Pon todos tus sentidos a la hora de comer

0
772
disfruta la comida

Los sentidos nos ayudan a disfrutar de la comida de una forma muy especial. Y la comida está para ser disfrutada y para darle la importancia que tiene en nuestras vidas. La denominada «cocina sensorial» es la corriente que busca comer activando los cinco sentidos.

Porque, cuando vamos a comer, solemos limitarnos a la acción mecánica de llevar los alimentos a la boca, olvidándonos tal vez de degustar cada bocado. La decana del Colegio Profesional de Dietistas-Nutricionistas de la Comunidad de Madrid, CODINMA, Luján Soler, asegura que para que la dieta sea aceptable deber se r»adecuada nutricionalmente, pero también debemos tener en cuenta aspectos culturales y organolépticos».

Bajo estas premisas surge la «cocina sensorial», una corriente que busca activar los cinco sentidos para aprovecharlos al máximo y proporcionar el máximo placer a la hora de comer. Y lo cierto es que convertir la gastronomía en algo más que una experiencia gustativa, se está convirtiendo en una tendencia al alza.

 

cocina sensorial

Cada sentido es protagonista

Todos nuestros sentidos llegan directamente al cerebro, por eso tenemos que ser conscientes de ellos cuando comemos. Tengamos o no tengamos hambre, la vista juega un papel muy importante. El entorno, el aspecto, el color y la estética del plato también influyen en la elección de los alimentos.

El olfato es uno de los sentidos que tenemos más desarrollados a la hora de comer. Es importante porque ayuda a preparar los jugos gástricos que después participan en la digestión de los alimentos y también porque nos da una información clave del alimento. El ser humano es capaz de distinguir unos 20.000 olores diferentes, cada uno de ellos con 10 o más grados distintos de intensidad.

El oído participa, aunque en menor medida que el resto de los sentidos, aportando información cuando comemos, por ejemplo, alimentos crujientes. Además, al igual que el tacto, no se limita sólo a los alimentos, sino que también entran en juego todos los elementos que están presentes en el entorno.

El sentido del gusto es el que más nos permite disfrutar de los alimentos que tomamos. Se localiza en la boca y principio de la faringe, y se estimula a partir de partículas que caracterizan los sabores disueltos en la saliva. Una persona puede percibir cientos o miles de gustos diferentes y los sabores generan distintas conexiones con nuestro organismo y cerebro.

Este estilo de alimentación es intuitivo y es algo que hemos utilizado desde nuestros orígenes. Somos lo que comemos, pero también lo que vemos, lo que olemos, con lo que nos relacionamos… Comer con el paladar, el tacto, el olfato, la vista y el oído es toda una experiencia que va más allá de la propia gastronomía.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí