Elimina las cargas del pasado

0
512
liberar el pasado

¿Sabes que algunas de nuestras trabas en las relaciones interpersonales se deben a cargas que traemos del pasado? ¿Qué conoces de la liberación genética? ¿Cómo invalidar los pactos kármicos heredados de nuestros familiares? Desde el Coaching te acompaño en tu proceso.

 

¿Qué pacto has firmado de forma previa a tu encarnación? Posiblemente no sepas dar una respuesta concreta; sin embargo, siendo consciente de tu realidad diaria puedes llegar a discurrirlo. “Con los pactos ancestrales, también los votos kármicos, establecemos lealtades de forma implícita o explícita”, dice Alberto Lozano, experto en Psicogenealogía y creador del método de Liberación Genética; “también podemos heredarlas de nuestros antecesores y firmamos esos contratos por amor a la familia; de ahí los asuntos que repetimos a lo largo de nuestra vida y que tienen que ver con los diversos niveles del ser humano: mental, emocional, físico y material”.

El profesor Lozano es un terapeuta experto en PNL (Programación Neurolingüística) y ha participado en el reciente congreso virtual “Transformación Cuántica” organizado, a su vez, por la coach Sami Osorio. “Hay personas con problemas de sexualidad, de intimidad o con las relaciones sentimentales que pueden ser el resultado de estos pactos para sanar, de esas lealtades que se han firmado, bien por ellas mismas en otras vidas, bien por sus antepasados”.

liberarse

Cambio de roles

Dice este experto que, en la unidad familiar, “los mismos seres, las mismas almas, los distintos personajes nos hemos reencontrado en otros planos y momentos”; “elegimos hacerlo de nuevo en la misma familia, intercambiando los roles para aprender de tales experiencias”.

Pone Lozano como ejemplo haber firmado un pacto de abstinencia sexual, por lo que en esta vida el individuo no tendrá pareja debido a ese asunto kármico que está pendiente.
“Es una forma de resolver el sufrimiento que hayamos podido causar a otros, no permitiéndonos ni amar, ni ser amados”; no obstante, “estos asuntos kármicos son, en realidad, cargas que nos impiden ser felices en esta vida”; de ahí que el profesor Lozano nos proponga “disolver estos acuerdos o votos kármicos en el presente”.

De esta forma podemos aprender y evolucionar de modo asertivo, pues “hemos de darnos cuenta de que estos pactos ya no tienen sentido”, dice Alberto Lozano; “estas lealtades que hemos firmado están desfasadas; en su momento lo hemos hecho bien por amor, bien por un sentido del miedo, de la vergüenza o de la moralidad, más hay que desprenderse de tales votos para ser felices”.

ser feliz

¿Qué contrato firmaste?

Obediencia, abstinencia, carencia y autodestrucción dan nombre a los cuatro formatos de pacto que, bien nosotros mismos, bien nuestros antecesores, hemos firmado. Veamos las características que los identifican:

Obediencia. Este voto o pacto impide que lideres tu propia vida, que pongas límite a las personas, que evites que otros te manipulen y propicia, por tanto, que los demás se aprovechen de ti. “Es un voto relacionado con el poder”, dice Lozano; “en algún momento, en tu árbol genealógico ha existido un abuso de poder, de autoridad, lo que ha generado el sufrimiento en otras personas, las cuales han podido perder hasta la vida”. Dice este experto que ahora se da una polaridad para trascenderlo, tras ser experimentado por la persona.

Abstinencia. Se traduce en la falta de amor. Es el resultado de haber abusado, de haberte extralimitado en asuntos sentimentales (maltrato, abuso, violación, celos, infidelidad y adulterio). “También incluye el incesto que, a menudo, puede verse en la transgeneracional”, dice Alberto Lozano; “por lo que se expresa en relaciones sentimentales insatisfactorias, de escasa duración, infidelidad de las parejas y falta de apetito sexual”.

Carencia. “Este pacto tiene que ver con lo material”, dice Lozano; “en este sentido, no te permites ser abundante ni próspero, pues en una encarnación anterior has estafado o robado”. Se expresa mediante la escasez de dinero en momentos de trauma, desavenencias familiares y dramas. “Un acto cometido por ti en relación con el dinero implicará que te cueste generar riqueza o beneficios económicos en el presente”.

Autodestrucción. También denominado pacto de Sufrimiento, tiene que ver con el mundo mental, del juicio. Se refiere a aquellas acciones que llevan a manipular a otras personas en beneficio propio. “En esta vida se produce un sufrimiento cognitivo, por lo que le darás muchas vueltas a las cosas, tendrás miedo de tomar decisiones, te sentirás mal contigo mismo”, dice Alberto Lozano, que hace un apunte más: “este es el pacto que tienen las personas que se suicidan, ya que su mente genera pensamientos en bucle que provocan su autodestrucción, es una tortura psicológica hacia ellos mismos”.

 

Disolver el pacto

“Para evolucionar de forma satisfactoria es preciso eliminar estos pactos”, sugiere Lozano; “de esta forma encontraremos el bienestar, la paz interior, la abundancia y la prosperidad que todos merecemos en nuestra vida, a todos los niveles”.

Este experto nos propone un ritual para anular esos votos kármicos o pactos en seis pasos:

• Nos tomamos un momento y espacio de tranquilidad, a solas, como hacemos al meditar. Prendemos incienso en nuestro rincón o altar. Iniciamos la meditación a través del medio que cada cual emplee en la conexión consigo mismo.

Estado de plegaria. Formulamos el decreto siguiente (modificando aquello que se refiera a nuestro propio pacto, a través de aquello con lo que vibremos). “Yo (nombre y apellidos) con ayuda de la energía universal, de mis guías espirituales y de los seres de luz, rompo ahora cualquier pacto o acuerdo establecido por mí o por mi familia, en ésta o en otras vidas, de (obediencia, abstinencia, carencia o autodestrucción) ahora y me abro por completo a (aquello opuesto a la consecuencia de cada pacto: libertad de acción, al amor puro y el placer, a la abundancia y prosperidad o a la evitación del juicio y la felicidad) que me merezco. Que así sea, gracias, gracias, gracias”

Respiración profunda.

Golpear los cantos exteriores de las manos, donde están situados los dedos meñiques, entre sí (es un meridiano de energía); mientras, respiramos profundamente.

• “Dejamos sentir la vibración generada por nuestro propio cuerpo”, indica Alberto Lozano; “notamos cómo se va disolviendo la parte implicada en el pacto, sentimos cómo la energía se eleva y salimos finalmente del bucle”.

Repetimos cada oración tres veces, golpeando después el meridiano de energía. El experto Alberto Lozano nos invita a “utilizar palabras que sean creativas y motivadoras para nosotros, que nos impulsen”.

Desde el Coaching, durante estos días te propongo realizar el ejercicio para limpiar tus cargas kármicas, para disolver ese pacto que ya nada importa cuándo, dónde o quién lo firmó. Para ello, te invito a que reflexiones en la siguiente verdad: eres un ser bello de luz, que merece todo el amor incondicional, la compasión empática y la felicidad a todos los niveles.
¡Feliz Disolución de Pacto! ¡Feliz Coaching!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí