La brigada de la cocina

0
355
cocina

Cine y vida, vida y cine, a veces coinciden en mostrar señales y mensajes de esperanza. En la pantalla grande los personajes dicen y hacen cosas verosímiles, creíbles y orientadas a hacernos ver que el amor no es una rareza, tampoco algo de unos pocos, sino que es una emoción y un sentir que nos abarca a todos. Lo he visto en La brigada de la cocina y, desde el Coaching, te propongo hoy que vayas al cine.

 

Me gusta cuando el cine imita a la vida y al revés, cuando es la vida la que cuenta cosas bonitas. En la sala oscura, simbolizando el útero materno (de ahí que esté regido por el signo de Cáncer, astrológicamente hablando) hay espacio y oportunidad para volver a nuestro ser más auténtico y genuino.

Tal es el mix de la película francesa La brigada de la cocina, que se estrena mañana en cines, y que te propongo que veas, escuches, remires y, sobre todo, sientas. Te cuento, sin hacer espóiler.

Cathy Marie, interpretada por la actriz Audrey Larry, es una cocinera que sueña con poner en marcha su propio restaurante. Para ello acepta una oferta de trabajo en un centro de acogida de los chicos conocidos como MENA (Menores Extranjeros No Acompañados).

mene

Lo que es en principio un trabajo ocasional sirve para imbricar las vidas de quienes hacen posible ese centro, incluida la propia Cathy Marie. En este escenario no hay nadie que se vaya sin su propio aprendizaje, también los espectadores. Te doy algunos puntos acerca de cuál ha sido mi experiencia:

  • Regreso al hogar. La cocina, la gastronomía, nos hacen volver a esas historias que nos pertenecen, que nos han construido emocional y espiritualmente. La vuelta a casa es un propósito de vida.
  • Aromas que conectan. Ver, oler, probar, tocar y hasta escuchar los olores que nos conectan con experiencias propias, de nuestro ser más genuino. Te invito a que definas cuál es el olor o el sabor que te conecta con un momento feliz de tu vida.
  • Un toque sistémico. El sentido de pertenencia a la tribu, sea cual sea, es un legado ancestral que no sólo tiene tintes biológicos o antropológicos, pues supone que formamos parte de un grupo humano, de seres como nosotros, avalando el sentimiento de que nunca estamos solos.
  • Congruencia sentir-pensar-decir-hacer. En estos días he escuchado una ponencia a cargo de Marián Frías, terapeuta Creativa, en el congreso virtual Coaching Pro Live (organizado por D’Arte Formación). Esta experta hablaba de recordar, que en su etimología significa “pasar por el corazón”, seguir la espiral hacia adentro, al centro del corazón, ya que “ahí es donde está lo que deseo, donde radica el poder de elegir”.
  • Después de que la pantalla me contara tan preciosa historia, el término que me repicaba era el de esperanza, al sentir como alcanzable mi deseo de que algunas cosas son posibles.
  • Mi mundo cuida de mí. Uno de mis mantras favoritos, aprendidos de Eugenia Orantes, una experta en Transurfing, técnica que permite ver la realidad de otra forma. Aquí es la confianza la emoción que se me activó, pues así se expresa en la historia cinematográfica de la que hablo.
  • Amor en su máxima expresión. Porque es genuino, respetuoso, libre, compasivo, agradecido, responsable y simple-mente Amor.

En una acción paralela, imitando la vida al cine, nos fue ofrecido un cóctel al término del pase, en el que participaron los estudiantes de gastronomía de la ONG Cesal, un proyecto solidario a cargo del chef Chema de Isidro como director gastronómico, con un menú inspirado en la película.

La brigada de la cocinaMientras degustábamos los aromas y sabores sugeridos en el film, hablábamos de las interpretaciones, de la narración, del guión; los más entendidos también comentaban sobre planos y efectos.

Curiosamente, el tema que más se resistió fue el de la conexión con las emociones propuestas, de forma clara y concisa, a lo largo de la película. Alguien dijo que no profundizaba en casi nada, lo que me llevó a reflexionar a propósito de ello.

Creo que vivimos tiempos en los que a muchos les da miedo profundizar. El temor a la crítica del «mucho texto» pesa en el oficio de contar historias.

No obstante, la película ofrece lo que se quedó en la caja, al fondo, cuando Pandora la abrió: esperanza, la creencia en que casi todo puede enfocarse mejor, que es posible que las cosas se hagan con amor ¿por qué no decirlo?

En estos casos, cuando veo filmes que cuentan estas grandes historias humanas, las que te hacen vibrar en alta frecuencia, suelo ponerles una bonita leyenda-etiqueta: «película para terminar el día e irte a la cama con la certeza de que todo lo bueno también es posible»

Me permito, ahora sí, hacerte un espóiler y es que todo comienza… al trocear una cebolla.

 

¡Feliz Cine! ¡Feliz Coaching!

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí