Descubre los beneficios del pensamiento lateral

0
107

¿Cómo confrontas tus decisiones? ¿Conoces cómo piensas? ¿Utilizas sólo tu mente, o es primero el corazón el que decide? ¿Eres de los que emplea su creatividad a la hora de pensar en algo determinante? ¿Te atreves a provocar a
tu pensamiento? Desde el Coaching te propongo una forma alternativa de hacerlo, a partir de la suma de mente y corazón: es el Pensamiento Lateral. 

Si te pregunto que cuánta tierra hay en un agujero que mide un metro de ancho, por otro de largo y dos metros de profundidad, no es preciso que, para resolverlo, te pongas a hacer cálculos matemáticos. Basta con que emplees lo
que habitualmente consideramos ingenio y que desde hace más de medio siglo se conoce como Pensamiento Lateral.

Fue Edward de Bono, psicólogo y escritor maltés, quien acuñó tal término en uno de sus numerosos libros. Se define como una técnica que busca generar saltos conceptuales para que, durante la fase previa de percepción y la posterior de procesamiento que solemos usar al pensar, seamos capaces de romper dicha estructura lógica, a partir de la imaginación y de la creatividad.

Para ello podemos prescindir de pautas tales como que el suelo sirve para andar, que la gravedad atrae los cuerpos hacia el centro de la tierra o que las ventanas se abren al exterior. Al romper esas pautas perceptivas basadas en la
lógica, dejaremos de dar por supuesto muchas cosas, incluso creencias, que evitan que resolvamos cualquier controversia de forma creativa e imaginativa.

Antes de explicar cómo, te aclaro que este tipo de técnicas de pensamiento nos propone usar la mente y el corazón, sin olvidar una herramienta que a veces dejamos a un lado: la originalidad, creatividad o imaginación.

 

Lateral, en lugar de vertical

Habitualmente, para la resolución de conflictos o situaciones a las que tenemos que hacer frente, usamos lo que se conoce como pensamiento vertical, basado en deducciones o inferencias que parten de presupuestos lógicos establecidos.

Si a mí me dicen que el móvil de mi amiga se ha caído en el tazón de café, empleando el pensamiento vertical deduciré que posiblemente se ha quedado sin dispositivo, pues tanto el medio líquido como la temperatura de dicha bebida habrán causado un daño casi irreparable en el teléfono.

Sin embargo, ¿qué ocurre si el tazón está lleno de café en grano? Pues que el mayor daño que sufriría el dispositivo sería quedar envuelto en el aroma del café (lo que a los amantes de esta bebida nos parece una bendición) ¿Qué ha
pasado? Pues que hemos dado por hecho una serie de factores que realmente no eran como nosotros imaginábamos.

Desde el Coaching te propongo usar tu imaginación, organizar tu propiatormenta de ideas para conseguir una solución creativa. Esta técnica del pensamiento lateral aplicada a la resolución de conflictos puede sernos muy
útil.

Cuando tenía nueve años, alguien me regaló un gran estuche de lápices de colores, regla, borrador, bolígrafos y sacapuntas. Una maravilla, Yo tenía una mochila que me encantaba: un gran fuelle que permitía llevar libros y
cuadernos y un bolsillo exterior idóneo para portar el estuche. Sin embargo, mi estupendo estuche marrón era demasiado grande para llevarlo en el compartimento externo y dentro de la mochila apenas cabía nada más. Tenía una situación por resolver. La mochila de mi hermana menor era más sencilla y no contaba con bolsillo exterior. Al tener más fuelle, permitía incluir un estuche dentro, junto a libros y cuadernos. A ella le habían regalado un estuche de menor tamaño, por ser más pequeña y estar en un curso inferior.

Cuando le planteé el asunto a mi madre, ella no dudó. Me hizo ver que el estuche de mi hermana entraba a la perfección en el bolsillo exterior de mi mochila, mientras que el mío podía servirle a mi hermana. Claro que podría
haber extraído todos los elementos de mi estuche marrón y echarlos a granel en mi bolsillo (tal fue mi idea inicial); sin embargo, mi madre me hizo ver que si intercambiábamos los estuches entre hermanas ambas saldríamos ganando.
He de confesar que me costó un poco entender el cambio, pero era eso o intercambiar las mochilas, algo que no estaba dispuesta a hacer, pues era de una marca emblemática del momento.

Mi madre, sin saberlo, estaba utilizando una forma creativa de pensamiento, sin tener en cuenta los estatus de hermana mayor y menor, anteponiendo la creatividad y la practicidad.

Beneficios desde el Coaching
Comprobar las suposiciones manteniendo la mente abierta, focalizarse en las preguntas, en lugar de en las respuestas, hacer uso de la creatividad, aportando una solución imaginativa a los problemas pero sin descuidar la deducción lógica (lo cortés no quita lo valiente) son los pilares del pensamiento lateral.

Desde el Coaching te invito a comprobar los beneficios de esta disciplina en la resolución de conflictos.

  •  Creatividad. El pensamiento lateral fomenta la imaginación, al permitirnos desaprender los cauces habituales de resolución de conflictos.
  • Consciencia. Tomamos consciencia de quiénes somos, en qué punto estamos y cuáles son las emociones que entran en juego. Si se trata de un asunto que tiene que ver con las relaciones con otras personas, en un primer momento podemos sentir ira, miedo, tristeza o incluso asco. Al identificarlas y ser conscientes de forma previa a la aplicación de la técnica del pensamiento lateral, podremos definir en cuál o cuáles nos apalancaremos para confrontar el reto o la situación dificultosa.
  • Creencias. Mediante el pensamiento lateral podemos darnos cuenta de cuáles y cómo son esas creencias, que a veces limitan nuestro avance.
  • Evitación de juicios. Al situarnos en un plano objetivo y exterior evita que, en principio, tomemos partido por ninguna de las tesis que estemos barajando.
  • Motivación de logro. Potenciada por este tipo de pensamiento.
  • Autoeficacia. Nos vemos capaces de resolver cualquier reto. Nuestra autoestima mejora.
  • Autoconfianza. Nos hace sentir que podemos confiar en nosotros mismos a la hora de resolver un conflicto.
  • Asertividad. Creamos otra forma de mirar, comprendiendo en qué punto está la otra persona con la que estamos en conflicto.
  • Ser dueños de nosotros mismos. Al crear soluciones alternativas ello nos hace sentir capaces de tomar el control.

Para quienes habéis llegado hasta aquí y todavía no tengáis muy entrenado vuestro “lateral thinking” o pensamiento lateral, os revelo la solución al acertijo enunciado al principio de este texto: ninguna, no habrá tierra, dado que es la condición que requiere un agujero para serlo, estar vacío.

Os lanzo dos nuevos retos: hay meses con 31 días, otros con sólo 30 días, ¿cuántos tienen 28?, o también: ¿Cuándo se puede transportar agua en un colador?

Y recuerda que entrenar mente y corazón puede reportarte innumerables beneficios, así que te invito a resolver tus retos de cada día utilizando el pensamiento lateral, provocando a tu lógica. ¿Te atreves?

¡Feliz Pensamiento Lateral! ¡Feliz Coaching!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here