¿Te sientes excluido?

0
252
exclusión
Ilustración de Ágata del Barco, @agatadelbarco.

A veces, en las familias se producen exclusiones, apartando a alguno de sus miembros, bien sea porque la persona trasciende o desaparece, o simplemente porque el clan, el grupo familiar, decide que aquélla es “non grata” entre sus filas. ¿Qué ocurre entonces con el rechazado? ¿Se produce algún efecto en el sistema familiar? ¿Cuáles son las consecuencias de apartar a uno de los nuestros? Desde el Coaching, te invito a descubrirlo mediante las Constelaciones Familiares

 

“Pertenecemos a un sistema, el familiar, el cual tiene sus propias leyes que, de no cumplirse, puede dar lugar al surgimiento de conflictos”, dice Paloma Crisóstomo, maestra de Autoconocimiento y facilitadora de Constelaciones Familiares; “Dentro de ese sistema, todos los elementos están interrelacionados, por lo que, si se excluye a uno de ellos, se estará rompiendo la estructura, con lo que el resto de los integrantes llevará cargas energéticas adicionales, compensando así el desequilibrio producido”.

Se refiere esta experta a una de las leyes de las Constelaciones, la de Pertenencia, que se enuncia como “nadie puede ser excluido”; “Cuando somos jóvenes, no nos sentimos parte de sistema alguno; creemos que aquello que nos proponemos lo conseguiremos”; “Sin embargo, al llegar a cierta edad nos damos cuenta de que no es así, pues hay cosas que se resisten, a modo de muro que se sitúa frente a nosotros, el cual no podemos traspasar”

“Otras veces podemos sentir cómo algo tira de nosotros, quedando atrapados en una situación que desconocemos, sin poder avanzar”, dice Paloma Crisóstomo.

familia
Ilustración de Ágata del Barco, @agatadelbarco.

Evitar la sobrecarga

A Bert Hellinger, teólogo alemán, debemos el desarrollo de la terapia familiar de las constelaciones, dentro de la denominada psicología Sistémica. “Hellinger nos descubre que además del ADN genético existe un ADN emocional”, dice Crisóstomo, profesional avalada por el propio creador de las Constelaciones Familiares; “yo estoy aquí gracias a mis padres; éstos, a su vez, gracias a los suyos y así seguiremos ascendiendo por el sistema familiar o constelación”.

Según explica esta experta, al ser la emoción un campo energético, cuando actúa transforma esa energía; “hay también un campo emocional en nuestros ancestros, el cual pasa a los descendientes”.

Este aspecto transgeneracional supone que, en el caso de existir algo sin resolver, por ejemplo una exclusión, se transmitirá a los siguientes, a no ser que alguien consiga la sanación.

En el caso de una persona excluida, sea por los motivos que sea, el sistema familiar la obvia y rechaza, prefiere no saber nada de ella “es alguien a quien el clan ha cerrado el corazón”.

“Cuando hay un problema y rompo con una persona, cuando la excluyo por la razón que sea, lo que estoy haciendo es inducir una sobrecarga al resto, a la siguiente fila en el sistema familiar”, dice Paloma Crisóstomo; “la constelación abre el ADN emocional, el campo de los excluidos”.

constelaciones
Ilustración de Ágata del Barco, @agatadelbarco.

Sanación consciente

María y Javier forman pareja desde hace varios años. Pasado un tiempo, aparece una segunda mujer, Marta, y Javier rompe con su primera esposa. Esto último lo hace como mejor sabe, volviéndose hacia Marta y creando así un nuevo sistema.

La primera esposa, María, queda excluida, sintiendo soledad y tristeza; algo está pasando, se genera un campo energético en el que a María no se le ha reconocido ni agradecido su papel de primera esposa.

Pasa el tiempo y Javier y Marta tienen una hija, Laura. Cuando se hace mayor, la joven ve cómo los hombres pasan por su vida, sin quedarse. Es decir, el campo energético de la desdicha de María pasa, a través de Javier, a la hija de éste y Marta. Laura no comprende la fugacidad de sus relaciones sentimentales.

“La primera mujer está en un campo de tristeza, lo que implicará cargas para los descendientes del sistema”, dice Crisóstomo; “es lo que explica que Laura tenga que vivir su dolor, el de María, que es la figura excluida”.

“En los sistemas hay muchos excluidos por diversas causas y también muchos campos emocionales de dolor, que siguen pasando de generación en generación”, dice esta maestra de Autoconocimiento; “pero en constelaciones no existen bandos, sino que hay sanación y orden; es como una cirugía del dolor”.

Parte del sistema está formado no sólo por los consanguíneos, sino por los que tienen relación emocional con aquéllos. Esto explica que, en ocasiones, uno se pregunte cómo es que está ocupando ese lugar con cargas.

“La vida jamás se equivoca, es pura sabiduría”, apostilla Crisóstomo; “desde el autoconocimiento, venimos a tener un aprendizaje concreto, para lo cual voy a la universidad específica, donde dispongo de todo el material”.

“Nada es al azar, ya que estoy dentro de un campo de evolución, de desarrollo”, dice esta experta en Constelaciones Familiares; “a veces no comprendo qué está pasando y voy en contra de estas leyes, si bien es cierto que, si estoy aquí, es porque es lo que requiero para mi evolución”.

¿Cómo arreglamos esto? “Una constelación sana, vivan o no las personas implicadas en el sistema”, dice Paloma Crisóstomo, quien se refiere al ejemplo anterior: “Javier es quien ha dejado o desarreglado las cosas, por lo que es él quien, con el uso de palabras clave, ha de dirigirse a María para decirle que lo siente, que ella fue la primera y que le agradece todo lo vivido”.

Marta también ha de dar las gracias a María, ya que ésta le ha dejado el lugar, su espacio: “tú eres la primera, yo la segunda”. Una vez sanada la situación, Laura estará libre, pues se habrá colocado el sistema familiar.

“Cuando actúas en un punto, repercute en el resto”, dice Paloma Crisóstomo; “si lo haces de verdad, te abres, aceptas y te atreves, aparecerá todo lo que necesites, ayudando a la sanación de todos los excluidos en ese sistema”.

Esta experta asegura que la constelación no sólo sana el campo emocional y energético, sino que también da un lugar al excluido, con lo que los descendientes ven aligerada su carga.

“Al hacer una constelación empiezan a pasar cosas”, dice Crisóstomo, para quien lo relevante es que “hay que estar disponible para que la verdad salga, aunque nos duela”; “al aflorar la verdad, se produce una liberación, una alegría, pues se da lugar a todo y todo se coloca”.

orden familiar
Ilustración de Ágata del Barco, @agatadelbarco.

La ley del Orden

La terapia sistémica basada en las constelaciones familiares tiene sus propias leyes o principios, enunciados por Hellinger. La de Pertenencia implica que necesitamos sentir que pertenecemos para sobrevivir.

El principio de Jerarquía se refiere al orden familiar, donde los padres tienen prioridad antes que el hijo. “Este orden se ha roto, pues el hijo se considera superior a sus progenitores, no los respeta y mediante menosprecios y rechazos se atreve a decirles lo que tienen que hacer”, dice Paloma Crisóstomo, que considera que “cuando el orden se rompe, lo hace del todo”.

“Tus padres son los grandes, te han dado la vida, por lo que has de volverte e inclinarte ante ellos, dándoles las gracias”, propone la terapeuta sistémica; “si agradeces a quien te ha dado la vida, ésta se te abre”.

Existe un tercer principio o ley, de Equilibrio o Compensación, que consiste en llegar a la armonía entre el dar y recibir (a excepción de padres e hijos, dado que los primeros dan algo que no puede compensarse: la vida)

“En una constelación hacemos una siembra, aunque es la persona quien consigue que florezca”, dice Paloma Crisóstomo; “se requiere un tiempo, pues la ubicación lo necesita, por lo que no es extraño que sea a partir de los dos años cuando todo se vaya colocando”.

Si has llegado hasta aquí, te confío algo muy importante para mí: estoy sanando mi historia familiar mediante la terapia de las Constelaciones y hay un punto relevante en todo ello que aprovecho para destacar en palabras de la experta Paloma Crisóstomo: “Es importante ser consciente de para qué se estaba en ese lugar, cuál era la misión y cuál el aprendizaje”.

¡Feliz Inclusión Constelar! ¡Feliz Coaching!

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí