La voz de mis secretos

0
72

 

Puerta de madera
abierta con dos pasos.
Rostro que mira,
ojos cerrados,
cara escrita con plata
hablando sin abrir los labios.

Urquijo,
atravesando el portal con sus cristales.
Una luz,
ventana que de frente
me devuelve lo que no quiero mirar.

Espero que la noche se marche
dejándome dentro de este mismo salón
que no perdí.

Bebo vino y me alimento
amarillo dentro del cristal,
fugaz por mi cuerpo hambriento.

Luna, te quiero mirar
y no te encuentro.
Las campanas son el eco de mi ansiedad,
habitación de farola anaranjada
iluminas mi silencio que añoro
y que anuncia la verdad.

Pasos hacia atrás,
madera sin pies
contando los segundos que no veo.

Me alejo hacia el rincón más solitario
y pido perdón por nombrarte
sin haberte conocido.
Ahora que las horas son en paz
y el aire es el único suspiro.

Mirando la parte de mi mano desnuda
cerré con llave los labios por no hablar,
detrás de la puerta cruda.
Ahora que no digo más que la verdad
me quedo con el tiempo que respiro
y se aumenta hacia un cielo en libertad.

¿Puede el fin con lo desnudo?
Dime tú que estás
detrás del cristal.

losangelesnosmirandurmiendo.blogspot.com.es

Tomás Martínez
Artista polifacético dedicado a la poesía desde que era niño y a la pintura. Él mismo recuerda “aquel diario con llave de tapa roja que escribía y guardaba cada noche en una caja de vinos, a la edad de 6 años. Me enamoré sin querer de aquel papel en blanco y más cuando lo llenaba con mis pensamientos. Ver aparecer las palabras con la tinta de un bolígrafo: era emocionante. Luego, como en todas las vidas, empezaron a pasarme cosas. La tristeza y la alegría empezaron a salir de mí a cada momento como guiadas por un río invisible, y no podía parar. Y del poco a poco, al hoy”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here