Lo que nos venden como «mediterráneo» no lo es tanto

0
1452
comprando en el super

¿Estamos seguros de que todos los alimentos que compramos como «mediterráneos» lo son? ¿Que todos aquellos que pensamos que están incluídos en una Dieta Mediterránea reúnen las características necesarias para ocupar ese lugar? A tenor de los resultados que arroja un estudio realizado por dos investigadoras, Mireia Montaña, de la Universitat Oberta de Catalunya, UOC, y Mònika Jiménez de la Universidad Pompeu Fabra, UPF. En su investigación se asegura que la mayoría de los productos alimentarios y bebidas publicitados como «mediterráneo» no están incluidos en la pirámide nutricional de la Dieta Mediterránea.

Una de las principales razones para fomentar una alimentación saludable es combatir la obesidad. Como llevan años advirtiendo los expertos, la obesidad se ha convertido en una «epidemia» en la sociedad actual. Según la OMS, el 44 % de las personas adultas de 18 años o más tienen sobrepeso o son obesas. Y el panorama no es distinto en España: la Encuesta Europea de Salud en España del año 2020 reveló que un 16,5 % de hombres de 18 años o más y un 15,5 % de mujeres padecen obesidad. La principal causa de esta situación es una dieta basada en productos de nivel nutricional bajo que, a su vez, son ricos en grasa, sal o azúcares.

dieta mediterránea

Claves del estudio

En la investigación se analizaron 1.219 anuncios de alimentos de 103 productos y 541 anuncios de bebidasde 109 productos, correspondientes a publicidad difundida en diferentes tipos de medios de comunicación en España (periódicos, revistas, televisión, radio, internet, etc.) entre 2011 y 2020.

Los resultados mostraron que solo el 13,59 % de los productos publicitados bajo el reclamo «mediterráneo» tenían un valor nutricional alto, según su valor Nutri-Score. En cuanto al resto, otro 13,59 % tenía un valor nutricional muy bajo y un 29,13 %, bajo; un 25,27 % obtuvo un valor nutricional medio, y un 19,42 % tenía un valor nutricional medio-alto.

Concretamente, los productos alimentarios que más recurren al reclamo de «mediterráneo» son el tomate frito y las salsas, seguidos de sopas y comida precocinada. En cuanto a las bebidas, el 89 % de las bebidas que lo utilizan en el periodo estudiado son alcohólicas. Y se trata de una tendencia que crece cada año.

Las investigadoras concluyen que también es necesario formar al consumidor para que entienda las etiquetas nutricionales. «Al fin y al cabo estamos hablando de alimentos y, por lo tanto, de salud. Pero en nutrición todo es muy laxo, y no debería ser así porque una mala alimentación se traduce en camas de hospital, obesidad y enfermedad», afirma Jiménez.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí