Tecnología GPS para luchar contra el Alzheimer

0
2

 

Los dispositivos con tecnología GPS ayudan a mejorar la calidad de vida de las personas que padecen Alzheimer y de sus familiares. Sin embargo, en la mayoría de los casos, el coste del producto y su mantenimiento no están subvencionados por la Administración.

 

En la primera etapa de la enfermedad, los pacientes de Alzheimer suelen desorientarse cuando deciden salir a pasear o no se encuentran cerca de su hogar. Debido a los nervios o al miedo, las personas con Alzheimer empiezan a andar sin rumbo definido y pueden llegar a perderse. Cuando los familiares o cuidadores se llevan un susto de este tipo, la primera decisión que suele tomarse es la prohibición de las salidas del enfermo por su cuenta. Esto puede llegar a perjudicar al enfermo, que ve limitada su autonomía y puede producirle, incluso, cierto estrés y malestar, dos síntomas negativos para la evolución de la enfermedad.

Los dispositivos de localización por satélite (GPS) permiten dar una solución para aquellas personas que padecen Alzheimer en su primera etapa, que son totalmente autónomos para salir del hogar y relacionarse, pero que sufren episodios esporádicos de la enfermedad con el riesgo que esto conlleva. Por ello, los localizadores de última generación intentan «camuflarse» para formar parte de la vida cotidiana de los usuarios y, al mismo tiempo, cumplen su función de facilitar a familiares y cuidadores la posición en tiempo real de la persona. De este modo, no se interrumpen rutinas tan sencillas como dar un paseo o relacionarse con otras personas.

Tecnología amigable
Los primeros dispositivos localizadores por GPS no solían ser precisamente muy ergonómicos, tenían cierto volumen y podían llegar a «invadir» la rutina de las personas mayores o enfermos de Alzheimer. En la actualidad, muchos de esos aspectos han evolucionado con cierta mejoría para hacer más «amigable» la convivencia y que pasen desapercibidos en el día a día del usuario.El brazalete Columba Vega es uno de estos dispositivos que proporcionan seguridad a familiares y cuidadores. En caso de asistencia o emergencia, el aparato permite no sólo localizar al portador, sino también hablarle gracias a la función «manos libres» integrada en el terminal. En caso de alerta de salida del perímetro de seguridad, la central de llamadas, disponible 24 horas al día/7 días a la semana, trata las llamadas recibidas y guía a los responsables del familiar del Columba hasta su efectiva localización.Este dispositivo es similar al tamaño de un reloj y combina un teléfono manos libres con un mecanismo de alerta inteligente y un sistema de posicionamiento global asistido (A-GPS). El portador de este aparato puede ser localizado con precisión, además de enviar alertas de emergencia al presionar el botón de «pánico», tanto dentro como fuera de su domicilio.Existe también otro tipo de localizador GPS que ha evolucionado hacia la discreción y la sencillez y que permite al portador olvidarse de que lleva un dispositivo de localización. Keruve 2010+ es un terminal directo especializado para personas con Alzheimer en la primera etapa, que consta de un aparato GPS, cuyo diseño emula al de un reloj de pulsera convencional, y de un receptor portátil que lleva consigo el familiar o cuidador y que le permite ver inmediatamente, con sólo pulsar un botón, dónde se encuentra la persona.

El funcionamiento del receptor resulta tan sencillo como fiable. El familiar o cuidador sólo tiene que pulsar un botón en la pantalla táctil donde aparecerá un mapa con la posición exacta de la persona que lleva puesto el reloj con GPS; si tiene que ir en su busca, sólo ha de llevar consigo el receptor, que le mostrará el punto donde se encuentra el enfermo a medida que se acerca a él y en qué dirección debe desplazarse para encontrarle, aunque sea una zona sin referencias de calle. Además, y gracias al sistema de seguimiento, que actualiza automáticamente la posición de la persona durante 90 segundos, se puede encontrar a la persona aunque se esté moviendo.

En este tipo de dispositivos, la interfaz gráfica debe ser lo más fácil e intuitiva posible, ya que en la mayoría de los casos los cuidadores o los mismos familiares deben utilizarlo sin problemas para hallar la posición de la persona mayor o enfermo de Alzheimer. El sistema de localización Keruve 2010+ localiza sin necesidad de intermediarios, sin límite de distancia, en cualquier lugar y de forma rápida y efectiva. Reloj y receptor se comunican mediante la red de telefonía móvil.

Keruve 2010+ es ligero y fácil de usar, viene con mapas de todo el mundo y está disponible en cuatro idiomas: español, inglés, francés e italiano. El dispositivo cuesta 990 euros y, lamentablemente, no está subvencionado por la Administración Pública, un hecho frecuente para este tipo de dispositivos.

Otros localizadores carecen de GPS para localizar al usuario, en cambio, utilizan tecnologías similares para ofrecer otro tipo de datos muy útiles. Un ejemplo representativo es el reloj de pulsera Exmocare. Este dispositivo tiene múltiples funciones muy significativas, pues básicamente resume el estado de salud con sólo mirarlo: posee la capacidad de controlar el ritmo cardíaco y su variabilidad, la respuesta galvánica de la piel, índices generales de la condición sanitaria, etc. Además, cuenta con un sistema de alerta a través de email, SMS o IM en el caso de que le ocurra algo al portador del aparato.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here