«Deberíamos ir al geriatra igual que vamos al pediatra»

0
50

La formación de los geriatras y la necesidad de ampliar el número de estos profesionales, que se ha visto reforzada con motivo de la epidemia COVID-19, ha sido el tema abordado por Juan García, coordinador del Grupo de formación en Geriatría de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología en el programa Palabras Mayores. Espacio en el que, como afirmó García, debería ser normal acudir al geriatra para tratar a los ancianos, «igual que los niños acuden al pediatra».

Uno de los primeros asuntos tratados ha sido si hay suficientes geriatras y, según este doctor, es un número insuficiente ya que en 2020 el número de residentes en esta especialidad ha sido de 78, una cifra muy baja comparada con otras especialidades. “Podríamos decir que estamos infra representados”. Quizá una de las razones es que “se tiene la idea generalizada entre la población y entre los compañeros de que el geriatra es el médico de las residencias, pero es una especialidad hospitalaria que trata a los ancianos en su momento más agudo porque es cuando necesita una valoración que proporciona, precisamente, esta especialidad y que otras no pueden dar.” Con la geriatría se atiende a una población cada vez más numerosa por lo que esta cifra de residentes parece pequeña y cada vez más descompensada.

“Todo el mundo entiende que cuando tienes un niño malo lo envías a un pediatra; cuando un anciano está malo, se le debería enviar a un geriatra. Es extraño que esto no ocurra así porque es una especialidad implantada desde hace 40 años. Hace cinco o seis años había 58 plazas de residentes; es positivo que hayan aumentado en 20 plazas y cada vez se acrediten más unidades. Pero también es llamativo que haya comunidades autónomas que todavía no cuenten con esa especialidad en la sanidad pública, como es el caso de País Vasco y Andalucía”. Es cierto que en el País Vasco funciona la Fundación Matía muy bien, pero no están integrados en el sistema público, explica este especialista.

“En Medicina decimos que lo que no se conoce no se diagnostica. Si no nos preocupamos por dar una docencia adecuada en la universidad, por enseñar a los estudiantes qué es la geriatría nunca van a querer estudiar esa especialidad.”  En 2016, el 70 % de las universidades incluía la geriatría en sus planes de estudio, a diferencia de otros países que están al cien por cien. En cuanto a los planes de estudio en las facultades, van avanzando: “En mi época no había asignatura de geriatría y ahora sí, aunque englobada en un grupo de cinco asignaturas diferentes y en unas poquitas horas en un trimestre. Si quieres enseñar lo que es una especialidad, quizá geriatría necesita un trimestre para realmente transmitir la especialidad que es: si a algo nuevo no le das espacio, nadie querrá hacer esa especialidad. Yo creo que los cambios vendrán por educar a la gente y conforme vayamos educando a los estudiantes y a la población, irán escogiendo esta especialidad.”

En el programa se ha analizado el hecho de que el grupo de población de personas mayores es cada vez mayor y conviene mantener una calidad de vida adecuada con el ejercicio físico, la alimentación… “Es una especialidad que se va a reclamar cada vez más porque va a ser una figura clave y debemos sumar entre todos los especialistas para que el paciente tenga una mejor calidad de vida.”

¿Qué hace falta para una mayor implantación de la geriatría? Juan García considera que hay muchas opciones. Una de ellas puede ser abrir el entorno ambulatorio a médicos de esta especialidad, abrir la posibilidad de que los geriatras estén en la valoración de pacientes complejos, por ejemplo yendo a domicilios. «Sería una forma de que el geriatra se viera representado en la sociedad y las personas vieran lo que hacemos”,

La crisis sanitaria provocada por el COVID-19 va a poner en valor esta especialidad médica, no solo el papel del geriatra, sino que también va a cambiar el paradigma de que muchos especialistas de distintos servicios trabajen juntos, opina Juan García. “Esto hará que nos integremos en un equipo pluridisciplinar y en este contexto se valore más lo que dice el geriatra y esto llegará mejor a la población porque en el área de geriatría no solo hay geriatras, también habrá que incrementar terapeutas, enfermeros, y entre todos, escuchando a todos los profesionales, podemos aportar mejor nuestro granito de arena. Hemos visto lo bueno que es trabajar codo con codo por ejemplo cuando hay que hablar de dispensación de medicamentos o de revisar medicación.”

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here