Con dos cafés en el balcón

0
130

 

El latido
es un corazón medio besado
en la cima de una montaña,
alumbrada y no apagada,
que siente que la luz
vuelve siempre,
con la única necesidad
de despertar.

Luna transparente que ilumina.
Las mañanas son el cielo.
Un cuerpo en forma de dos
o dos miradas que se acercan
con dos cafés en el balcón.

El perfume queda amarrado para siempre
en la piel de la almohada.
Los sueños se grabaron en la memoria,
como se graba el sonido
en el cielo de las olas
que a la tarde,
por la arena solitaria y fría,
se deja acariciar.

Cien palabras y una sola
buscando dentro de las macetas sin tierra
el fruto de lo que siempre se recuerda.


La noche es el murmullo
en el corazón del alma
que se habla siempre dentro de ella,
y refleja y que enciende,
a su entender,
el alma de dos almas
dentro de un corazón.

losangelesnosmirandurmiendo.blogspot.com.es

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí