«El éxito auténtico es aquel que puedes compartir»

0
142
Esta es una de las muchas afirmaciones sobre lo que realmente ha de guiar el camino, «la carrera de la vida», que nos argumenta el piloto de motociclismo Isidre Esteve. Acaba de publicar el libro Las 6 etapas de la vida, junto al directivo Joan Elías, con Amat Editorial, con el que pretende ayudarnos a superar las adversidades que se presentan en la vida y a alcanzar el éxito auténtico, utilizando el símil con el mundo del deporte. En nuestra charla descubrimos a un hombre valiente y sensato, cuyo espíritu de deportista de élite marca en muchos aspectos su filosofía de vida, sabiendo disfrutar de las victorias y sabiendo cómo asumir las derrotas. 

 

¿Qué os lleva a Joan y a ti a publicar este libro?

Joan y yo nos conocimos en el año 2008, a través de la Fundación MGS, quienes querían organizar unas charlas de motivación, de superación para sus trabajadores. Hacía poco tiempo que yo había sacado mi primer libro, La suerte de mi destino, que les gustó y querían que compartiera mis vivencias. Joan se encargaría de trasladar mis vivencias en el mundo del deporte al ámbito empresarial, como ejemplos de cómo afrontar diferentes situaciones en la vida. Desde ese momento hasta hoy (hasta antes de la pandemia), Joan y yo hemos ido dando esas conferencias todos los años para esta empresa. Empezamos con sus trabajadores para seguir con los hijos de los trabajadores. Después hemos terminado dando conferencias por toda España, también en institutos, y hace tres años pensamos que estaría muy bien que el contenido de estas conferencias la gente se lo pudiera llevar a casa. Entonces decidimos hacer un libro de todo lo que hemos ido contando en estos 10 años, de las conclusiones que hemos ido sacando, de nuestras vivencias y de lo que nos han aportado, también, las personas a las que nos hemos dirigido.

 

Como dices, ahora tenemos la posibilidad de llevarnos esas vivencias a casa en este libro porque ¿hay que aprender a jugar esta carrera de la vida a nivel individual? 

Sí, claro. La verdad es que cuando acabamos las conferencias que impartimos ahora a chavales de institutos, iniciamos un coloquio con ellos. Ha habido una parte de preguntas pero también ha habido una parte muy importante de compartir reflexiones de cada uno. Ha habido debates muy bonitos sobre qué es la felicidad, cómo la entiende cada uno y cómo la puede llegar a alcanzar, se ha hablado de futuro… Lo bueno que tiene la conferencia, y lo que esperamos del libro, es que sirva como manual de consulta de la vida, según lo que te está ocurriendo y cómo lo estás afrontando. Eso es lo que queremos con el libro, que te ayude a ver dónde estás, en qué situación te encuentras y qué podrías aplicar para intentar mejorar, dar pasos hacia adelante para salir de una situación concreta.

«Cuando existe ética y bondad, hasta los problemas más grandes son más fáciles» 

 

El libro invita a pararse en más de una ocasión y, siendo muy honesto contigo mismo, hacer eso que a veces nos da miedo: mirar hacia dentro y analizar lo que vemos. 

Sí, no es un libro que puedas leer como si fuese una historia. Es mejor ir por capítulos, ir hacia atrás, volver hacia adelante. Preguntarte: ¿en qué etapa estoy, en la de las piedras, en la de los premios? ¿Estoy descubriendo algo? Hay un mensaje en el que hemos insistido mucho: es muy importante hacer las cosas bien. Hablamos de la bondad, de la ética profesional, de que no todo vale en la vida. Muchas veces oímos decir que a los que ejecutan mal las cosas siempre les sale bien. Pero hay que preguntarse: ¿Y por la noche pueden dormir? Hay que irse a la cama y estar tranquilo porque has hecho lo que debías, de la forma que había que hacerlo. ¿Esto no es importante ahora? Para nosotros sí que lo es y así lo intentamos trasladar en el libro.

 

De hecho, decís en el libro: «La naturaleza de la carrera de la vida ha de emanar de la bondad». ¿Por qué es tan importante la bondad?

En estos diez años hemos vivido muchos debates sobre la vida y sobre cómo hay que hacer las cosas, sobre cómo las estamos haciendo, qué les estamos inculcando a los jóvenes. En todas estas conversaciones siempre hay una frase que se repite: «Una mala persona no puede ser un gran profesional». Jamás podría serlo porque la convivencia con tu equipo de trabajo, con tu entorno, debe ser buena. Cuando las cosas no están bien, todo es muy complicado. En cambio, cuando existe esa ética, esa bondad, ese comportamiento, hasta los problemas más grandes son más fáciles.

 

Isidre, ¿por qué hay que perder para ganar? 

En el mundo de la competición se dice que para ganar un poco siempre tendrás que perder un mucho. En la competición siempre gana uno, el segundo es el primero que pierde y el tercero muchas veces la gente no sabe quién es. Cuando lo que pretendes es hacer todo para estar ahí arriba, vas a tener que dejar de lado muchas otras cosas. Tendrás que sacrificar muchas cosas que te gustan para aunar toda la energía en una. Necesitas todo el esfuerzo para poder llegar arriba. No se puede tener todo. Si quieres triunfar en algo, tendrás que dedicarle más del 100 % a ello y tendrás que dejar cosas en el camino que también son buenas, pero es así.

 

«Una mala persona no puede ser un gran profesional»

 

Ya que hablas de triunfos, y remitiéndonos al final del libro, al Decálogo de la carrera de la vida, ¿nos explicas qué es el éxito auténtico? 

