Azul de mar

0
118

Es acercarse a la ventana.
Mirar el cielo.
Aunque los árboles escondan la mitad del horizonte
otra mitad veré mañana.

Cierro los ojos,
sintiendo los labios
en las nubes que me quieren besar.
Mezclo orilla con arena,
oído con verbena,
tan cerca de las olas
que tan lejos están.

Saltó mi corazón de un tercero.
Sin escaleras,
sin ascensor,
quedando el cuerpo tumbado
cerquita de un jardín
con una sola flor.

Ahora puedo mirarte
y beberme ese orujo…Miajadas,
canto a la mirada
un solo ojo y sin querer,
devuelve por puro placer
sonrisas al amanecer
con sus pies de lunas blancas.

Una, luna y descalza
nómbrame de madrugada
y a sorbos responderé por ti
mirándote fijamente,
como humo saliendo de mis caladas.

Ahora es la hora de los valientes,
de los que escriben sin pensar
bajando el río con su corriente,
mirándote fijamente
dejé mi vida pasar.

Lluvia, dame en la cara.
Seré una gota.
Sin más.

 

 

losangelesnosmirandurmiendo.blogspot.com.es

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here