La revolución de la longevidad ya ha llegado

0
55

Durante los últimos años mucho se ha hablado del envejecimiento de la población y de lo que supondría ese incremento de población mayor. Pero lo cierto es que la revolución de la longevidad anunciada ya ha llegado. Las cifras que marcan la realidad así lo atestiguan.

Según el informe de Naciones Unidas Perspectivas de la Población Mundial 2019: aspectos destacados, la población mundial sigue envejeciendo muy rápidamente debido, por un lado al aumento de la esperanza de vida y, por otro lado, a las disminución de la natalidad. El estudio atestigua que la humanidad está inmersa en una revolución de la longevidad, en la que cada vez se viven más años. Hoy en día, la proporción de vida tras cumplir los 65 años supone una cuarta parte o más del total de la vida. Así se refleja en el documento elaborado por HelpAge España, dedicado a analizar esta situación.

Hoy, una de cada once personas en el mundo tiene 65 años o más, lo que supone ya el 9 % de la población, aunque en el año 2050 el porcentaje será del 16 %, puesto que una de cada seis personas tendrá esa edad.

En el mundo se contabilizan 703 millones de personas mayores de 65 años, concentradas principalmente en Asia oriental y sudoriental, seguida de Europa y América del Norte. Solo en España el 19 % de la población supera esa edad y se espera que solo en diez año el porcentaje sea del 24 %.

En las próximas tres décadas se espera que la población de personas mayores se duplique a nivel mundial (y supero los 1.500 millones en 2050). Y el informe también ha detectado la feminización de este envejecimiento, porque a nivel mundial, la esperanza de vida de las mujeres al nacer supera a la de los hombres en 4,8 años. A nivel mundial, las mujeres de 65 años viven otros 18 de media (los hombres 16).

 

Nuevas varas de medir

Si hasta ahora, tanto las Naciones Unidas como la mayoría de los investigadores, centraban sus mediciones del envejecimiento en la edad cronológica, aceptando que una persona mayor es aquella que tiene 60 o 65 años, hoy las mediciones valoran otros parámetros. Así, se tiene en cuenta el estado de salud, el tipo y nivel de actividad, la productividad, y características socioeconómicas concretas. Variables que se acercan a una imagen más realista del envejecimiento. Se trata de nuevos indicadores que analizan las condiciones de vida y las circunstancias específicas de las personas mayores, su contribución a la sociedad, o sus necesidades de protección social y médica. Y los expertos aseguran que estas nuevas herramientas se acercan más al impacto real que tendrá el envejecimiento de la población a todos los niveles: laboral, económico, fiscal… Al mismo tiempo que facilitan aprovechar las oportunidades que este fenómeno ofrece.

 

Algunas conclusiones claves

El informe de Naciones Unidas nos deja algunos mensajes claves para entender qué repercusiones tiene esta revolución de la longevidad, según HealpAge España:

1.- La supervivencia más allá de los 65 años sigue aumentando en casi todo el mundo.

2.- Las nuevas medidas de envejecimiento de la población basadas en la edad prospectiva (años de vida restantes), apuntan hacia un proceso de envejecimiento más lento que el previsto por los indicadores tradicionales.

3.- Los indicadores que incorporan información demográfica y económica sugieren que el nivel de envejecimiento de la población depende de los patrones de producción y consumo por rangos de edad.

4.- El envejecimiento de la población ejercerá una mayor presión financiera sobre los sistemas de apoyo a las personas mayores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here