Croqueta de espinacas y piñones con cebolla caramelizada

0
495
croquetas de espinacas frescas

El 16 de enero se celebra el Día Internacional de la Croqueta. Para adelantanos a esa celebración, tomamos prestada esta receta de Pepe&Cro con la que disfrutar, de manera fácil, de uno de los platos más demandados por todos, en cualquier parte del mundo.

Ingredientes: 1 l de leche, 80 gr de mantequilla, 0,100 gr de harina, 300 gr de espinacas baby frescas, 50 gr de piñones, 50 gr de cebolla caramelizada, un poco de aceite de oliva virgen extra, sal, pimienta, panko y huevo.

Elaboración: El día anterior a disfrutar de ellas, hay que preparar la cebolla caramelizada. Para ello, utiliza dos cebollas, pélalas y pícalas en juliana. Sofríe en un pco de aceite en una cacerola, a temperatura baja. Ponle sal y una pizca de bicarbonato, para secar los azúcares propios de la cebolla. Ésta debe quedar brillante y transparente. Una vez que lo has conseguido, ponle un par de cucharadas soperas de azúcar moreno y sube el fuego, sin dejar de remover, para que no se peque. Deja cocer unos minutos y si ves que se apelmaza, ponle un poquito de agua. Después, deja enfriar en un bol y retira el exceso de aceite. Reserva.

El siguiente paso es saltear las espinacas en una sartén con un poco de aceite de oliva. Añade un poco de sal y pimienta. Una vez hechas, colócalas en un colador para que suelten el exceso de agua.

croquetas

Al día siguiente, en una ollita, pon la mantequilla a fuego medio. Una vez caliente, añade los piñones troceados y deja cocinar unos minutos hasta que se tuesten. Después, incorpora la cebolla caramelizada, a fuego medio-alto. A continuación añade la harina, baja el fuego y mezcla. Cocina esta pasta un par de minutos más a fuego suave.

Añade la leche (mejor caliente o a temperatura ambiente) en tandas. Poco a poco la bechamel irá quedando más y más licuada al ir añadiendo la leche. Es importante que la bechamel no quede medasiado densa para que las croquetas conserven su cremosidad.

Es el momento de añadir las espinacas, escurridas por completo, y rectifica de sal y pimienta blanca. Añade, además, la nuez moscada y cocina unos 10 minutos más a fuego suave, sin dejar de remover de vez en cuando.

Hay que dejar enfriar la bechamel y después guárdala en la nevera (mejor una noche entera). Entonces, forma las croquetas, para ello coje una cucharada de la masa y dale forma de croqueta. Pásala por huevo batido y pan rallado (Panko: pan rallado japonés que es más crujiente).

Mételas unos 10 minutos en el congelador para asentar la masa. Y finalmente, en abundante aceite a temperatura media-alta, fríelas. Ponlas en un papel absorbente un par de minutos. Sirve y disfruta de estas deliciosas croquetas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here