Brillo azul

0
148

 

Un sofá
muy cerca de la cocina.
La luna en movimiento
ahora anuncia su cuento,
mañana lo volverá a contar.

No deja sombra,
no tiene sed
y no muere de hambre.

Alimentada
por el reflejo del hombre,
desaparece dentro de su almohada
para volver a despertar al día siguiente
más cerca o más lejos que ayer.

Quién llevará mis cenizas en su espalda,
quién levantará en el aire
mi cuerpo lleno de polvo.

El camino de la vida
es el mismo que al faltar
vuelven a pisar
los hijos y los nietos
con la voz de un: “No dejes nunca de observar”.

La distancia que me separa de ti
es un segundo en un reloj
que nunca marca las horas,
que sin querer las recuerda
o las espera junto al mar
cuando la luz del atardecer
es más suave.

O cómo saber
cuándo quedé
si no llevo reloj…

Esperaré…

 

losangelesnosmirandurmiendo.blogspot.com.es.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí