¿Cuál es la sombra de tu eneatipo?

0
395
eneatipos

¿Conoces cuál es tu sombra, esos rasgos y actitudes que no asumes conscientemente? ¿Sabes que, en la mayoría de los casos, no solemos reconocerla hasta que estalla? Desde el Coaching te propongo acercarte a esa parte oculta de tu personalidad, a través de la herramienta del eneagrama.

 

María Mikhailova, coach especializada en Heridas del Alma, Autoestima y Eneagrama, define las sombras como los puntos ciegos “aquellos aspectos inconscientes de la personalidad caracterizados por rasgos y actitudes que el yo consciente no reconoce como propios”.

Durante una masterclass virtual reciente, nos propuso elegir entre el siguiente decálogo de sombras:

  • Soy una persona autoexigente.
  • Soy perfeccionista.
  • Pongo por delante a los demás.
  • A menudo, busco la aprobación externa.
  • Me cuesta ser el centro de atención.
  • Me da miedo mostrarme al mundo tal y como soy.
  • Trato de llegar a los niveles más altos en todo.
  • Tengo miedo de pasar a la acción y enfrentarme al cambio.
  • Siempre soy la fuerte, no me permito mostrarme vulnerable.
  • No me permito desconectar.

¿Te reconoces en alguna, o en varias? Desde el Coaching te invito a seguir a María Mikhailova en su análisis de tus aspectos más oscuros.

Dice esta experta que la sombra es también “la parte que consideramos inferior y que no está asumida por la consciencia, por ser incompatible con la personalidad dominante”. No obstante, por más que los rechacemos, estos contenidos no desaparecen, por lo que tenemos dos opciones: o bien omitimos las sombras hasta que estallan, o bien nos identificamos con ellas y permanecemos marginados.

El psiquiatra Carl Jung, fundador de la Psicología Analítica, identificaba estas sombras con los impulsos más primitivos; a este ensayista, coetáneo y alumno de Sigmund Freud (padre del Psicoanálisis) se le atribuye la frase: “Aquello que no haces consciente, se convierte en tu destino”.

tipos

Cada eneatipo, su sombra

En un post publicado en esta misma sección (01 febrero 2022) en el que hablamos del Eneagrama, la experta Raquel Rus decía que estudiarlo “implica ver partes de ti que no querías ver, que vas a negar de primeras y que, cuando las aceptas e integras, creces, acercándote a una versión de ti misma que es más real y menos personaje”.

En ese mismo texto, la psicóloga Patricia Colina atribuía a esta herramienta ser un acelerador de procesos, ya que “permite el autoconocimiento, el cual lleva implícito un precio”.

El Eneagrama funciona como una red de arquetipos, denominados eneatipos, cada uno de los cuales tiene una personalidad dominante. Esto conlleva una parte de sombra y otra de luz, esta última expresada como Cualidad Superior Emergente (CSE) tal y como explica María Mikhailova: “las CSE tienen que ver con el camino de la integración e implican conectar con la parte luminosa”.

Sombras y luces se caracterizan, según cada eneatipo, como sigue:

  • Eneatipo 1. Identificado como el reformador. Se define como racional y lógico, si bien es pasional e instintivo. Teme cometer errores. Su sombra se expresa mediante la ira. Su CSE es la serenidad, que “emerge cuando se decide por la alegría y el derecho a divertirse, sin darle importancia a las imperfecciones”, dice Mikhailova.
  • Eneatipo 2. Conocido como el ayudador. Está ahí para los demás, ya que ve con claridad las necesidades de los otros, aunque oculte las propias. La sombra es el orgullo. Su CSE es la libertad, “en el momento en el que toma contacto con sus necesidades, reconoce sus carencias y se deja ayudar”.
  • Eneatipo 3. Es el triunfador. Es eficiente, competitivo y sabe adaptarse, aunque teme la intimidad, por lo que usa una máscara de persona fría y distante. La vanidad es su sombra. La autenticidad es su CSE, “al tomar contacto con el hecho de dejar de competir”.
  • Eneatipo 4. Individualista es el concepto que define en parte su personalidad. “Desea ser reconocido como único y original, es hipersensible y requiere intimar”, dice la experta Raquel Rus. La envidia es su sombra, dado que no deja de compararse continuamente. Su CSE es la ecuanimidad, “una vez que deja de sobrevalorar sus estados emocionales”, dice Mikhailova.
  • Eneatipo 5. Es el investigador; “prefiere racionalizar sus emociones, en lugar de conectar con ellas, dado que, para dicho eneatipo, esto sería un signo de pérdida de control”, dice Rus. Su sombra es la avaricia, en el sentido de no compartir, ni salir al mundo. Su Cualidad Superior Emergente es el desapego de sí mismo, “toda vez que se decide a salir de su madriguera y abrirse a los demás”, dice Mikhailova.
  • Eneatipo 6. Se le identifica como el leal y como tal se muestra; “su búsqueda se centra en la seguridad, es tenaz y disciplinado pero, al esperar lo mismo de los demás, suele sentirse decepcionado”, dice Raquel Rus. La sombra se expresa en forma de miedo o de cobardía. Su CSE es la confianza “cuando conecta con su cuerpo, con lo que siente y confía en sí mismo, en la vida y en los demás”, según Mikhailova.
  • Eneatipo 7. Llegamos al entusiasta, “extrovertido, parlanchín y alegre, goza de gran rapidez mental y no quiere parar, para evitar la confrontación del silencio, algo para lo que no se siente preparado”, dice Raquel Rus. Su sombra es la gula, aunque no sólo relativa a la comida, sino al resto de aspectos de la vida; no desea ver el dolor de frente. Su Cualidad Superior Emergente es la sobriedad, “al afrontar objetivamente los problemas”.
  • Eneatipo 8. Identificado como el desafiador, “es poderoso, autosuficiente y valiente”, dice Raquel Rus; “le gustan los retos y las confrontaciones, puede pecar de prepotencia y de sincericida en el momento de comunicar algo a otra persona”. Su sombra es la lujuria, entendida como el exceso, no únicamente en el plano de la sexualidad. Para equilibrar, su luz (CSE) viene de la mano de la inocencia, “lo que se produce al abrir su corazón a la ternura”, dice Mikhailova.
  • Eneatipo 9. El pacificador “huye de todo posible conflicto o enfrentamiento”, dice la experta Raquel Rus; “Su temor recae en la intensidad emocional”. La pereza define su sombra, si bien se entiende en el sentido de que no piensa en sí mismo, pues no se siente importante. La Cualidad Superior Emergente es, pues, la diligencia, “que llega al estar despierto para sí mismo, al explorar sus capacidades y ponerlas en activo”, dice la coach María Mikhailova.

 

sombras

Una vez que, por eliminación, hayas identificado tu eneatipo principal, con su sombra y su Cualidad Superior Emergente, queda la pregunta ¿cómo trascender aquélla?

Para la coach María Mikhailova es importante atender a la ley del Espejo, es decir, “si me molesta algo de alguien es porque yo tengo algo de eso y la otra persona también proyecta lo mismo”.

“Si atendemos al principio del inconsciente colectivo, todos tenemos de todo, pues estamos en el mismo barco”, dice la experta María Mikhailova; “De ahí que debemos reconocer, aceptar y abrazar nuestras sombras”.

 

¡Felices Luces y Sombras! ¡Feliz Coaching!

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí