Principales síntomas del párkinson

0
505
parkinson

El Parkinson es una enfermedad degenerativa caracterizada, principalmente, por la pérdida de las neuronas cerebrales productoras de la dopamina, un neurotransmisor que controla la función motora del organismo. A medida que la enfermedad progresa, la cantidad de dopamina que produce el cerebro disminuye afectando al movimiento y la coordinación de la persona que la padece.

Hoy en día, no se conoce la causa de por qué las células nerviosas que fabrican dopamina se deterioran y mueren, aunque se considera que podría deberse a una combinación de factores genéticos, medioambientales y derivados del propio envejecimiento del organismo.

El párkinson, que suele manifestarse alrededor de los 50-60 años, es la segunda enfermedad neurodegenerativa más frecuente por detrás del Alzheimer. Aunque por ahora no tiene cura, muchos de los síntomas se pueden tratar para mejorar la calidad de vida del paciente. En fases avanzadas, también mediante cirugía.

 

Cuáles son los síntomas

La sintomatología clínica del párkinson aparece de forma gradual y empeora con el paso del tiempo. Sin embargo, al ser una enfermedad de lento desarrollo, la mayoría de las personas que la padecen pueden tener una vida larga y relativamente sana.

Los principios de la enfermedad producen una sintomatología leve como temblores y rigidez que se presentan en un solo lado del cuerpo y que generan incomodidad, pero no afectan a las actividades diarias. Los síntomas moderados del párkinson ya se manifiestan en ambos lados del cuerpo y en esta etapa empiezan a ralentizarse los movimientos y suelen aparecer problemas de coordinación, rigidez y bloqueo motor. Cuando el párkinson está en un estado avanzado, los pacientes tienen muy reducida su capacidad de movimiento.

Estos síntomas podemos clasificarlos como motores y no motores. Los principales síntomas motores son:

  • Temblores (suele empezar en los dedos de las manos).
  • Inestabilidad postural (lo que provoca frecuentes caídas).
  • Dificultad en la coordinación.
  • Disminución de movimientos automáticos como parpadeo o braceo al caminar.
  • Debilidad y cansancio.
  • Rigidez.
  • Lentitud.

síntomas del párkinson

Síntomas no motores:

  • Tensión baja y mareos al levantarse.
  • Pensamiento lento y dificultad con la memoria.
  • Pérdida del olfato.
  • Trastorno del habla.
  • Estreñimiento e incontinencia miccional.
  • Desorden del sueño.
  • Exceso de saliva.
  • Inexpresividad facial.
  • Ansiedad, depresión y apatía.

 

Tratamientos

Una persona que presenta algunos de estos síntomas debe ir al neurólogo, quien valorará la historia clínica aportada por el paciente y realizará una exploración física. También puede solicitar otras pruebas como resonancia, analíticas… que ayudarán a confirmar el diagnóstico respecto a otras patologías con características clínicas similares.

El párkinson requiere un plan de tratamiento personalizado para cada paciente. El objetivo es disminuir la sintomatología y mejorar la calidad de vida. Las opciones actuales incluyen el tratamiento farmacológico y, cuando este deja de ser efectivo, la cirugía. Por otro lado, un porcentaje elevado de pacientes va a experimentar complicaciones relacionadas con la medicación.

Existen diferentes modalidades de tratamiento quirúrgico, las más utilizadas en la actualidad son la cirugía ablativa, que consiste en producir una ablación-lesión- en una pequeña parte del cerebro, útil en situaciones muy concretas y la cirugía de estimulación cerebral profunda, la más usada en todo el mundo. Consiste en la estimulación con alta frecuencia de una pequeña parte del cerebro que se encuentra hiperactiva y causa los síntomas de la enfermedad.

 

Vivir con párkinson

Al no ser curable, es necesario aprender a vivir con esta enfermedad. El ejercicio moderado y la fisioterapia ayudan a mantener y mejorar la movilidad, la fuerza, la flexibilidad y el equilibrio. Además, hay que enseñar a los pacientes técnicas útiles para evitar caídas, lidiar con el bloqueo motor, girarse en la cama, levantarse de una silla, y entrar y salir del coche.

Con el tiempo, los afectados de párkinson necesitan terapia del habla, aprender a deglutir adaptándose a su sintomatología, deben adaptar su vestuario (poniéndole velcros y cintas elásticas, en vez de botones y cremalleras) y acondicionar la vivienda a sus necesidades, así como su vida familiar y social.

 

 

doctor cataláDr. Ignasi Catalá.

Neurocirujano y sudirector del Instituto Clavel.

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí