Entre los muros blancos

0
174

La sangre atragantada
al pasar por la garganta.
Es la tierra teñida de color
y llena,
y repleta de la luz del amanecer
quedándose amarrada
y despertando
dejándome querer.

El perfume es un pétalo
agarrado en la palma de los dedos,
el delirio un susurro
muy cerca del oído
y derramado por la voz
de quien lo ama.

Todo lo vivido un cuerpo,
un abrazo,
y notas musicales al pasar.

Quedan hojas enredadas
entre los muros blancos
y pintados de letras gigantes
sin sentido.

Quedan los árboles secos
mirando la autovía
y la lluvia arrojando su paso
por el tiempo,
llenos de sangre y pincel
acurrucados dentro de su propio llanto.

Manos envejecidas
y llenas de rostros
y de cuerpos
que no son de él.

Todo vuelve,
como los pasos,
dejando una huella al caminar,
el aroma de la piel
no se olvida
y necesita de un beso
a la orilla de la arena
para volverá a ser
la mejilla de tus labios
el dulce en los míos
llenándose de miel.

 

http://losangelesnosmirandurmiendo.blogspot.com.es.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here