Una experiencia

0
234

 

Quedo quieto,
saboreando el perfume de tu mirada,

besando tus labios a distancia,
mientras recorría tu cuerpo con mis manos.
Manos invisibles para ti…
aunque sentiste su tacto,
y mi mirada.

Cuando giraste tu cara para buscarme,
nos quedamos por segundos quietos,
pensativos,

en medio del aire
un mismo color…

Segundos eternos
casi sin respirar,
hicimos el amor como en sueño,
luego volviste a mirar al frente
y yo a mi realidad.

Te volví a mirar, no sé porqué
y tu también a mí,
ya nunca lo sabremos.
Tú te marchaste
y yo me quedé sin ti.

Quizá te vuelva a ver,
a mirar como aquel día
y me acerque a ti…
esta vez para cogerte despacito y besarte
antes de que te marches
y me dejes sin ti.

 

losangelesnosmirandurmiendo.blogspot.com.es.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here