Castilla-La Mancha retoma sus Programas de Envejecimiento Activo

0
111

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha retomado los programas de Envejecimiento Activo, como síntoma y deseo de una real vuelta a la normalidad de los mayores de región. En concreto son tres los programas: Termalismo Social y Terapéutico, Turismo Social y las Rutas Senderistas, como nos explica la consejera de Bienestar Social de la Junta manchega, Bárbara García Torijano.

La reanudación de estos programas consejera ¿es síntoma indiscutible de la vuelta a la normalidad para los mayores manchegos?
Sí. Hemos vuelto a la normalidad poniendo en marcha los Programas de Envejecimiento Activo que llevamos a cabo en nuestra comunidad, que tanta repercusión y tan buena acogida tienen por parte de nuestros mayores.

¿También es síntoma de que se está haciendo frente a la pandemia de la forma adecuada?
Sí, hay que volver a la normalidad, reactivarnos tanto al hablar de salud como económicamente. Con estos programas volvemos a disfrutar de estas actividades que para los mayores son tan necesarias y que, además, ya nos demandan con fuerza. Es cierto que al principio sí se tenía un poco de miedo pero ahora ya quieren volver a recuperar su vida y sus relaciones sociales. Estos programas facilitan esas relaciones sociales y los cuidados facilitando un envejecimiento activo, que perdure en el tiempo. Estamos contentos porque estos tres programas ya en marcha han tenido muy buena acogida y los mayores nos demandaban que no los parásemos. Además, con la tranquilidad que conlleva que disfrutan de estas actividades con todas las medidas de seguridad.

¿Cuáles son las novedades más llamativas de estos programas?
Sí, por ejemplo en el Programa de las Rutas Senderistas, que iniciamos ya en el mes de mayo, las rutas no se limitan a realizar el camino sin más, es un circuito cultural por la zona o el municipio por donde vaya a llevarse a cabo. Se hace una ruta por los parajes naturales y después se acompaña de una comida y un circuito cultural, con lo cual damos a conocer, más si cabe, nuestra región porque en muchas ocasiones existen rincones que están muy cerca y son grandes desconocidos. Recordemos que este programa se compone de un total de 26 recorridos diferentes.

Con respecto al Programa de Turismo Social, ¿cuáles son sus novedades para esta edición?
En este programa cuenta con más de 80 viajes diferentes a destinos de costa y circuitos de interior, con un total de 5.000 plazas. Y la principal novedad este año es que se va a gestionar a través de los Centros de Mayores. Ya que, al haber paralizado toda la actividad en ellos durante el año de pandemia, consideramos que es muy importante reanudar este programa a través de ellos. Los Centros de Mayores servirán así como fuerza motor entre nuestros ciudadanos. Para apuntarse a estos viajes, no es necesario que los mayores estén adscritos a un Centro de Mayores. Todos nuestros mayores de 65 años pueden acercarse a su Centro de referencia, o aquel que esté más próximo a su domicilio y solicitar el viaje. Es una manera de enlazar con los ciudadanos y conseguir que estos Centros tengan aún más fuerza a la hora de solicitar estos viajes.

Hablamos del sector turístico, uno de los más castigados en esta crisis sanitaria. ¿Son estas iniciativas también un revulsivo para ayudarles?
Sin duda. Se trata no solo de hacer actividades que favorezcan a nuestros mayores, que por supuesto es nuestro principal objetivo, sino que también reforzar diferentes sectores, generar empleo y riqueza que también es un objetivo importante. Con los tres programas, pero concretamente con el de Turismo Social, entendemos que hay muchas zonas de nuestra región que son dignas de conocer y disfrutar, y que estos viajes sirven para enriquecernos todos. También hay otros destinos de costa, pero hemos hecho mucho hincapié en los destinos de interior y en nuestra región para poder, así, enriquecer nuestra tierra.

¿Alguna novedad consejera sobre el Programa de Termalismo?
Este es un programa que funciona solo (sonríe), porque es cierto que nuestros mayores lo consideran como su “programa estrella”. Tenían muchas ganas de disfrutar de él. No ha arrancado hasta después del verano porque entendemos que nuestros mayores son los más vulnerables ante esta pandemia y teníamos que ver cómo evolucionaba el verano con todas las salidas. La evolución ha sido muy favorable. En la región estamos en una situación bastante buena con respecto a todo lo que hemos pasado y por eso se inicia en este tercer cuatrimestre, desde septiembre hasta diciembre. Hemos recibido más de 3.000 solicitudes y nos alegra poder decir que las personas ya están disfrutando de esas estancias, que favorecen la promoción de la autonomía personal, ayuda a prevenir situaciones de dependencia y además favorece las relaciones sociales entre los mayores, que durante este último año y medio sabemos que han estado tan limitadas.

Bárbara García Torijano, consejera de Bienestar Social de la Junta de Castilla-La Mancha.

Estos programas, ¿constituyen también una inyección anímica importante para los mayores?
Totalmente, son como un rayo de esperanza. Estos tres programa son eso, un rayo de esperanza para todos, pero sobre todo para nuestros mayores que tan valientes han sido en este tiempo. Y aunque han sido muy fuertes es importante reforzarse mentalmente porque se ha sufrido mucho. Estos programas darán alivio, no solo físico, también mental para ellos.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here