Cómo vivir el desamor en la madurez

0
42

El desamor.. esa palabra tan sufrida, temida y llena de historias de la que todos hemos oído hablar de lejos o en propias carnes.

Cada persona siente, entiende o vive de forma muy subjetiva el desamor, independientemente de su condición o edad.

Yo me atrevería a afirmar, por los relatos que tantas veces escuchamos los psicólogos en consulta, que en el desamor confluyen varios puntos comunes en las personas entre los que pueden estar: desilusión, desgaste, angustia, desesperación, miedo, tristeza, ansiedad, pena, nostalgia o incluso rabia.. son tantas las emociones, sentimientos y comportamientos que despierta en nosotros el desamor como personas la viven.

Cuando enfrentamos esas situaciones donde nos damos cuenta que un amor se ha terminado salen a la luz nuestros mecanismos de defensa, nuestros recursos de protección, nuestra resiliencia y el aprendizaje que hayamos hecho a lo largo de nuestra vida y esto es muy propio de cada persona y de la circunstancia que viva.

En la edad adulta parece que la ilusión se ha perdido, que lo hemos vivido todo, que no queda magia, que no tiene sentido vivirla, manifiestan incluso que los mayores ya no tienen ese derecho a amar y disfrutar de las relaciones, al menos eso dicen, pero nada más lejos de la realidad. La capacidad de crear vínculos, de ilusionarse  y vivir con intensidad un nuevo amor es una realidad que muchas personas disfrutan día a día.

Pero claro, si tenemos esa capacidad de amar en nuestra etapa más senior también podemos enfrentarnos a situaciones de desamor por supuesto y es en estas situaciones donde las experiencias previas, los aprendizajes y las habilidades que hemos adquirido a lo largo de nuestra vida funcionan para sobrellevar tan dura situación. Y es de ellas precisamente de las que dependen el cómo lo vivamos más que de la edad propiamente dicha.

Las personas que más conciencia hayan tenido a lo largo de su vida, que más intensa y genuinamente hayan vivido sus experiencias amorosas más recursos tendrán para enfrentar el desamor.

En este sentido nos podemos encontrar personas adultas que no han aprovechado bien sus vivencias y por lo tanto pierdan la baza de la experiencia y lo vivan como lo haría una persona más joven que no ha tenido acceso a estas experiencias de vida, quizá con más angustia o intensidad. O por el contrario podemos encontrarnos personas que sí han aprendido y evolucionado y transiten el desamor aprovechando su experiencia de una forma más tranquila o más adecuada, es decir, con dolor pero sin un sufrimiento innecesario, sin perder de vista el principio de realidad y teniendo presente que esas sensaciones tan negativas también pasarán y que la vida sigue siempre dando más oportunidades.

 

Amaya Terrón. Psicóloga.

https://www.psicologiaamayaterron.com/

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here