Cocinar con microondas: una alternativa saludable

0
90

La Fundación Española de la Nutrición, FEN, considera que los efectos producidos a nivel nutricional del tratamiento de los alimentos que se produce al cocinar con el microondas, son comparables a la plancha, a la cocción al vapor, al salteado o el estofado, por lo que sí puede considerarse una alternativa de cocinado.

El sistema de cocción del microondas se basa en la vibración de moléculas, sobre todo de agua, sacudidas por ondas electromagnéticas de alta frecuencia. Se trata de un método que se produce desde el interior de los alimentos lo que, según los expertos de la FEN, «protege la calidad de las proteínas».

Estos expertos también recuerdan que, a la hora de utilizar el microondas para cocinar, calentar o descongelar, no hay que olvidar algunas premisas, como qué alimentos son más aptos para ser cocinados, cuál es el tiempo de cocción que necesita cada uno, qué recipientes o materiales utilizar, etc.

Los alimentos más indicados para ser cocinados en el microondas son aquellos con mayor cantidad de agua, como las frutas, verduras y todos los líquidos. Esto se debe a que el microondas retiene en mayor medida que el hervido en agua las vitaminas hidrosulubles de los alimentos. También hay que recordar que los productos con menos agua deben cocerse más lentamente, ya que las ondas no mueven tan fácilmente las moléculas para calentarlo.

Y, con respecto al tamaño de los recipientes, los expertos creen que es más recomendable introducir porciones pequeñas, porque así se calentarán más rápido y se puede asegurar una mejor retención de nutrientes. Los materiales más aptos para cocinar en microondas «son el vidrio y la cerámica. Aunque también se pueden introducir recipientes de cartón o papel, siempre que no tengan ningún dibujo o estén pegados a otro material, como el papel de aluminio», añaden.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here