Descubre la Navidad de Estonia través de sus mercadillos

0
453
navidad estonia

Estonia da el pistoletazo de salida a las fiestas navideñas con sus Mercados de Navidad, como el que tiene lugar en el casco antiguo de Tallin. Pero no solo la capital se viste de luz y color para recibir a Papá Noel, ya que diferentes puntos del país se engalanan para vivir como merece estas fiestas.


El Mercadillo de Navidad de Tallin tiene lugar cada año en la Plaza de la Ciudad Vieja o plaza del antiguo Ayuntamiento (plaza Raekoja), que data del siglo XV y está considerada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Tallin presume de ser el origen del árbol de Navidad, ya que fue justo allí cuando se comenzó a ubicar uno en la plaza del Ayuntamiento.
La leyenda dice que, en 1441, en la misma plaza donde el mercado de Navidad se lleva a cabo hoy, un comerciante bailó y cantó junto con las chicas locales alrededor de un árbol, al que prendieron fuego. Según la leyenda, es por este gesto que se inicia la tradición de la iluminación de los árboles durante la Navidad.
Cada año, más de medio millón de personas visitan el Mercado de Navidad de Tallin venidos desde todas partes. Para los niños, el entretenimiento está en los carruseles y en la figura de Papá Noel, que reparte dulces en su casita. En los más de 50 puestos del tradicional mercadillo se pueden ver y probar las especialidades locales desde pan de jengibre y dulces navideños hasta elaborados asados y hacerse con artesanías de gran calidad traídas de todas partes de Estonia.
Además, en la Plaza del Ayuntamiento flota un aroma especiado a vino: se trata de una bebida típica navideña, que se sirve caliente en un surtido muy amplio, con diferentes sabores, tanto para niños como para adultos.
El espíritu navideño se mantiene, como siempre, con un programa cultural especial. Los fines de semana, diferentes grupos tanto de Estonia como internacionales aparecen en el
escenario del Mercado de Navidad, donde actúan alrededor de 3.000 artistas que harán
honor a las fiestas con sus coros y danzas, entre otras actuaciones
Este año, el ambiente de este singular mercado está dominado por un enorme árbol de
Navidad y sus adornos en forma de corazón que se elevan en el centro de la Plaza Raekoja y en el escenario. Se han elegido adornos en forma de corazón para decorar el Mercado de Navidad por varias razones: el corazón es un símbolo de amor y la Navidad es probablemente una de las fiestas donde los sentimientos están a flor de piel. Pero también por una original causa: el casco antiguo de Tallin, la sede del mercado navideño tiene forma de corazón cuando se ve desde el aire y es el corazón de la ciudad.

Tartu, la segunda ciudad de Estonia, cuenta con dos atracciones: la Ciudad de Navidad de Tartu y la Feria de Navidad que destaca por sus pabellones de cristal decorados temáticamente con preciosas luces de colores. También aquí se instala una pista de hielo en la Plaza del Ayuntamiento, y se puede disfrutar de paseos en trineo o del divertido
carrusel de madera.
La Feria de Navidad es el lugar al que hay que ir para hacer todas las compras: desde
artesanía, productos cárnicos y pescado ahumados, pasando por el chucrut, los productos
de panadería, la miel, dulces, bebidas calientes, y pasteles.
También Lottemaa es uno de los destinos estonios favoritos de los niños estonios para
disfrutar de las vacaciones navideñas por dos atracciones: la granja de Santa Claus y el
parque temático que tienen consagrado a la figura de Lotte, un personaje ficticio en la
literatura infantil de gran popularidad entre los más pequeños.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí