Diez claves para elegir el centro residencial ideal

1
342

Abandonar nuestro hogar, nuestro entorno, para ir a vivir a una residencia es una decisión cuanto menos difícil.  Ya sea para nosotros mismos o para algún ser querido, nos enfrentamos a un proceso de toma de decisiones que deberá concluir en la elección del centro más adecuado a cada caso.

Es habitual que en un primer momento la idea de una residencia provoque rechazo. Resulta inevitable estar influenciados por una “mala fama”, la histórica  idea de “asilos” que nada tiene que ver con la realidad de los Centros Residenciales de los que disponemos en la actualidad: instalaciones,  servicios, trato personalizado, son algunas de las áreas en las que se observa el cambio total de paradigma. Además los Centros Socio Sanitarios se encuentran funcionando acorde a exigentes normativas y pasan periódicamente rigurosas inspecciones.

Las personas mayores necesitan cada vez más atención y los centros residenciales constituyen una buena alternativa para garantizarles los mejores cuidados, a través de  servicios especializados y profesionales, y ofreciendo una alternativa a la soledad, a través de una nueva vida social y una amplia propuesta de actividades de estimulación física y cognitiva.

Sin embargo cuando llega momento de enfrentarnos a tal situación nos invade la inseguridad y el desconcierto… ¿Qué hacemos? ¿Cómo actuamos cuando llega el momento de escoger un Centro?

Como paso previo a la elección del Centro Residencial que resulte más adecuado a sus necesidades o las de su ser querido, le recomendamos tener un análisis claro de las necesidades, establecer un presupuesto máximo, y seleccionar la ubicación preferente, y a partir de allí le sugiero 10 aspectos claves que pueden resultar de gran ayuda en este proceso:

 

  1. Solicitar orientación a Trabajo Social. Se trata de profesionales que pueden dar un asesoramiento muy personalizado tanto a posibles residentes como a familias. Y pueden orientar acerca de las gestiones pertinentes y los recursos públicos y privados.
  2. Plaza concertada o privada: En muchas ocasiones se decide un ingreso en plaza privada, pero a través de los recursos de la Ley de Dependencia se accede posteriormente a una plaza concertada o a una Prestación Económica. A la hora de conocer Centros es interesante informarnos acerca de las tipologías de plaza de que disponen y si se encuentran adheridos al “Cheque Servicio”. De esta forma se podrán evitar traslados innecesarios de Centros y sobre todo cuando el mayor ya se ha adaptado al nuevo Centro.
  3. Conocer qué servicios tiene: Médico, Enfermería, Terapia Ocupacional, Fisioterapia, Psicología, Trabajo Social, Religiosos, Peluquería, Podología, etc..) y analizar la frecuencia e intensidad de los mismos,  si son servicios propios del Centro o externos, y sobre todo informarnos sobre aquellos servicios que más interés revistan para el interesado.
  4. Nuestras impresiones en una visita son muy importantes. De ahí que es muy recomendable conocer de primera mano el Centro y realizar la visita en un horario prudente, que respete horarios de comidas y descanso, y observar por nosotros mismos empleando todos nuestros sentidos ( luminosidad, olores, climatización, accesibilidad, estado de las instalaciones, aspecto cuidado o descuidado de los residentes, higiene, etc). Además es importante  valorar qué disposición tienen a darnos toda la información acerca de la forma de trabajar.
  5. Condiciones económicas: Para poder escoger un centro acorde a las posibilidades económicas del futuro residente y/o su familia es muy importante obtener información acerca de tarifas pero también  consultar qué servicios están incluídos en las mismas, y cuáles son adicionales  ( como peluquería, podología etc).  También es importante informarse acerca de la posible variación de tarifas según la situación de autonomía/ dependencia del usuario para prever posibles variaciones a mediano o largo plazo.
  6. La ubicación del Centro es esencial, no sólo por la proximidad del cuidador principal, o los seres queridos, sino porque en algunos casos favorece un entorno urbano, en otros se prefiere un entorno de naturaleza, pero en todo caso es muy necesario analizar la accesibilidad a través del medio de transporte que se va a utilizar.  Un Centro cercano a nuestra vivienda nos facilitará mucho nuestra vida y nos permitirá visitar a nuestro ser querido con mucha más asiduidad.
  7. Reputación. Escuchar opiniones de personas del entorno y valorar la experiencia previa que han podido tener conocidos es también de gran importancia.
  8. Consultar los horarios de visita que tiene cada Centro . Un horario de visita amplio es sinónimo de transparencia.
  9. Informarse acerca de la comida, consultar si existe un solo menú, o cuentan con dos o más opciones. Comprobar que se ofrece una comida variada, equilibrada, adaptada a los gustos y costumbres del residente.
  10. Sellos de Calidad. La obtención de un sello de calidad en el Centro no es tarea fácil, por lo que, si el candidato lo posee, deberá tenerse en cuenta de manera positiva, a la hora de tomar una decisión.

 

Con la ayuda de estas 10 ideas claves, podremos recopilar la información necesaria para obtener una visión más clara de las alternativas con las que contamos en el mercado, comparar opciones y tomar una decisión concienciada  y adecuada a nuestras necesidades; lo cual nos permitirá  iniciar la experiencia con mayor tranquilidad y confianza.

 

Ignacio Fernández Cid, presidente de la Federación Empresarial de la Dependencia, FED.

1 COMENTARIO

  1. Buenas tardes, he leído muy concentrada el escrito,
    Debería de ser así pero la realidad es bien distinta,no voy a personalizar mi experiencia si a grandes rasgos lo vivido en primera persona.
    Mis sobrinas pidieron una plaza en una residencia para su madre ya que en el centro de día ya no podía estar dado lo avanzado de su enfermedad
    Alzheimer.
    Le adjudicaron una residencia
    Después de hacer una visita a la residencia les pareció bien y trajeron a su madre.
    Al principio no era tan dependiente y bien aparte de la residencia todos los días por la tarde tenía compañía de la persona que llevaba con ella en su casa mucho tiempo.
    Hasta ahí todo bien, cuando su capacidad de movimiento empeoró
    Teniendo que necesitar silla de ruedas fue todo de mal en peor
    Claramente un caos
    Silla de ruedas sin cojín antiescaras todo el día en la silla,
    Ha sido tan complicado,una cosa detrás de otra hasta que la familia hemos tomado decisiones
    bajo nuestra responsabilidad
    Tenemos en nuestro poder todos los informes médicos que avalan todo lo que estoy escribiendo.
    Me gustaría poder hablarlo con quien corresponda en persona pues son tantas malas actuaciones qu llevamos más de 2 meses continuamente con nuestro familiar para estar lo más pendientes posible de llevar a cabo sus necesidades.
    Tenemos para escribir un sin fin de
    cosas vividas.
    Para concluir yo soy la hermana de la paciente y me gustaría que lo que hemos pasado no tenga que vivirlo nadie más.
    Estos pacientes necesitan muchos cuidados que creo que por falta de personal no tienen y al final las consecuencias lo pagan quien no puede hablar
    Yo soy la hermana de la paciente,
    Les mando mi correo porque me gustaría que mi testimonio ayude a quien se encuentre en situaciones parecidas
    Perdón por ser tan estensa pero solo es una pequeña parte
    GRACIAS POR ESTA OPORTUNIDAD
    UN SALUDO

    Pero esto solo es un resumen escueto de todo lo sucedido
    GRACIAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí