Aprovecha los beneficios del reiki

0
32

Cada día son más las personas que están comprobando cómo les ayuda el reiki en su vida, cómo consigue hacer que se sientan mejor y cómo consigue
que si están inmersos en un proceso de curación, éste les facilite el camino. Se trata de una técnica milenaria que confía en el poder canalizador del maestro de reiki, que es el encargado de hacer que desaparezcan los bloqueos de energía en el individuo y conectarle con la energía universal.

Practicar reiki es canalizar energía, ya que éste considera que todos somos energía y que la enfermedad no es más que un bloqueo de la misma. El maestro de reiki debe poner sus manos sobre la zona corporal que está bloqueada para eliminar ese nudo y devolverle el equilibrio. El reiki busca establecer un contacto directo entre nuestra energía y la universal. Regula la energía de nuestro cuerpo ayudándole en el proceso de curación, rompe los
bloqueos que impiden su fluidez. Esta técnica, que consigue relajar el espíritu, ayuda al usuario a entender muchas situaciones de la vida, a enfrentar de la mejor forma posible los problemas cotidianos.

Para regular la energía hay que tratar los distintos puntos (o chakras) que considera el reiki. Cada uno de ellos se ubica en una zona concreta del cuerpo y refiere problemáticas diferentes. Se consideran 7 chakras principales: el Básico o Raíz que está ubicado a la altura del coxis, el Sacro que se encuentrados o tres dedos por debajo del ombligo, el Plexo Solar que está en la zona de los órganos digestivos, el del Corazón a la altura de este órgano, el Laringeo a la altura de la garganta, el Tercer ojo que se ubica en la frente y, por último, el Coronario que se encuentra en la parte superior de la cabeza.

La forma de entender la vida de los maestros de reiki se basa en estos cinco principios:
1. Al menos por hoy, no te irrites.
2. Al menos por hoy, no te preocupes.
3. Trabaja honradamente.
4. Sé amable con los demás.
5. Agradece.

 

Historia del reiki:

A finales del siglo XIX, el sacerdote cristiano japonés Mika Usui, al que se considera el redescubridor de esta técnica milenaria, quería comprobar porqué con la mera imposición de las manos había personas que podían sanar, hacer sentir mejor a los demás. Es por eso que se retiró a meditar, a ayunar y a rezar durante 21 días. Tras ese tiempo comprobó que un haz de luz descendió y le llenó de fuerza y de vigor. Cuando esto sucedió dejó de sentirse débil: se había convertido en canal de reiki, en el instrumento para conectar la energía global con la personal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here