Cómo nos habla el alma

0
736
lenguaje del alma

¿Te has preguntado alguna vez para qué naciste en este país, en este tiempo o en esta familia? ¿Sabes que, según los expertos, las experiencias que vivimos quedan grabadas en el cuerpo y en el alma? Pero, ¿cómo nos habla esta última? ¿Es a través del cuerpo? ¿Cuál es su lenguaje? Desde el Coaching te acompaño en esta reflexión.

 

Desde hace algunas semanas sigo una serie británica protagonizada por el actor Kenneth Branagh, “Wallander”, en la que interpreta el personaje de un policía con una vida personal verosímil y probable, esto es, con luces y sombras.

En uno de los capítulos, durante una conversación con su padre (personaje interpretado por el actor David Warner) éste le explica por qué todas sus pinturas tienen un bosque en otoño como tema recurrente.

Le recuerda que, cuando era pequeño, Kurt le preguntaba para qué pintaba siempre el mismo bosque.

El padre desvela en ese momento, a su hijo adulto, que, a pesar de haber intentado pintar otros motivos, un paisaje distinto, en otra estación o con seres vivos, volvía siempre al mismo, pues ése era su cuadro, el que había venido a pintar.

Aprovechando tan bella metáfora, le proponía a su hijo en crisis que descubriera cuál era el paisaje que él había venido a pintar.

“¿Por qué nací en este país, en este tiempo, en este hogar?” Se pregunta en alto Julia Pérez, maestra en Reiki, terapia espiritual de canalización de la energía vital para hallar el equilibrio; “Sabemos qué cuadro venimos a pintar, aunque se nos haya olvidado con la socialización”.

“Esa información se queda abajo, mientras que arriba impera lo que nos impone la sociedad, la cual interfiere la potestad del alma”, dice esta experta durante su intervención en el congreso virtual “Hablando con el Alma”, organizado por Mindalia TV hace unos días.

escuchar al alma

Escuchar al alma

“Desde que somos pequeños, las experiencias que vivimos quedan grabadas tanto en nuestro cuerpo como en nuestra alma”, dice Julia Pérez; “Esta última nos habla a través del cuerpo físico, mediante la sensación de bienestar o de malestar”.

Según esta experta, el lenguaje del alma se escucha observando cómo reacciona nuestro organismo ante la circunstancia que la vida coloca ante nosotros. “Todas esas experiencias nos suceden para desarrollar las cualidades que posee nuestra alma”, dice la maestra en Reiki; “Como no las hemos reconocido, como nadie antes nos ha hablado de ellas, lo cierto es que resulta difícil hacer la distinción”.

Julia Pérez nos propone conocer los principios básicos de la espiritualidad:

  • Saber que somos alma. Todos contamos con doce cualidades, cada una de las cuales vamos desarrollando a partir de una experiencia.
  • Tenemos una personalidad. La cual hemos ido construyendo a través del proceso de socialización. Sin embargo, confundimos alma con personalidad “es así como la primera acepta a la segunda, pues necesita ese receptáculo para desarrollar sus cualidades”.
  • Estamos en comunión con todo el Universo, con las personas, los animales y las plantas. Hemos de ser conscientes de que nuestros pensamientos, palabras y actos afectan a los demás.

Esta unión con el resto del Universo requiere que estemos alineados mente-cuerpo-espíritu; no obstante, ¿cómo saber si estamos en dicho estado? “Un estado de salud armónico es el mejor reflejo de que estamos en coherencia con el alma cuyos dictados, en este caso, son seguidos por la personalidad”, dice Julia Pérez.

reiki

Al habla con la experta

Julia Pérez nos propone un ejercicio de autoconsciencia para darnos cuenta de cuál es el lenguaje de nuestra alma. Desde el Coaching, te propongo ahora que te formules las siguientes preguntas:

  • ¿Cuánto escucho a mi alma?
  • ¿Cómo distinguir que lo que siento pertenece a mi alma o a mi personalidad?
  • ¿Conozco mi cuerpo? ¿Dónde siento las emociones?
  • ¿Qué ocurre cuando me habla el alma?
  • ¿Para qué sufro a veces enfermedades?
  • ¿Es posible sanar el alma?
  • Cuando algo me hiere, ¿a quién está hiriendo?

La experta Julia Pérez nos da respuesta a todas estas cuestiones:

  • Reflexionar a propósito de cómo y cuánto escuchas a tu alma te lleva a darte cuenta de que ella nos habla desde la neutralidad, desde el hecho en sí mismo. Es preciso conectarse con ella, quedarse en manos del alma. Confiar.
  • Existen los obstaculizadores de la comunicación; la mente elucubra ante determinados hechos en forma de juicios. Al juzgarme a mí misma me etiqueto, me comparo y, por tanto, es mi personalidad la que está interfiriendo desde tales pensamientos. Las experiencias relacionadas con mis expectativas no tienen que ver con el alma, sino con mi personalidad, a la que pertenecen.
  • ¿Dónde siento la rabia?, ¿dónde la tristeza? ¿y el miedo?; Si conozco dónde están las emociones cuando las siento, sabré de dónde vienen. En este sentido, la autoconsciencia me permite darme cuenta de lo que me digo a mí misma y de lo que está sintiendo mi cuerpo.
  • Cuando te habla el alma lo que sientes es paz, calma y alegría; sabrás que lo que estés viviendo en ese instante va a ser lo mejor para tu propósito. Cuando respondes a la vida desde el alma, lo haces desde el amor; al hacerlo desde la personalidad, te enfadas, te irritas o te sientes amedrentado.
  • El para qué de la enfermedad que sufres lo resuelves sintiendo la enseñanza que te ofrece. Tal experiencia te ayuda en tu proceso, en tu evolución. Cuando eres consciente de ello, la enfermedad se retira, pues ya ha cumplido su objetivo.
  • No es el alma la que enferma, pues viene a desarrollar experiencias a través del cuerpo. Sanando éste hago lo propio con el alma, lo cual es señal inequívoca de que cumplió con ese propósito.
  • Si algo me hace daño, puedo preguntarme qué me dice de lo que viví hace tiempo o de lo que está ocurriendo en este momento. La personalidad es la que reacciona, mientras que el alma es neutra a lo que estás viviendo. “Cuando me ocurre un hecho y me siento herida, es mi personalidad la afectada, no mi alma, debido a las expectativas que me creé y que no se cumplieron”, dice Julia Pérez.

Conectando con el amor y la neutralidad veremos la experiencia de modo distinto, nos daremos cuenta de que tan sólo es un hecho, algo que sucedió”, nos recuerda la maestra reikista Julia Pérez, como forma de escuchar el lenguaje de nuestra alma.

¡Feliz Traducción del Lenguaje del Alma! ¡Feliz Coaching

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí