Ventanas abiertas al cielo

0
10

 

Vi por debajo de mi barbilla,
respiré también y en paralelo
de la luz de dos farolas encendidas
que oscurecían la mitad del cielo,
a la mitad de las pocas partes
de las sombras de la calle
que a mis ojos le decían…

¡Mira  hacia arriba!

Quedan las voces
y la calma de tu pulso,
regalándole el agua
a la última planta que quedaba,
que te regalaron,
después de escuchar la voz en el pasillo
que al preguntar respondió…”Un hada”.

Al otro lado, quién sabe.
Nubes buscando el las montañas,
las almohadas,
cogiendo con las manos imaginarias
la arena de la tierra de una estrella lejana
que está a punto de nacer.

Árboles quietos que preguntan.
Pintura endurecida en la pared
soñando conmigo dentro de sus sombras,
formas en dibujos que casi nadie ve.

Si salto, vuelo con ellas, con las palabras.
Quedaría suspendido… en el aire.
Esperaría a ser respirado.
Y el vuelo imaginado sería
el beso de otra ave
que aparece de la nada,
y que me hace respirar.

losangelesnosmirandurmiendo.blogspot.com.es

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here