Cómo afecta la primavera a las personas mayores

0
384
cambios primaverales

Los cambios que trae la primavera cada año afecta, de forma diferente, a personas de cualquier edad. Su incidencia también se refleja en las personas mayores que acusan esos cambios en su estado de ánimo y en su salud. A pesar de que, en principio, se trata de una época del año que invita a disfrutar más de las actividades en el exterior, al aire, libre, algunos cambios como la diferencia de temperatura entre el día y la noche o la polinización, pueden empeorar la salud de las personas mayores.

Como explica el director Médico, Calidad e Innovación de Sanitas Mayores, el doctor David Curto, el envejecimiento altera el sistema de termorregulación corporal, «lo que afecta a cómo se percibe la temperatura ambiente y hace más difícil la adaptación al frío». Esto convierte a los mayores en un colectivo «especialmente sensible» a los cambios térmicos.

astenia

Cómo protegerles de las enfermedades estacionales

  • Evita los cambios bruscos de temperatura, porque con la edad esl cuerpo está menos capacitado para asimilarlos. Es aconsejable utilizar ropa adecuada pra salir a la calle y llevar siempre una prenda de abrigo (especialmente cuando cae el sol).
  • Evita parques y jardines y las horas de mayor concentración de polen. En esta época del año es preferible evitar las zonas verdes para pasear porque es donde se concentran las mayores cantidades de polen.
  • Protege ojos, nariz y boca. Cuando se trate de personas alérgicas, hay que reducir la ventilación del hogar al máximo y optar por deshumidificadores. También es recomendable cubrir nariz y boca con mascarillas en las saludas, y proteger los ojos con gafas de sol.
  • Aliméntate adecuadamente para reforzar tu sistema inmunitario. No olvides que la alimentación es fundamental para prevenir o contrarrestar los efectos nocivos de la primavera. Elige «alimentos ricos en vitamina D,  lácteos, alimentos ricos en vitamina C como los cítricos, el pimiento o el tomate, y alimentos ricos en vitamina A como el huevo o el salmón», explica Curto. Además, el doctor recomienda incluir en la dieta fermentos como el yogur o kéfir natural que mejoran la microbiota, y «beber al menos dos litros de agua al día».
  • Haz ejercicio, porque es la clave para mantener el buen funcionamiento del organismo y la salud física. El ejercicio mejora la capacidad pulmonar, la circulación sanguínea y refuerza la masa ósea y muscular.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí