Refuerza la manera de ir hacia adelante en la tercera fase

0
211
Bartolomé Freire nos da las pautas para fomentar la resilencia.

Ya estamos inmersos en la última fase para terminar el Estado de Alarma. Ya se ve el final del confinamiento. Pero, ¿sabemos cómo hemos de caminar hacia adelante? ¿Tenemos las herramientas necesarias para fomentar la resilencia?

El psiquiatra Bartolomé Freire, Autor de La jubilación, una nueva oportunidad, participó recientemente en una jornada virtual con Esade Alumni y aclaró cuál es la manera más eficaz de realizar ese camino. Estas son sus 10 recomendaciones para reforzar tu manera de caminar hacia delante:

  1. Ten propósitos, esas razones para levantarte cada mañana. Para tener unos objetivos adecuados a la edad es preciso hacer una valoración sincera del estado actual. Y ser conscientes de que cada vez tenemos menos tiempo. Las nuevas metas y planes resultarán más factibles y satisfactorios si son coherentes con la escala de valores personal.
  2. Confía en tu propia capacidad de seguir evolucionando y resolviendo los problemas que vayan surgiendo.
  3. Se optimista y positivo. Está comprobado que los que piensan en positivo mantienen sus esfuerzos de manera continuada, mientras que los pesimistas pueden acabar resignándose y adoptando una postura pasiva.
  4. Mantente bien informado de las medidas sanitarias recomendadas por los expertos y tenlas presentes para cuidarte y cuidar a los demás. Aumenta el auto-control, se concienzudo y metódico.
  5. Se flexible. Acepta la realidad tal como es y esfuérzate en comprender las nuevas costumbres. Las personas flexibles se adaptan mejor a los cambios porque ponen a prueba nuevas estrategias para afrontar la realidad y encuentran formas alternativas de sortear los obstáculos
  6. Reflexiona acerca de los hechos y los cambios a los que te enfrentas. Y trata de reconocer y asimilar las emociones que vayas sintiendo. La represión puede contribuir a desplazar el miedo o la frustración a otras áreas de la vida y afectar negativamente tu estado de ánimo o tus relaciones.
  7. Cultiva las relaciones sociales. Comparte lo que estás viviendo y se receptivo con la necesidad ajena de expresarse. Una de las claves para vivir una vida larga es estar socialmente conectado. El Estudio del Desarrollo Humano de la Universidad de Harvard (el más largo realizado sobre la salud y la felicidad) siguió a 268 hombres y casi el doble de controles a lo largo de 75 años y todavía continúa. George Vaillant, quien lo dirigió durante más de 30 años, escribió: “Es la habilidad social, no el brillo intelectual, ni la clase social de los padres lo que conduce a un envejecimiento con éxito”. Y añadió: “La única cosa realmente importante en la vida son tus relaciones con las otras personas”.

La soledad dobla las posibilidades de padecer Alzheimer.

Ayuda a los más necesitados. Aportando la experiencia de vida se devuelve parte de lo recibido de la sociedad y se define un rol social. El trabajo voluntario satisface la necesidad de sentir que lo que haces importa y que importas a los demás. Se asocia con síntomas reducidos de depresión, mejor salud subjetiva, menos limitaciones funcionales y una mortalidad más baja.

Dejar un legado. La idea de continuarnos a través de los descendientes y las obras realizadas disminuyen el temor a morirse.

 

  1. Se curioso y dispuesto a seguir aprendiendo. La curiosidad es una gran protectora frente al envejecimiento.

 

  1. Potencia la gratitud. Pon el foco en lo bueno que hay en tu vida.

 

  1. Haz cosas nuevas. Sobretodo, cosas que requieran nuevas formas de pensar. Las nuevas experiencias, las que nos llevan fuera de nuestra zona de seguridad, nos obligan a ampliar nuestros recursos y nos hacen evolucionar. Es la mejor estrategia para mantener la salud cognitiva. Siempre que iniciamos una actividad nueva nos exponemos a situaciones desconocidas y atravesamos un periodo de inseguridad.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here