Sin estar dormido

0
1720
sin estar dormido

Te encontré sin estar dormido,
y adiviné,
en el borde de tus ojos,
que tus sueños
también eran los míos.

Paseamos por jardines repletos de luz
y de vida,
en la noches en que,
casi siempre y queriendo,
se nos hacía de día.

Latiendo al compás
nos dejamos llevar
al contarnos que,
en este mundo
cada uno ocupó su lugar
y que,

con el primero de los besos
en el agua del río,
los dejamos marchar.

Me encontraste sin estar dormida
y adivinaste,
en el borde de mis ojos
que mis sueños
también eran los tuyos.

Todas mis palabras de amor,
junto a mi corazón,
junto a mi vida,
son para ti.

Te encontré sin estar dormido
y tú me encontraste a mí.

Hagamos juntos el camino.

 

losangelesnosmirandurmiendo.blogspot.com.es

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí