Amor, Amour, Amore

0
28

¿Qué es para ti el amor? ¿Es sólo pasión? ¿Quizás ternura? ¿Cariño y comprensión? ¿Es intimidad? ¿Es una fuente de alegría o por el contrario te produce malestar? ¿Crees que hay varios tipos de amor o sólo uno? ¿Amas a alguien? ¿A ti te aman? ¿De qué y de quién te has enamorado a lo largo de tu vida? ¿Es el amor compromiso?

Estoy enamorada y no sólo de mi pareja; he amado a más de una persona al mismo tiempo y sé que me han amado y que actualmente el amor es uno de los elementos que están presentes en mi vida. No te escandalices: se trata de que el concepto que tengo del amor es tan amplio como para abarcar la pasión, la ternura, la comprensión, la intimidad, la cercanía, el afecto, la unión, la excitación y hasta el compromiso. De tal manera que es posible amar a las personas, sean o no tu pareja o familiares; se puede amar a tus hijas, a tu madre, a tu profesor, pero también a tu mascota, a la naturaleza, a los objetos con los que tenemos vínculos del recuerdo y hasta una idea, un proyecto o una misión en la vida.

Es que el amor es una emoción muy poderosa, relacionada con el bienestar emocional y la felicidad y tan amplia como deseemos. Incluye la mayor parte de nuestros sentimientos agradables e intensos y nos lleva a la acción, a movilizar mucha energía. Hay una teoría deliciosa a propósito de los diferentes tipos de amor, que debemos a un señor apellidado Sternberg, quien a finales de la década de los 80 del pasado siglo propuso una definición a resultas de la combinación de tres elementos: intimidad, pasión y compromiso.

La intimidad se refiere al deseo de mantener una relación de cercanía, afecto y unión con otra persona; la pasión implica la excitación mental y física, mientras que el compromiso tiene que ver con el compañerismo. Dice Sternberg que ninguno de estos conceptos permanece estático, evolucionando a lo largo de la relación y otorgando a ésta las características de amor romántico, de compañero, apasionado, vacío, fatuo y pleno, que también existe este último, al menos como objetivo utópico de referencia.

La intimidad se desarrolla de forma más rápida al inicio de la relación con la otra persona, para posteriormente ir enlenteciéndose; la pasión es intensa en principio, sigue aumentando, sigue creciendo, alcanza un tope y desciende hasta un nivel moderado; por lo que respecta al compromiso, es lento en inicio y se nivela cuando se alcanza un equilibrio entre lo que se da y se recibe.

 

¿Cuál es tu tipo de amor?

El modelo defendido por Sternberg se expresa gráficamente mediante un triángulo equilátero, con todos sus lados iguales, en cuyo ángulo superior se situaría la intimidad, la pasión en el ángulo inferior izquierdo y el compromiso en el inferior derecho. El equilibrio entre los tres daría lugar, en el centro, al amor pleno o perfecto, capaz de equilibrar intimidad, pasión y compromiso a partes iguales. Amor romántico es el que suma pasión e intimidad; “se produce cuando las personas se atraen tanto emocional como físicamente, aunque esa unión no lleva parejo el compromiso”, dice Sternberg. Intimidad y compromiso dan lugar al amor de compañero, que se conoce también como amor conyugal o verdadero, con expresión de sentimientos de ternura y profundo cariño.

El amor fatuo mezcla pasión y compromiso; suele darse en relaciones en las que aún no ha transcurrido el tiempo suficiente para alcanzar la intimidad. Existen también el amor vacío, basado únicamente en el compromiso, sin pasión ni intimidad que valgan y el amor apasionado o enamoramiento “un estado de intenso anhelo por la unión con el otro”, en palabras de Hatfield y Rapson, quienes así lo definieron en 1993.

 

Consecuencias que tiene el amor

Estos dos últimos expertos relacionan el amor apasionado con las emociones de asombro y al mismo tiempo de agobio pues “los sentimientos apasionados están mezclados con otras emociones intensas tales como la alegría, la soledad, tristeza, miedo e ira”; dicho mix emocional lleva a menudo a experiencias y reacciones fuertes. Son también Hatfield y Rapson quienes, hace 20 años, enunciaron las recompensas que obtienen las personas durante el proceso de enamoramiento (amor apasionado): momentos de regocijo, expresados mediante sentimientos de euforia, excitación y satisfacción; sensación de sentirse entendidos, aceptación; compartición en el sentido de unión con el otro; sensación de seguridad, de superación y efectos beneficiosos para el sistema inmunológico, que se fortalece, protegiendo a aquellos que se aman.

Son también los expertos quienes aseguran que, en el otro extremo, cuando una relación fracasa o se rompe, algo similar ocurre con la autoestima de las personas; es más, se dice que aquellas parejas que finalizan su relación o cuando se produce el divorcio, sus miembros alcanzan una alta vulnerabilidad frente a enfermedades físicas y psicológicas.

 

Nos conviene estar enamorados

Desde el Coaching te propongo entrenar esta emoción de emociones, tan imbricada en nuestra cultura y en nuestro acervo de especie como para abarcar desde el ámbito fisiológico al emocional, pasando por el psíquico, social o genético. El amor es capaz de crear una reacción en cadena de emociones positivas como la alegría, la aceptación, el bienestar emocional, la ternura, la pasión, la empatía, la comprensión, la compasión, el compromiso o la gratitud. Te invito a que te enamores de todo lo que te sea posible, empezando por las cosas pequeñas y abarcando lo que la vida te brinde.

Como herramienta, te propongo que cojas lápiz y papel y traces en él cuatro líneas verticales que delimiten tres columnas: en la primera, empezando por la izquierda, apunta a todas las personas, seres y cosas a las que quieres; en la siguiente columna, escribe el motivo y el tipo de amor que sientes; en la tercera columna, anota cómo puedes manifestarles ese sentimiento. Si se trata de un ser animado las expresiones de ternura, cariño, los abrazos y los besos pueden ser muy elocuentes. Si es el caso de un objeto, ¿qué te parece colocarlo en un lugar preferente, que te permita verlo y sentirlo más a menudo? Si se trata de ti misma, enhorabuena por tu buen gusto, pues sin llegar al narcisismo, amarse suele ser buena estrategia.

¡Amor Feliz! ¡Feliz Coaching!

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here