Nutrición en el coronavirus: la hidratación como punto de partida

0
428

La importancia de la hidratación es el principal requerimiento que las personas mayores deben tener en cuenta a la hora de mantener una buena alimentación en esta etapa de confinamiento y en su vida normal. Es el principal consejo que el doctor José Manuel Ribera Casado ha planteado en una entrevista en el espacio Palabras Mayores.

El ex presidente de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, SEGG, y miembro de la Real Academia de Medicina, ha afirmado que, en principio, hay que abordar la nutrición como en la vida normal, como si no hubiera un confinamiento, con las normas que valen para cualquier tipo de situación.

Doctor Rivera Casado, ex presidente de la SEGG y miembro de la Real Academia de Medicina.

“Quizá sea lo más complicado hacerse con esos alimentos y prepararlos si tienes que hacer este confinamiento en un medio que no es el habitual pero lo que valía hace tres meses, vale también ahora”.

Según Ribera Casado, es importante recordar que las personas mayores no son un grupo homegéneo; hay gente que tiene 67 años y otra que ha cumplido 100. Por otra parte, las patologías de las personas mayores pueden ser más grandes que las de los jóvenes, según aumenta la edad y eso condiciona la alimentación. Los diabéticos, los hipertensos o los que padecen una cardiopatía, por ejemplo, están muy condicionados en alimentación por esa enfermedad.

“De todos modos, si hubiera que fijar un punto de partida esencial sería la hidratación. No estamos en verano, no hace demasiado calor, pero la hidratación siempre es importante porque a medida que cumplimos años, tenemos menos agua dentro de las células y en el organismo. Hay que estar atentos a la posibilidad de perder líquidos”. En cuanto a la cantidad de líquido que conviene ingerir al día para estar perfectamente hidratados, depende de muchas circunstancias, pero conviene tomar un litro y medio o dos al día. El riesgo de pasarse por beber demasiada agua es escasísimo frente al riesgo es quedarse corto.

Una buena nutrición es también importante para mantenerse bien psicológicamente. Una nutrición adecuada permite a la persona tolerar mejor las agresiones externas, las situaciones de estrés,” cuando vienen mal dadas”; todo se tolera mejor. “Esto del coronavirus nos trae locos a todos, por la tele, por el periódico, por lo que cuenta el vecino… y uno de los campos que condiciona menos la vida diaria es el de la alimentación; no es casualidad que el tema estrella en el confinamiento sea el de la cocina y las recetas. Además, desde el punto de vista psicológico ayuda el hecho de preparar, seleccionar alimentos, cocinar recetas que habitualmente se cuidan poco porque no tienen tiempo… Es un desahogo psicológico a cualquier edad  y participan hijos, abuelos y nietos.

Conviene tener en cuenta también que hay que combinar la buena alimentación con el ejercicio físico y que las dos cosas van de la mano. Las personas mayores, en general, se sacian más fácilmente y suelen ser más responsables a la hora de evaluar las cantidades, aunque hay que controlar algunas tentaciones como los dulces. Una norma importante, siempre, es la de tomar mucha fruta y verdura.

El doctor Ribera no considera necesario buscar una alimentación determinada para los mayores que han superado la enfermedad: que coman bien, con variedad de alimentos, buena hidtratación… No hace falta ningún régimen específico. Sí puede haber un problema con las vitaminas y no se puede descuidar la vitamina D, “que se asocia al metabolismo del hueso pero su influencia va mucho más allá”.

En cuanto a la necesidad de las personas mayores de salir a la calle en este confinamiento, opina que “no siempre se ha tratado el tema de las personas mayores de forma adecuada. Se empezó por decir que eran los mayores los que fallecían, una forma de estigmatizar; luego eso se ha ido amortiguando; se siguió por el tema de las residencias, que era muy previsible. Algunos han actuado de forma irresponsable y poco ético en Francia y Argentina donde se pusieron trabas para salir a personas de más de 70 años. Es absurdo. Los de 70 o de 80 son como las de 30 o 40, a efectos de derechos y de decidir por sí mismos. Si un mayor ha dado síntomas o es positivo, no puede salir, que no salga; pero no se les puede meter en un getto de la sociedad. Las normas generales son para todos, no por edad. La edad no debe ser un límite para nada.”

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí