¿Sabes comunicarte con seguridad?

0
578
comunicar

Es posible que seas una persona que logra hacerse entender, aunque, en ocasiones, viva momentos en los que sienta que lo expresado no se corresponde con lo que deseaba decir. Desde el Coaching y de la mano de Juan Daniel Lomba te cuento cómo puedes mejorar tu comunicación de forma segura, ¿te vienes?

 

Reconozco que lo paso mal, muy mal, en esas escenas de cine en donde se produce un gran malentendido. Como espectadora, me sitúo frente a la pantalla y, como si fuese adivina, me doy cuenta de las consecuencias que va a traer ese diálogo en el que alguien dice una cosa, aunque lo que se le entiende es otra muy distinta.

Suelo taparme la cara parcialmente (como si se tratase de una peli de miedo), mientras digo: “que no, que no es eso lo que te ha querido decir”. Pero nada, la trama sigue, implacable, los designios del guionista.

Creo que esta anécdota revela mi temor a no llegar a comunicarme adecuadamente con los demás, especialmente con mi gente favorita. Aunque es precisamente esa emoción, el miedo, la que quizá me pone palos en las ruedas de mis deseos de comunicación eficaz.

“Cuando somos pequeños, más que a comunicarnos nos enseñan a escuchar a los adultos”, dice Juan Daniel Lomba, experto en Comunicación; “sin embargo, dado que somos seres biopsicosociales, aprendemos mediante la interacción con otras personas”.

Lomba, que ha participado recientemente en la Semana de la Psicología, organizada por la psicóloga Claudia Nicolasa, considera que es preciso comunicarse con seguridad, para lo cual son necesarias habilidades tales como la asertividad (capacidad de expresarse de manera firme), la empatía (ser capaz de identificarse con algo o alguien) y la honestidad (capacidad de ser razonable y justo).

En su ponencia “Persuasión y comunicación con seguridad”, Lomba entiende esta última a partir de “la alineación con lo que comunicas, más la capacidad de decir lo que sientes sin alterarte y teniendo en cuenta al otro, además de tener en cuenta que aquello que diga la otra persona no tiene que ser la verdad”.

Para este experto, existen unas prerrogativas en todo proceso de comunicación que se precie:

  • Nadie debe sentir que no deba ser escuchado.
  • Debes saber qué deseas comunicar. La mayoría de la gente con problemas para la comunicación lo que experimenta realmente es un conflicto interno con lo que quiere transmitir.
  • La verdad que comunica la otra persona puede no ser tu verdad.
  • Al comunicarte has de medir de forma previa cuál será el impacto de tu mensaje, aunque desde el crecimiento, no desde el miedo. “Si se te traba la voz es porque existe miedo a comunicar, ya que la velocidad de tu pensamiento no está alineada con tus ideas en ese momento”.
  • Has de tener claro, en primer lugar, cómo te percibes a ti mismo.
  • Después, has de definir cómo deseas que los demás te perciban.
  • Para comunicar has de tener en cuenta la posición de tu cuerpo, tu entonación y, por supuesto, el tipo de discurso que vas a utilizar.

seguridad

Posición, entonación y discurso

Alguna vez, cuando he comunicado algo a otra persona, me ha respondido que imponía mucho al hablar. Este aspecto me ha provocado alguna que otra duda al intentar comunicarme con los demás, creyendo que poseía una forma agresiva en mi locución.

Sin embargo, a lo largo de los años he comprendido que, lejos de imponer, mi estilo de comunicación es seguro, firme y sin dudas.

Lomba considera que existen tres aspectos relevantes al comunicar, todos susceptibles de entrenamiento:

  • Posición. Tenemos tres niveles corporales, como son el área de la cabeza y los brazos, el tronco y las piernas. “Ten en cuenta tus manos, pues son el primer instrumento al presentarse ante alguien”, dice Lomba; “procura gesticular para reafirmar, de forma contundente, que no agresiva”. En la comunicación segura has de evitar ocultar tus manos, posibles efectos de nerviosismo (tocarse la nariz varias veces o tener la mano en la boca) así como mostrar una postura encorvada (expresa evitación) o excesivamente erguida (expresa confrontación).

Entrena ante el espejo una postura corporal que defina tu estilo de comunicación y que, sobre todo, exprese seguridad y firmeza.

  • Entonación. Es importante revisar qué tipo de entonación vas a usar, para entrar en coherencia con lo que deseas comunicar. Dice Lomba que existen tres clases de entonación: ascendente (genera duda por suspense, sugiere una interrogación); descendente (revela firmeza, reflexión, emotividad y enseñanza) y mixta (asciende y desciende dependiendo del discurso y de los momentos “cumbre”).

“Cuando eres infiel a tu entonación, estás siendo incoherente con respecto a tu mensaje, lo que confundirá a la otra persona quien, incluso, podrá utilizarlo en tu contra”.

  • Discurso. “Escoge el tipo de discurso más coherente con lo que deseas comunicar y cásate con él”, dice Juan Daniel Lomba; “el emotivo apela a los sentimientos y a la empatía, siendo válido, por ejemplo, en ámbitos familiares”; “el discurso técnico o racional apela a la lógica, por lo que su ámbito ideal es el de empresa, para encarrilar una operativa, por ejemplo”.

“Con el tercer tipo de discurso, el agresivo, funciona muy bien, aunque es con el que has de tener más cuidado, ya que apela a la emoción intensa y con seguridad”.

Si has llegado hasta aquí, te dejo con un par de pautas más de Juan Daniel Lomba para elevar tu comunicación hasta el nivel de la seguridad y la persuasión: “Pregúntate qué consecuencia deseas lograr, ¿arreglarlo? ¿Llegar a un acuerdo? Aunque siempre mirándolo en modo positivo”; “Enamórate de ti, de tu conexión con lo que comunicas y, si a pesar de todo aún no te sale, practica mucho frente a un espejo”.

¡Feliz Comunicación Segura y Persuasiva! ¡Feliz Coaching!

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí