uno para aceptar que, una cita tras otra, no encuentra lo que busca?
En cierto modo podemos decir que el portal es “desgastante”, en el sentido en el que tú, aunque no quieras, te haces unas expectativas y, por muy preparado que vayas, aceptando que es muy difícil encontrar pareja, cuando ves que una tras otra no funciona, te degastas psicológicamente.

 

Hablando de forma genérica y con los peligros que conlleva generalizar, ¿crees que buscar pareja a través de Internet ha cambiado la esencia de las relaciones?
Es una pregunta compleja. Después de llevar 36 años dando clase en la universidad impartiendo diferentes asignaturas algunas vinculadas a la gestión de recursos humanos, a personal, a comunicación, me sorprende que gente con poco más de 20 años utilice la Red. Yo pensé que la Red era un recurso que teníamos personas ya de cierta edad porque los más jóvenes se relacionaban muy fácilmente. Y me encuentro que no es así. Para mí esto es una gran paradoja que en el siglo de las redes sociales haya más soledad que nunca. Algo está pasando. Mis alumnos, por ejemplo, cuya edad está entre los 20 y los 30 años, a la hora de expresar sus sentimientos tienen auténticos problemas. Personas muy capaces tienen grandes problemas para comunicar, sobre todo ideas y sentimientos. Por lo tanto algo estamos haciendo mal cuando estas personas tan válidas tienen estos problemas. Incluso a veces les hago pequeñas jugarretas y organizamos en clase debates en los que los pongo de espaldas. Es dramático ver cómo sin el soporte de la comunicación visual tienen muchos problemas para comunicar emociones y sentimientos.

 

¿Qué consejos nos daría para facilitar ese contacto, la búsqueda de citas en estos portales?
Dentro del portal te encuentras que los e-mails no son e-mails, son whasshaps. No quiero dar consejos pero ya he metido tanto la pata os diría que nunca tengas una cita sin haber escrito al menos tres o cuatros e-mails con esa persona de cierta longitud y sin haber hablado por teléfono con ella, porque hay mucha mentira en el portal.

Imagen de Georgina Arroyo Villar.

“Nunca des datos personales ni quedes en tu casa, no es para asustar, pero no sabes con quién vas a quedar”

 

¿Esas mentiras se dan personas de más de 50 años?
Sí, esa ha sido mi experiencia. Yo solo he interactuado con mujeres, no quiero parecer misógino al explicar cómo han interactuado esas mujeres conmigo. Pero tengo muy buenas amigas y muchas de ellas también en el portal y me han dicho lo mismo. Es más, bromean sobre cuándo se escribirá un libro de lo que les ha pasado a ellas con los hombres. Por tanto lo que te voy a decir ahora lo aplico a mujeres pero segurísimo que se podría aplicar a los hombres. La primera mentira que me he encontrado es la foto. No he encontrado ni una sola persona que ponga una foto actual. Piensan que luego en la cita personal lo van a compensar con su encanto (sonríe). Otras veces ponen una foto en la que se ve a la persona de perfil o de espaldas.

 

Y la edad, ¿hasta qué punto importa?
Ha pasado algo curioso con la edad. Cuando tenía 58 años no era problema, pero todo ha cambiado cuando he cumplido los 60. En el momento en el que los cumplí nadie quería saber nada. La edad es otra de las mentiras, se rebajan la edad y por ejemplo en lugar de 60 años ponen que tienen 58. Tenemos la edad que tenemos y es absurdo. Y otra mentira que se da muchísimo y que también me parece absurda es que, cuando una persona está interactuando contigo muchas veces te pide que no quedes con nadie más, que solo interactúes con ella. Algo que me parece lícito si ella también lo hace. Pero aunque te dice que sí lo hace en la mayoría de las ocasiones no es verdad.

 

Por tu experiencia, ¿crees que existen mentiras piadosas en una relación?
Yo creo algunas mentiras hay que entenderlas en su coyuntura emocional. Pero aunque es un tópico, en mi caso es verdad: para mí la mentira es algo descalificante. Te explico una que no aparece en el libro y que nos ayudará a recordar que no hay que dar datos personales, nunca quedes en tu casa, no es para asustar a nadie pero en realidad no sabes con quién vas a quedar. Al principio, cuando era mucho más ingenuo que ahora, facilité mi e-mail personal a una mujer que me decía que se iba a dar de baja del portal y quería seguir en contacto conmigo. Se lo di. Y en esa época falleció mi madre y le comenté a esta mujer que estaría unos meses desconectado porque emocionalmente lo necesitaba. Esa persona me contestó que hacía poco que había fallecido su padre y que mis correos le habían ayudado a estar mejor. Así fue como me pidió el personal. Empaticé con ella y se lo di. Y durante esos meses nos estuvimos escribiendo. Hasta que un día ella me dijo que había tenido un mal día porque se había enfadado con su padre. Imagínate cómo me quedé. Corté a rajatabla la relación con esta persona pero, como sabía dónde trabajaba, se presentó en una de mis clases y me montó un número increíble delante de los alumnos. Ellos se lo pasaron bomba, claro (ríe), pero yo lo pasé fatal. Pero aprendí la lección y nunca más he dado datos personales en el portal.

 

Una estrategia muy útil para tus citas era el quedar en un establecimiento u otro dependiendo de cómo te la plantearas (corta o más larga).
Sí, pero es porque no puedes olvidar algo importante: no puedes hacer daño a nadie porque tampoco te gusta que te lo hagan a ti. Si quedas con una persona y, al veros, ya tiene muy claro que no tiene nada que ver contigo, si a los cinco minutos ya quieres pedir la cuenta, podrías herir su sensibilidad. Si, como cuento en el libro, estás en el Samoa, en un sitio que tiene un tiempo limitado y que no vas a ser tú quien corte la cita, sino que será el propio local el que te haga saber que a una hora concreta necesita tu mesa para la cena, si estás incómodo el local es quien termina tu cita. Pero nunca hagas daño a nadie.

 

El libro puede ayudar a tener presentes algunos consejos prácticos. ¿Te planteaste que tu experiencia personal pudiera servir casi como un manual?
No, no lo planteé así. Mi intención era reflejar una realidad, que hay mucha gente sola y que en el portal han buscado como su último recurso. Quería ayudar a estas personas que se sienten tan solas a que no lo estuvieran tanto. Porque en el portal te puedes encontrar gente muy válida aunque no llegue a ser tu pareja.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here