Los residentes de Ballesol actualizan y comparten sus conocimientos

0
333
brecha digital

Por momentos, cada residencia de Ballesol se convierte en aulas donde demostrar el talento de la senectud a través de las nuevas tecnologías y el aprendizaje constante de la vida. La revolución en la manera de cuidar en estos centros llega también a través del conocimiento. Lo explica, Luis López, coordinador de Animación Sociocultural de Ballesol en España. “Estas iniciativas surgen como respuesta a una demanda, al propósito de nuestros residentes de ser protagonistas, de decidir sobre su propio proceso de envejecimiento participando en proyectos con los que se sientan identificados y que les permitan relacionarse, compartir, crecer, aprender…”

Los cursos de Tablets y móviles: ¿les das una oportunidad? que se desarrollan actualmente en varias residencias Ballesol de Madrid, Galicia o Andalucía permiten a sus residentes participar en la escuela digital donde nuestros mayores aprenden, desde sencillas tareas como encender el teléfono móvil, hacer una llamada o enviar un WhatsApp, hasta otras  más avanzadas como utilizar aplicaciones o comunicarse por videollamada.

SECOT es la asociación de voluntarios seniors que está formando, a través de su experiencia y conocimiento, a múltiples grupos de residentes de Ballesol. Antes del proyecto, un 70% de los usuarios no sabían escuchar la radio a través de su dispositivo”, traslada Inocente Gómez, presidente de SECOT.  La situación de las personas ante la brecha digital deja otros datos para la reflexión: un 71,67% de las personas mayores no sabían descargar aplicaciones en el móvil…. “Ahora, el porcentaje de personas que sabe hacerlo se eleva a 85,22%”.

Más allá de los datos, las sensaciones e inquietudes constatan una realidad, una necesidad de las personas mayores por no quedarse apartados en esta sociedad tecnológica. “Lo que más les preocupa no es convertirse en mayores digitales o abuelos 2.0, sino perder el contacto afectivo, sobre todo visual, con sus familiares” coinciden los seniors encargados de impartir los talleres en las residencias Ballesol.

Uno de los objetivos de los cursos, que tienen una duración aproximada de 5 horas no sólo es “que pierdan el miedo a tocar las teclas, sino conseguir que entiendan el valor de sentirse capaces e involucrarse en una acción digital, y que su energía y ganas de aprender sirva de ejemplo a las generaciones venideras”

 

Beneficios

La experiencia digital que están viviendo los residentes de la residencia en Vigo de Ballesol tiene cuantificables beneficios. Los profesionales de Psicología, Terapia Ocupacional y Animación sociocultural de la residencia analizan cada sesión desde su conocimiento. “A nivel cognitivo les sirve como una estimulación de las funciones mentales como memoria y atención. Pero, además, permite trabajar habilidades como el razonamiento, la capacidad de decisión, la inteligencia espacial y funciones ejecutivas. Las nuevas tecnologías son una buena herramienta para frenar o retrasar la aparición de patologías asociadas al deterioro cognitivo, valoran estos talleres que se desarrollan a raíz de los efectos producidos por la pandemia en la población general como la falta de comunicación, la soledad y el aislamiento social”.

El aprendizaje de las nuevas tecnologías estimula la actividad mental de las personas mayores, reduciendo la incidencia de enfermedades como el Alzhéimer. Así lo han demostrado numerosos estudios, que indican que esto es debido a que les ayuda a mantener la mente activa, aprender cosas nuevas cada día, adquirir habilidades y sentirse útiles. El proyecto “Mayores digitalizados” es un apoyo psicológico porque refuerza la capacidad de comunicación de los mayores: el 92,59% ya sabe realizar videollamadas para ver y hablar con familiares y amigos.

 

Campus Ballesol

Si las nuevas tecnologías son una buena herramienta para frenar o retrasar la aparición de patologías asociadas al deterioro cognitivo, el Campus Ballesol está permitiendo “trabajar habilidades como el razonamiento, la capacidad de decisión, la inteligencia espacial y funciones ejecutivas”, valoran desde psicología, terapia ocupacional y animación sociocultural.

En colaboración con la Fundación Trilema, este campus está pensado específicamente para las personas de más edad. Su objetivo es desarrollar la actividad intelectual de nuestros mayores y retrasar el deterioro cognitivo asociado a edades avanzadas. “Se trata de un campus universitario muy especial porque en él, sus longevos estudiantes aprenden tanto como aportan dentro de un proyecto que tiene como eje principal el conocimiento, pero también la historia y el recuerdo”.

A lo largo de todo el año los residentes de Ballesol se convierten en alumnos y protagonistas. “Recorrer nuestro propio pasado e historia, transmitirla y compartirla, supone mucho más que una experiencia académica o un ejercicio de memoria” y como reconocen después de cada clase, “la manera más gratificante de recuperar buenos y entrañables recuerdos”.

En ese itinerario formativo, los monitores – profesionales de Ballesol – disponen de una guía del docente, con actividades de aulas, vídeos y modelos de evaluación, así como de material de apoyo para llevar a cabo estas actividades diseñadas en colaboración y bajo los estándares de calidad de la Fundación Trilema, entidad que entiende la educación como el mejor medio para transformar la vida de las personas y las sociedades.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí