España necesita la fuerza laboral sénior

0
389
talento sénior

España necesita, para crecer económica y socialmente, la fuerza laboral sénior. Esta es una de las conclusiones que podemos extraer del informe #TuEdadEsUnTesoro que, un año más, ha realizado la Fundación Adecco. Se trata de un análisis cuyo objetivo es reconocer el talento sénior como motor indiscutible de nuestro mercado laboral, siendo su participación crítica para garantizar un futuro sostenible y competitivo.

Según este informe, del total de personas que tienen trabajo o lo buscan en España (23.259.400), casi la mitad (11.231.400, el 48 %) ya tiene 45 años o más, un porcentaje que en la última década ha crecido a una velocidad media de 1,2 puntos porcentuales al año. Con este ritmo de crecimiento, todas las estimaciones indican que en el año 2030 rozarán el 60% de la población activa.

Si nos fijamos solo en las personas con empleo, la representación sénior es aún mayor, ya que los mayores de 45 años suponen el 49 % del total de los trabajadores en España. En cuanto a los desempleados sénior, representan el 42 % de la fuerza laboral disponible. Estos porcentajes irán inevitablemente en aumento, a tenor de la crisis demográfica.

senior

Cronificación del desempleo

A pesar de que los sénior tienen un peso creciente en el mercado laboral, su búsqueda de trabajo es mucho más difícil que para el resto de los desempleados. Así lo acredita el porcentaje de paro de larga duración, que en el caso de los parados mayores de 45 años roza el 60 %, frente al 47 % de media general.

En concreto, actualmente 1.329.200 personas mayores de 45 años buscan trabajo en España y el 58 % es desempleado de larga duración, una cifra que da cuenta de las dificultades adicionales de la fuerza laboral sénior para acceder a un empleo.

Según este informe, esta cronificación del desempleo de larga duración se debe a dos motivos principalmente, a los prejuicios sociales que se trasladan a las empresas, y al desconocimiento y desánimo del sénior a la hora de buscar empleo. En lo que se refiere al primero de los motivos, hay que recordar que algunas de las falsas creencias que circulan sobre los sénior refiren que tienen unas competencias obsoletas, que no encajarán en una plantilla más joven o que tendrán menos flexibilidad para viajar o hacer horas extra. De hecho, el 52 % de las empresas declara encontrar frenos para incorporar mayores de 45 años a la organización, según el informe de la Fundación del año pasado.

En cuanto al desconocimiento y al desánimo de los propios sénior, el informe reconoce que los mayores de 45 años pierden su empleo tras muchos años en la misma empresa o tras largos periodos de inactividad. Por ello, tienden a desconocer o a infra optimizar los canales de búsqueda de empleo, encontrando dificultades para construir su discurso profesional. Unas dificultades que merman sus posibilidades para encontrar un empleo y que, en muchas ocasiones, puede incluso afectar negativamente a su salud.

mujer sénior

La mujer sénior 

Los datos que arroja este análisis confirman que la mujer sénior se enfrenta a dobles barreras en el mundo del empleo. Si bien los hombres mayores de 45 años también encuentran dificultades, suelen tener experiencias laborales más recientes en el tiempo. Además, la mujer afronta un estigma que le acompaña durante toda su vida activa: su carrera profesional tiene un menor reconocimiento social y, a menudo, es la primera en retirarse del empleo cuando la situación familiar lo requiere.

Cabe señalar que la búsqueda de empleo de la mujer sénior acostumbra a producirse en un contexto diferente al de sus compañeros varones. Estos últimos suelen provenir de sectores y profesiones tradicionalmente masculinizadas (oficios, industria, automoción, etc.) y, ante episodios de crisis, se quedan sin empleo, encontrado dificultades para reengancharse en sus áreas de procedencia.  Sin embargo, las mujeres afrontan la búsqueda de trabajo tras largos periodos de inactividad, principalmente como consecuencia de una disminución de sus responsabilidades familiares o debido a que su cónyuge ha perdido el trabajo y deciden buscar empleo para apoyar a una economía doméstica resentida.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí