¿Ha vuelto a ocurrirte?

0
340
lo que se repite

Conectar sin interferencias, contigo mismo y con tu pareja. Suena a buen propósito, si bien requiere de un cierto entrenamiento, ya que algunas veces se puede tener la sensación de que hay episodios en tu vida que tienden a repetirse. ¿Te ha vuelto a pasar aquello que no deseabas que te sucediera otra vez? Desde el Coaching te invito a reflexionar sobre cómo respondes a aquello que te vuelve a ocurrir.

Hace unos días me repiqueteaba una idea en la mente, “otra vez vuelve a pasarme”, me decía, mientras miraba impotente la treintena de cajas en las que estaba embalada media casa, en espera de encontrar la vivienda a la que nos hubiéramos trasladado pronto.

Y pongo el tiempo en pasado porque, tras echar números y romper huchas, me he dado cuenta de que lo que nos conviene es continuar en la dirección en la que estábamos viviendo hasta ahora.

Pero las cajas estaban bien cerradas desde hace semanas. Y no es la primera vez que me ocurre. Concretamente, la mudanza anterior la inicié meses antes y también me costó encontrar la casa a la que trasladarme.

¿Qué me pasa a mí con la preparación de las mudanzas? ¿Para qué me precipito? ¿Qué motivación me lleva a ir guardando ropa, libros, cuadros y zapatos de forma casi compulsiva?

repetir

Si no quieres, no se repite

Hoy te propongo entrenarte con un personaje que es viejo conocido: tu ego. Gracias a él eres quien eres. Su función principal consiste en garantizar tu supervivencia, por lo que las tensiones que surgen tienen que ver casi siempre con otro actor muy presente en nuestras vidas, el miedo.

Temor a perder lo que se tiene, tanto material como inmaterial, es la justificación del ego para intervenir en algunas de las decisiones que intentamos tomar.

Por esto te invito a un ejercicio que se practica habitualmente desde el Coaching, como es el de observar qué patrones no deseados se repiten una y otra vez en tu vida y para qué, es decir, cuál es el mensaje que el Universo te susurra de nuevo.

“Lo importante es entender qué emociones tengo que me llevan a generar estas repeticiones en mi vida”, dice Silvia Pla, terapeuta especializada en Constelaciones Familiares y maestra Reiki; “Me refiero a qué cosas puedo descubrir dentro de mi personalidad, de mi identidad, que puedan estar creando una realidad que no me favorece”.

La creadora del método Catsanasen ha participado recientemente en el congreso virtual “La magia de conectar contigo”, organizado por la coach Sami Osorio.

“Ver si el camino que deseas es el del propósito de tu alma o simplemente es una persistencia de tu ego”, dice Pla, que nos propone darnos cuenta de que “si lo que estás creando son heridas del ego, de tu ego, o traídas de tu árbol genealógico”.

Esta experta nos propone “salir de esta rueda inconsciente de la repetición” dándonos cuenta de que es en esa repetición donde se encuentra el bloqueo.

recuerdos

Decálogo para evitar bloqueos

Silvia Pla nos invita a “ver cuerpo, mente y espíritu desde arriba, mediante la observación holística, para así darme cuenta de lo que requiero aprender de dicha situación, cómo he de verla y con qué emoción me conecto”.

Esta experta nos propone el siguiente decálogo:

  • Qué es lo que se repite en mi vida y cuál es el cordón emocional que revivo en esas escenas. “Esa emoción es el nudo que está generando la repetición en bucle”, dice Silvia Pla; “De alguna manera, el ego nos indica que se ha quedado atascado y no puede avanzar”.
  • Redirigir el locus de control. Habitualmente, el ego tiende a echar la culpa, cuando lo que ocurre es que somos nosotros quienes tenemos la acción. Esto genera un movimiento y una frecuencia que, por resonancia, el Universo devuelve. “Si al captar esto simplemente me enfado y me quejo, poniendo el locus de control fuera, resulta que no puedo ver dónde está el nudo”, dice Silvia Pla.
  • Responder a lo que se repite. Cuando se observa con esa conciencia de águila, que ve todo abajo, se comprende la emoción. No se trata de culpar ni afuera ni dentro, “se trata de responsabilidad, de cómo respondo a lo que se me repite”, dice la maestra de Reiki.
  • Qué siento ante esa repetición. Silvia Pla nos invita a preguntarnos qué es lo que nos hace sentir eso que se repite; con qué lo estamos conectando, con qué recuerdos. “Sanando el dolor, se sale del bucle”, dice Pla.
  • El foco es la emoción. La situación no tiene por qué repetirse, para lo cual hemos de tener en cuenta que “la emoción genera un hilo conductor entre una situación y la otra”.
  • Recuerdos. Según esta experta, “puede haber un gesto, una palabra o una expresión que nos activa una emoción determinada, haciéndonos creer que la historia se repite”, dice Pla; “El ego se encarga de tapar esa vibración que, lejos de desaparecer, se activa, atrayendo lo que está en nuestro inconsciente”.
  • Atención a las lealtades. Silvia Pla considera que, en ocasiones, manifestamos lealtades con nuestro árbol genealógico, en lugar de ser leales a nosotros mismos: “cuidado porque por lealtad podemos entrar en repetición, volviendo a crear lo mismo una y otra vez”.
  • La clave es la conciencia. Al tomar conciencia me doy cuenta de mi bloqueo y empiezo a pensar en cómo sanar.
  • Diálogo con la mente. Esta experta en constelaciones familiares nos propone enviar un mensaje a nuestra propia mente: “Esto está cerrado, puedo trascender este dolor”
  • Pasos para sanar. Dice Silvia Pla que hay siete pasos para evitar las reiteraciones en nuestra vida. Nos propone reconocer nuestras heridas del alma (rechazo, abandono, traición, injusticia y humillación). Buscar la parte emocional y con qué nos conecta, situar dónde se encuentra el bloqueo, evitar el enfado (el ego se agarra a esta emoción) y prestar atención para sanar la mente y alcanzar la liberación. Así viviré la vida que deseo, que quiero.

Para quienes habéis llegado a este punto, os cuento un poco más qué es lo que he aprendido en mis jornadas de “premudanza”.

Trabajando con mi ego, me he dado cuenta de que lo que hacía no era mejorar, sino huir. Al percatarme de esto, me he parado en seco y me he preguntado para qué y de qué huía.

He sabido que de lo que escapaba era de mis miedos, aunque de éstos no me libraba, por mucho que me distanciara en kilómetros. Al detenerme y reflexionar me he dado cuenta de lo importante que es tener reuniones con una misma. Saber qué hay detrás es tan importante como marcar el objetivo a seguir.

Es así como me he dado cuenta de que el sitio en el que actualmente resido es un buen lugar para mí. De hecho, hay gente que guarda una relación estrecha conmigo y de la que sólo me he percatado al pensar en la partida.

¿Para qué me ha valido la premudanza? En primer lugar, para ser consciente de lo que tengo, que es mucho. Me explico: la gente con la que convivo me ha ayudado a valorar el lugar y el tiempo que ocupo en este momento, que para mí es lo importante.

Tengo la suerte, además, de tener amigas como Laura y Juani. Con esta última verbalizaba hace unos días la decisión que creía no tomada: me quedo donde estoy, porque aún he de cumplir con algunos objetivos.

Me doy cuenta de la relevancia de parar y reflexionar, de llegar a un pacto con mi ego. Sin miedo es como se toman las mejores decisiones. Y la mía (la nuestra) ha sido seguir aquí, donde estaba. La huida, esta vez, no era la solución.

¡Felices Ocurrencias! ¡Feliz Coaching!

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here