La depresión es la segunda causa de jubilación anticipada

0
94

Se calcula que el coste de la depresión en nuestro país oscila entre los 150 y los 370 millones de euros cada año, ya que es la segunda causa de jubilación anticipada, y de incapacidad laboral. Estas son algunas de las conclusiones reflejadas del Diálogo Online de Escucha Activa: ¿Pueden las empresas ayudar a prevenir la depresión? Los retos de la depresión en el entorno laboral. Evento organizado por Lundbeck para dar visibilidad a esta enfermedad y su repercusión en el ámbito laboral. Estos Diálogos se enmarcan en la III edición de la campaña #DeLaDepresiónSeSale, que en esta edición cuenta con el aval de la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP) y la colaboración de la Asociación La Barandilla.

Los expertos reunidos en este evento coincidieron en señalar que una mayor sensibilidad por parte de las empresas, aumentar la flexibilidad y promover la relación entre los servicios médicos y asistenciales contribuiría a mejorar la prevención de la depresión en el ámbito laboral, así como a facilitar una detección más precoz que mejore el diagnóstico, y facilite el tratamiento y la recuperación.

El doctor Francisco Fornés Úbeda, jefe del Servicio de Salud Laboral y Prevención de Riesgos Laborales del Ayuntamiento de Valencia, aseguró en el encuentro que «las personas que trabajan en el sector servicios son las más propensas a sufrir este tipo de trastornos, especialmente aquellos con más alto nivel de cualificación, con más responsabilidades y con trabajos que suponen una mayor implicación emocional«.

Los especialistas reunidos por Lundbeck destacan la necesidad de promover un entorno laboral favorable a hablar de la depresión para detectar las señales de alarma que permitan un diagnóstico temprano, y así reducir los elevados costes originados debido a una disminución de la productividad, el absentismo, el presentismo y el uso de los recursos sanitarios. Además, señalan que el tabú que aún existe sobre esta enfermedad, la banalización del término «depresión» o el estigma y los prejuicios asociados, conducen a que muchos trabajadores que la padecen no lleguen a reconocerlo por miedo a perder su empleo o a ser estigmatizados por sus propios compañeros. Por eso, los expertos insisten en la necesidad de divulgar y sensibilizar sobre la depresión, así como desarrollar programas de prevención y detección precoz que sean realmente eficaces.

Se calcula que el 80% de la pérdida de productividad debida a la depresión puede atribuirse a una inadecuada capacidad en la ejecución de las tareas. Según la doctora Gutiérrez Labrador, psiquiatra Jefa de Sección del SSM de Alcobendas en el Hospital Universitario Infanta Sofía de Madrid, “los síntomas cognitivos como la falta de concentración, la fatiga mental precoz, la dificultad para la correcta valoración de los problemas y para tomar decisiones, la desmotivación, la dificultad para mantener relaciones sociales y el aislamiento condicionan gravemente que el trabajador desempeñe sus tareas con normalidad”.

Además, la situación de incertidumbre generada por la actual pandemia está generando mayor inestabilidad laboral, lo que puede traer un incremento de las enfermedades mentales en el entorno laboral. Otro de los problemas generados en los últimos meses ha sido la hiperconexión de los trabajadores, como resultado de una mayor implantación del teletrabajo, que ha propiciado una falta de desconexión clara en muchos momentos. Los especialistas apuntan a la necesidad de regular el teletrabajo con medidas como establecer unas condiciones del entorno favorables y un horario para facilitar la desconexión digital.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here