Cómo mantener tu boca sana en verano

0
37

El verano es época para descansar, disfrutar del buen tiempo y coger energía para lo que resta de año. El calor y las horas de luz alteran nuestras rutinas, lo que también afecta a los horarios de las comidas e, incluso, a la dieta: comemos de manera más desordenada y nos permitimos algún que otro capricho poco saludable, rico en azúcares y grasas, como bebidas carbonatas, helados y snacks. Por eso, Sara Guisado, directora de Sermade, clínica odontológica móvil especializada en la atención bucodental de las personas mayores que viven en residencias, advierte sobre la importancia de cuidar la salud bucodental también en verano.

Además, no es complicado conseguirlo siguiendo estos consejos que nos ofrecen los profesionales de Sermade. 

  • Mantén una correcta rutina de higiene oral. Aunque cambien los horarios de las comidas, nunca puede faltar un buen cepillado de dientes. Y si estás fuera de casa, siempre puedes llevar en el bolso un sencillo y pequeño kit de higiene bucodental con cepillo, pasta, colutorio e hilo dental. Beber agua o comer una manzana a mordiscos ayuda a limpiar la cavidad oral y, además, fortalece los dientes. Las uvas y los yogures naturales sin azúcar también neutralizan los ácidos de las bacterias orales. Otra opción es masticar chicles sin azúcar.
  • Los refrescos y la mayoría de bebidas carbonatadas, además de ser ricas en azúcar, son ácidas y pueden erosionar el esmalte. Lo mismo sucede con las limonadas o los zumos de frutas ácidas. Para minimizar sus efectos, además de reducir su consumo, opta por tomarlos con pajita para que, en la medida de lo posible, no entren en contacto con los dientes.
  • Beber entre 1,5 y 2 litros de agua al día permite mantener el cuerpo y la boca hidratados, manteniendo los niveles de saliva óptimos. La saliva, además de evitar la sensación de sequedad bucal, previene la caries, las enfermedades de las encías y demás infecciones, porque tiene propiedades antibacterianas y protege el esmalte dental. Además, una correcta hidratación ayuda a equilibrar el pH de la boca y a reducir los restos de comida.  Los chicles sin azúcar también contribuyen a aumentar la segregación de saliva.

  • El incremento del consumo de helados y bebidas frías provoca una mayor sensibilidad dental y, en ocasiones, dolor. Para reducir esta molestia es aconsejable utilizar colutorios y pasta de dientes específicos para la sensibilidad dental. Y, lógicamente, reducir el consumo de alimentos ácidos y fríos.
  • Lleva una dieta sana y equilibrada. Aunque en verano podemos permitirnos dejarnos llevar por alguna que otra tentación gastronómica, debemos mantener el consumo de frutas y verduras frescas, proteínas e hidratos de carbono necesarios para que nuestro organismo se mantenga sano y tenga la energía suficiente. Entre los nutrientes más importantes para disfrutar de una boca sana destacan el calcio, el fósforo y las vitaminas A, C y D.
  • Desecha hábitos nocivos para tu organismo, en general, y para tu boca, en particular, como el alcohol y el tabaco, porque dañan el esmalte y provocan sequedad bucal y halitosis.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here