El éxito auténtico es aquel que puedes compartir, el que cuando lo consigues solo tienes que mirar a los ojos de la gente que tienes alrededor, y ver que aquello es lo que queríamos todos. En el mundo de la competición de élite, cuando ves el podio con los ganadores, ves eso, a tres personas sobre el cajón. Y todos piensan qué buenos son. Pero no se puede olvidar a la gente increíble que están detrás, sin los cuales no sería posible. El éxito auténtico es la capacidad de compartirlo con todos ellos. Quienes lideramos los proyectos tenemos la obligación de mantener ese equipo unido, de agradecerles lo que hacen, y de tenerles muy motivados para que el año próximo vuelvan a trabajar más y mejor, para intentar volver a estar allí arriba. El éxito auténtico es cuando uno sabe que ha conseguido las cosas de forma ética, es decir, con bondad, ha tenido capacidad para tener un equipo unido, y cuando hay que disfrutarlo somos capaces de disfrutarlo todos juntos. Pero, del mismo modo cuando perdemos, todos asumimos también nuestra parte de error.

 

Sin abandonar el Decálogo, ¿qué hay que hacer cuando llegan las adversidades a la vida? 

Primero hay que afrontarlas. Las adversidades están ahí y van a estar siempre. No todo es bueno siempre, ni siempre le va bien a todo el mundo. Todos tienen sus momentos buenos y no tan buenos. Cuando se presentan esas adversidades hay que analizarlas, marcarse objetivos. En el año 2007 yo tuve un accidente en moto y a consecuencia de ello voy en silla de ruedas. Estuve tres meses y medio en la UCI del Hospital Vall D’Hebron, una situación en la que ves que, de repente, desaparece tu proyecto de vida. Te quedas sin herramientas, no sabes qué vas a poder hacer en el futuro, ni cómo. Todo aquello que habías pensado que harías, no lo puedes hacer. Cuando esa adversidad es tan grande, tienes que volver a fijar el objetivo. Recuerdo que en aquel momento dije: «Mi objetivo solo es uno: solo quiero vivir. No sé cómo, sé que quiero vivir». Cuando esa adversidad llega hay que asumirla, replantear otra vez el objetivo y volver a crecer.

 

Isidre también llama la atención tu dedicatoria en el libro. ¿Es cierto que no cambiarías nada de lo que te ha pasado? ¿Todo merece la pena?

Sin duda. En mi caso personal ha habido muchos altibajos porque el mundo del deporte es así, pero luego está la vida. Es muy importante quién tienes al lado en cada momento, saber que donde tú no llegues habrá otras personas que lo hagan, tener ese soporte es importante. Hay que ser agradecido a la vida y ver que las cosas, por muy negras que vayan en muchos momentos, siempre vuelve a salir el sol, volveremos a hacer cosas de forma diferente a como las hacíamos antes, pero vamos a poder hacer cosas.

Volviendo al Decálogo, ¿por qué nunca se es demasiado mayor para soñar?

El título de las conferencias es Cómo perseguir la carrera de tus sueños. Una carrera que es para todos. Los niños de pequeños tienen un sueño que es su proyecto de mayores. Y hay que soñar siempre. Igual no consigues ese sueño pero al menos debes probarlo. Cada uno tiene que intentar encontrar cuál es su talento, cuál es su ilusión, su sueño. Y no hay edad para esto. Hay gente que encuentra su proyecto a los 16 años, otros a los 30 y hay gente que encuentra su proyecto a los 60. No creo que la intensidad de los sueños sea mayor en una época que en otra, que reporten más felicidad a una edad que a otra.

 

¿Cómo evitar que el miedo te paralice y te aleje de tus sueños?

En mi opinión lo más importante en ese momento es la calma. Debería existir un reloj que pudiésemos parar en ese instante de pánico, y en ese tiempo poder pensar qué debemos hacer. Porque al final cuando nos paralizamos somos muy peligrosos, y normalmente tomamos decisiones erróneas. En la competición, cuando estás muy perdido, cuando todo va mal, lo más importante es la calma, parar, pensar, analizar qué nos ha traído aquí, dónde nos hemos equivocado, y a partir de ahí rehacer el camino.

 

Ya al margen del libro, Isidre, has participado en el último Dakar con Repsol Rally Team. ¿Cómo ha ido todo? 

Con la pandemia no podemos hacer las cosas como quisiéramos, muchas veces, ni como tenemos planificado. Tenemos un coche muy bueno, un equipo maravilloso, pero no tuvimos oportunidad de hacer kilómetros antes del Dakar. Hicimos el de Andalucía pero fueron muy pocos kilómetros y no en arena. En Dakar todo fue muy bien pero, a dos días del final, rompimos una pieza importante del coche que nos hizo perder dos horas, y bajamos en la general del 20 al 28. Pero creo que en el futuro lo vamos a hacer mucho mejor. Tenemos aún dos años por delante de proyecto que nos van a permitir mejorar bastante. A ver si podemos empezar pronto a correr con el coche.

 

 

Isidre Esteve: piloto de rallies. Varias veces campeón de Enduro y campeón de España de selecciones autonómicas. Como él mismo nos cuenta, en 2007 tuvo un accidente que le obligó a reconsiderar su vida y su participación en el mundo del motor. Tras una dura recuperación, Esteve ha seguido compitiendo hasta la actualidad en el Rally Dakar con automóviles adaptados. En 2011 presentó la Fundación Isidre Esteve con el propósito de ayudar a las personas con discapacidad a reinsertarse en la sociedad y tener una vida digna. De sus experiencias surgieron otros dos libros: La suerte de mi destino e Imparable.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here