Cómo calmar la tos de noche

0
430
como calmar la tos de noche

Han llegado las épocas de desvelo por culpa de la tos. Cuáles son las causas y cómo podemos calmar un ataque de tos nocturna.

Lograr conciliar el sueño tras un ataque intenso de tos nocturna, es una prueba que pocos pasan con nota. Sobre todo, en los meses invernales, crecen las consultas médicas de pacientes ojerosos y desesperados por volver a dormir una noche sin que la tos los aparte de los brazos de Morfeo. 

Siguiendo los consejos profesionales del blog de www.tuequilibrioybienestar.es, hemos analizado las principales causas, los tipos de tos y las mejores estrategias para saber cómo calmar la tos de noche. Este blog funciona como un referente confiable en materia de salud, ya que los artículos están escritos por profesionales sanitarios, especialistas en cada temática.

 

Distintos tipos de tos

Siguiendo los síntomas de los pacientes afectados, pueden establecerse por lo menos dos tipos de tos: la tos productiva y la tos seca

En el primer caso, la también llamada “tos con expectoración”, la flema y/mocos acompañan la tos, ya que se han acumulado en las vías respiratorias. La expectoración siempre es una buena señal, ya que estamos eliminando de nuestro organismo el obstáculo que le impide respirar adecuadamente. La mejor forma de hacer más fluida la tos, es beber abundante agua.

La tos seca, en cambio, irrita y no elimina la mucosidad. Suele estar acompañada por cosquilleo, dolor o picores de garganta y sus principales aliados son el tabaco, la contaminación y el polvo, aunque también puede deberse a algún tipo de infección, por eso es importante la consulta a tiempo con un especialista.

En cualquiera de los dos tipos de tos, la solución más rápida y efectiva es contar con un vaso de agua cerca de la cama. Pero hay muchos otros hábitos para calmar la tos de noche.

 

Hoja de hiedra: una planta medicinal efectiva

El uso de la hiedra común, conocida en el mundo de la medicina como Hedera helix, ha demostrado efectos positivos en el alivio de la tos nocturna

Mucho se ha hablado del hinojo, el eucalipto, el tomillo y el gordolobo para aliviar los síntomas de ciertas enfermedades respiratorias. De hecho, las infusiones con estas hierbas medicinales también son recomendables.

Aunque con menos difusión, la hoja de hiedra es un principio activo muy utilizado y aconsejado en los tratamientos de la tos ya que tiene, por lo menos, dos efectos comprobados: es espasmolítica (relaja el músculo bronquial abriendo las vías aéreas) y mucolítica (produce una fluidificación del moco que acompaña la tos favoreciendo su eliminación de nuestro organismo).

 

Humedecer la garganta y los ambientes 

La calefacción es el principal enemigo de la salud de nuestras vías respiratorias. En los meses de bajas temperaturas, el uso de la calefacción reseca los ambientes donde habitamos y descansamos y esa sequedad resiente nuestra garganta, generando ataques de tos nocturna.

Lo ideal es reducir el tiempo de uso de los radiadores o incorporar humificadores eléctricos o artesanales, para minimizar el efecto de la calefacción. Mientras tanto, es imprescindible mantener hidratada la garganta durante el día y sobre todo, antes de acostarnos, teniendo siempre a mano un vaso de agua para aliviar la tos de noche.

 

Una cuestión postural

Una de las causas por las que se incrementa la tos en las noches, es por nuestra postura. Al recostarnos, las secreciones se acumulan en las vías respiratorias e incrementan la sensación de ahogo. 

Por ello es recomendable descansar lo más erguidos posible, utilizando almohadas y almohadones para elevar la parte superior del torso. Aunque sacrifiquemos algo de comodidad, evitaremos la recurrencia de los ataques de tos. 

Además, hay que evitar dormir boca arriba pues,  los pulmones se relajan y se hace más difícil respirar. Es mejor la posición de lado, ya que favorece el flujo respiratorio. 

 

Chocolate y miel: dos infalibles de la dieta “anti-tos”

Las propiedades antibacterianas y antibióticas de la miel son bien conocidas y tres cucharadas al día pueden reducir eficientemente los ataques de tos nocturna. 

Asimismo, el chocolate también puede ser nuestro aliado para calmar la tos de noche, ya que contiene una sustancia llamada teobromina, la cual inhibe la actividad del nervio vago. Este nervio es el encargado de producir el acto reflejo que causa la tos. 

Afortunadamente, se trata de dos alimentos que cuentan con el agrado de la mayoría de las personas.

 

La importancia de una consulta a tiempo

Es tan peligroso automedicarse como desatender un problema de salud.  

Todas las estrategias y hábitos mencionados están bien para auxiliarnos en una noche difícil pero no son el santo grial para aquellos que sufren de tos nocturna. La consulta médica  y un tratamiento correcto no debe demorarse, ya que un diagnóstico certero y un tratamiento eficaz, pueden evitar un mal mayor. 

Cuando se trata de enfermedades respiratorias, el tiempo no suele contrarrestar los síntomas sino que por el contrario, la tos que causa insomnio una noche, puede dejarnos en cama toda una semana si no es atendida a tiempo. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here