A mayor fragilidad mayor tasa de mortalidad

0
521
fragilidad

Una mayor fragilidad se relaciona con una mayor tasa de hospitalización y de mortalidad. Así se concluye en un trabajo del área de Fragilidad y Envejecimiento Saludable del CIBER, en el que se analizan los efectos adversos de la fragilidad en los mayores de 65 años como la discapacidad, hospitalización y mortalidad.

La fragilidad es un síndrome biológico asociado a la edad que aumenta el riesgo de sufrir eventos adversos, pero que es dinámico y potencialmente prevenible y reversible.

Los investigadores han utilizado datos de 975 participantes del Estudio de Toledo en Envejecimiento Saludable (ETES), una cohorte de adultos mayores de más de 65 años. Las trayectorias de fragilidad se obtuvieron de los datos recogidos en dos evaluaciones (2006-2009 y 2011-2013), distanciadas en cinco años. Posteriormente a esta segunda evaluación, la discapacidad se evaluó a los tres años, la hospitalización se reportó hasta 2016 (con una mediana de cuatro años) y la mortalidad hasta 2019 (con una mediana de casi siete).

Este trabajo ha estado liderado por el grupo de Leocadio Rodríguez Mañas en el Hospital Universitario de Getafe se han analizado las diferentes trayectorias de fragilidad en base a una escala llamada Rasgo de Fragilidad 5 (FTS5, siglas en inglés).

investigadores CIBER

Hallazgos importantes

Según explica el también director científico del CIBERFES, Rodríguez Mañas, “este hallazgo es importante ya que, aunque la fragilidad tiende a aumentar con el envejecimiento de la población, no ocurre esto en todos los adultos mayores”.

Aquellos sujetos que tenían puntuaciones moderadas de fragilidad y las mejoraron, no tenían diferencias estadísticamente significativas con respecto al riesgo de sufrir eventos adversos respecto a la trayectoria de referencia, compuesta de los participantes que empezaban con puntuaciones de fragilidad más bajas y empeoraron, mientras que el resto de las trayectorias sí presentaron un riesgo aumentado para todos los eventos estudiados. Este hallazgo se mantuvo incluso cuando se ajustaron por posibles confundidores, como son la edad, el género o el estado cognitivo, entre otros.

Además, los investigadores del CIBERFES han demostrado que la fragilidad es un constructo fisiológico continuo en el que el riesgo de sufrir eventos adversos aumenta según aumenta la fragilidad evaluada mediante esta escala.

El primer firmante del trabajo, Alejandro Álvarez Bustos, incide que “la relevancia clínica de este hallazgo respalda la evaluación de la fragilidad para complementar la evaluación del estado de salud de los adultos mayores y su relación con posibles eventos adversos, y complementa investigaciones anteriores que indican que la reducción de la carga de fragilidad es efectiva para reducir el riesgo de resultados adversos en la vejez”.

Los resultados respaldan la fragilidad como una construcción fisiológica continua con una relación dosis-efecto proporcional frente a los resultados adversos. Este estudio contribuye a ampliar la noción de naturaleza dinámica de la fragilidad y apunta hacia la asociación de su reducción de carga y reducción del riesgo de eventos adversos como mortalidad, hospitalización y discapacidad. En definitiva, las intervenciones adaptadas al estado de fragilidad individual podrían tener un impacto positivo en la carga económica y de salud pública de la fragilidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí