¿Existen evidencias de la presencia de coronavirus en el semen?

0
268

Hasta el momento, no se conocen muchos datos que avalen la presencia de coronavirus en el semen. El virus ha sido detectado en el tracto gastrointestinal, en heces, en la saliva o en muestras de orina. Pero otro campo de investigación se ha abierto tras la publicación, el pasado 7 de mayo, de un estudio chino en el JAMA Network. Informe donde se exponen los resultados de la investigación Características y resultados de las pruebas de semen en hombres con la enfermedad del COVID-19.

Estas conclusiones puedan dar respuesta a muchas preguntas, como si se trata de una enfermedad que puede trasmitirse vía sexual o si las relaciones sexuales necesitan el preservativo como método obligatorio de prevención. El doctor Peinado, cirujano urólogo especialista en próstata, peyronie y medicina sexual, intenta responder a esas y otras cuestiones.

El experto asegura que la presencia del virus en el semen puede ser más común de lo que se cree actualmente, y “no se debe suponer que los virus tradicionalmente no transmitidos sexualmente estén totalmente ausentes en las secreciones genitales”. Refiere el estudio chino mencionado y explica que en él se encontró que el SARS-CoV-2 puede estar presente en el semen de pacientes con COVID-19, y que el SARS-CoV-2 todavía puede ser detectados en el semen de los pacientes en recuperación. Dado que las barreras hemato-testiculares-epididimarias son imperfectas, el SARS-CoV-2 podría pasar al tracto reproductivo, especialmente en presencia de una inflamación local sistémica. Incluso si el virus no puede replicarse en el sistema reproductivo masculino, puede persistir, posiblemente como resultado de la privilegiada inmunidad de los testículos.

Para realizar dicho informe se seleccionó pacientes con COVID-19, de 15 años de edad o más, entre el 26 de enero de 2020 y el 16 de febrero de 2020, en el Hospital Municipal de Shangqiu. De los 50 pacientes identificados, 12 no pudieron proporcionar una muestra de semen debido a la disfunción eréctil, al estado comatoso o a la muerte antes del reclutamiento; por lo tanto, se estudiaron un total de 38 muestras de pacientes. De estos 38 participantes que proporcionaron una muestra de semen, 23 participantes (60,5%) habían logrado una recuperación clínica y 15 participantes (39,5%) se encontraban en la etapa aguda de la infección.

Los resultados de las pruebas de semen revelaron que seis pacientes (15,8%) tenían resultados positivos para el SARS-CoV-2, incluidos cuatro de 15 pacientes (26,7%) que se encontraban en la etapa aguda de la infección y dos de 23 pacientes (8,7%) que se estaban recuperando, lo cual es particularmente notable.

Peinado reconoce que el estudio se ve limitado por el pequeño tamaño de la muestra y el breve seguimiento posterior. Por lo tanto, se requieren más estudios con respecto a la información detallada sobre la eliminación del virus, el tiempo de supervivencia y la concentración en el semen. “Si se pudiera demostrar que el SARS-CoV-2 puede transmitirse sexualmente en estudios futuros, la transmisión sexual podría ser una parte crítica de la prevención de la transmisión, especialmente si se tiene en cuenta el hecho de que el SARS-CoV-2 se detectó en el semen de pacientes en recuperación”, explica. Y apostilla que, por tanto, la abstinencia o el uso de preservativo podría considerarse como un medio preventivo para estos pacientes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí